Deporte Extremo: el skate coge vuelo en Cali

Deporte Extremo: el skate coge vuelo en Cali

Enero 25, 2015 - 12:00 a.m. Por:
ALDA MERA- Reportera de El País
Deporte Extremo: el skate coge vuelo en Cali

Alexánder Duque, uno de los más diestros ‘skaters’ de Cali, alcanza sorprendentes alturas en sus saltos con su tabla.

Jóvenes se inclinan por esta tendencia deportiva que les da versatilidad y mucha adrenalina.

Para el común de los mortales, la ciudad es eso, la ciudad. Para los ‘skaters’ no. La ciudad es para ellos un parque de juego, de juego urbano y callejero.Y es que mientras la gran mayoría de los deportes en tierra se practican en canchas delimitadas con medidas establecidas, para los ‘skaters’ el escenario es el asfalto. Calles, rampas, muros, andenes, vallas, pasamanos y todo aquello donde se pueda deslizar y/o saltar en una tabla sobre ruedas es el estadio para mostrar el arte del equilibrio a gran velocidad.El ‘skate’ es un deporte de origen estadounidense de los años 50, hijo biológico del deporte acuático ‘surfing’ (tablavela), pero que a falta de mar, busca recrear la sensación de remontar una ola en tierra. El ‘skate’ hizo su ‘ollie’ (su salto más básico) en los años 60 y a la par que ha ido perfeccionando sus tablas, ruedas y rodamientos, ha ido evolucionando con mejores técnicas y más elaborados trucos, y ganando más practicantes en el mundo.Incluido Cali, que no es ajena a la fiebre por el ‘skate’ y donde la brisa y el sol invitan a salir a deslizarse por la calle. Sin embargo, los andenes atestados de carros parqueados y las calles llenas de huecos e imperfecciones dificultan su práctica a unos mil adeptos, entre niños y adolescentes caleños que disfrutan deslizarse a su manera y hacer su ruta.De ahí que surgió la necesidad de construir un ‘skate park’, solicitud que fue atendida por la secretaria de deporte en su momento, Clara Luz Roldán, con la primera fase del escenario y este año empezó la construcción de la segunda parte.Cada tarde el pequeño ‘skate park’, ubicado diagonal al Coliseo de El Pueblo, se llena de jóvenes que portan su tabla de rodar como los libros de estudiar. Uno de ellos es Daniela Balanta Ramos, más conocida como Daniela Ramos, una de las pocas mujeres que practica esta disciplina deportiva consistente en trabajar con el peso muerto del cuerpo para lograr el equilibrio sobre la tabla en movimiento.Estudiante de sexto semestre de diseño gráfico en la Universidad Autónoma de Occidente, UAO, Daniela rueda a diario desde Torres de Comfandi, norte de la ciudad, hasta el ‘skate park’ en el sur, para practicar todo el día en vacaciones o en el tiempo libre cuando estudia.Se inició hace solo tres años, pero ya ganó el primer lugar en la modalidad piso en Noviembre Extremo 2013, un evento de la especialidad en Bogotá. Y acaba de ser segunda en la modalidad open (expertas) en Integración Nacional de Skate, evento solo para mujeres realizado en Medellín.Esta joven de 20 años empezó en un ‘skate’ del barrio Siete de Agosto, pero el lugar está en tan mal estado que prefiere cruzar toda la ciudad hasta el sur. “Está mal hecho, hay una rampa de cemento y los mismos patinadores son los que lo han adecuado y hacen recolectas para taparle los huecos”, comenta.¿Y el ‘skate park’ del sur? Considera que también es peligroso, porque es muy estrecho para la cantidad de jóvenes que se reúnen a patinar y saltar. En una tarde normal pueden ser cien y un fin de semana muchos más, al punto que deben esperar turno para saltar la rampa. “Uno puede terminar lastimado o lastimando a otra persona por la falta de espacio”, dice Daniela.Raymi Lobo, estudiante de 4° semestre de música en la Universidad del Valle, se interesó en esta práctica viéndola en televisión. De sus 21 años, lleva seis practicando, lo que le ha merecido el patrocinio de Empire, una tienda especializada que le da los implementos deportivos: tablas, ruedas, rodamientos, equipo que es muy costoso.