"El cuerpo femenino me parece un misterio y a la vez una condena": Alejandra Lerma

"El cuerpo femenino me parece un misterio y a la vez una condena": Alejandra Lerma

Agosto 18, 2019 - 08:30 a.m. Por:
 Yefferson Ospina / Periodista de Gaceta
Alejandra Lerma

Alejandra Lerma ha publicado varios poemarios entre los que se destacan 'El lenguaje del alma', 'Oscuridad en luz alta' y 'Precisiones sobre la incerteza'.

José Luis Guzmán / El País

Con el objetivo de resaltar la trayectoria de destacadas escritoras caleñas y vallecaucanas, la Red de Bibliotecas Públicas de Cali ha puesto en marcha la iniciativa ‘Un cuarto propio’, que reúne a un grupo de nueve autoras para que compartan una serie de encuentros literarios a lo largo de los próximos dos meses.

La iniciativa es una clara alusión al ensayo de la escritora inglesa Virginia Woolf, en el que desde un punto de vista feminista expone la necesidad para las mujeres de crear un espacio literal y simbólico para la creación literaria y para resistir ante una tradición dominada por hombres. 

Las autoras seleccionadas para esta primera versión del proyecto son Ángela Tello, Orietta Lozano, Carmiña Navia, Paola Guevara, Betsimar Sepúlveda, Margarita Londoño, Mary Grueso, Alejandra Lerma y María Teresa Ramírez.

Gaceta inicia una serie de cortas entrevistas en las que estas autoras hablarán de sus ‘cuartos propios’, los físicos y los simbólicos, para  el fascinante ejercicio de la escritura. 

¿Escribe en su cuarto?
Sí, pero no solamente en mi cuarto. Lo que sucede es que desde que tengo 13 años llevo conmigo cuadernos en los que escribo ideas de poemas o solo ideas que en determinados momentos se me ocurren para desarrollar después.  Aunque  también los utilizo para escribir la lista del mercado, por ejemplo, pero eso significa que de algún modo escribo en cualquier parte porque procuro siempre llevar conmigo uno de esos cuadernos de donde más adelante salen los poemas. Así nació mi primer libro, 'El lenguaje del alma