“Un grupo de ‘skaters’ hicimos la propuesta a la Secretaría del Deporte del Municipio, que se comprometió a construir el ‘skate park’ en tres fases porque los presupuestos salen año por año. En 2014 hicieron esta, donde practicamos; ya está en construcción la segunda y para la tercera toca esperar al 2016”, explica Raymi.Esa falta de escenarios hace que los ‘skaters’ sean sujetos de rechazo. Muchas personas los tildan de vagos, jóvenes sin oficio por su manera descomplicada de ver la vida y hasta les impiden patinar en canchas para otros deportes.Lo que a Raymi le parece natural en una sociedad donde todo lo consume el fútbol. “La esencia del ‘skate’ es de deporte callejero, es totalmente urbano y a la gente no le gusta el muchacho ahí saltando, brincando, eso les estorba, lo mismo el ruido (de la tabla contra el piso)”, dice él.‘Skaters’ avezados como Alexánder Duque, David García, Víctor Gómez, Paola Mejía y la misma Daniela Ramos son de los que ‘madrugan’ al ‘skate park’ a las 2:00 de la tarde, así el sol caliente tanto como sus aspiraciones de volar en una tabla.La idea es coger el escenario relativamente vacío y poder practicar los trucos de mayor grado de dificultad y grabar sus videos que luego suben a Youtube, donde son observados y hasta logran patrocinios.A Daniela, por ejemplo, la contactó por Facebook Rider Appareal, firma de ropa para deporte extremo, de Bogotá, que le da prendas de sus colecciones y accesorios.Todos ellos afinan cada día sus movimientos para lograr mayor altura en los trucos de ‘grab’ o de aire; más precisión en los de ‘lip’ o de encaje; mayor destreza en los de ‘flip’ o salto girando la tabla, entre muchas otras modalidades. Pero cada una de ellas tienen muchas derivaciones, lo que hace este deporte más atractivo para los jóvenes sedientos de botar adrenalina.“Practiqué durante 15 años natación, fui pechista del Club Delfines, hasta que me aburrí porque siempre hacía lo mismo”, dice Daniela. En cambio, el ‘skate’ es un deporte de mucho riesgo, todos los días aprendes algo distinto, hay un nuevo reto, una nueva figura que perfeccionar y mucha adrenalina que botar.Eso es lo que apasiona a jóvenes como Orlando López Perdomo, estudiante de 10° en el Colegio Joaquín de Cayzedo y Cuero. “El ‘skate’ es mi vida, mi pasión, desde muy pequeño este deporte me ha gustado mucho. El que me inspiró fue Tony Hawk, uno de los mejores patinadores del mundo, tiene 46 años y todavía está activo, quiero ser como él”, dice Orlando, quien añade que ahora que ya tiene la oportunidad de practicar en un escenario adecuado, ha ido progresando y ha conseguido amigos que le comparten sus conocimientos”.Así lo ha hecho Harry Mera Díaz, un niño de solo 11 años que viene cada día desde San Antonio a rodar. Empezó a los 9 años y ya se mide de tú a tú con los más diestros. Entró a 6° y está feliz porque en el Colegio Santa Librada sí le permiten llevar su tabla para practicar. En la escuela donde hizo la primaria no se lo permitían.Sobre la percepción social de que son vagos y consumidores de droga, Raymi es puntual: “Esto es como todo, en todas partes hay drogas y el que quiere consumir consume y el que no, ya sabe lo que tiene que hacer. Eso depende de las bases que te hayan enseñado en la casa. De pronto sí hay unos pocos que lo hacen, pero ¿acaso el Congreso no está lleno de vagos y de ladrones y nadie dice nada?”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad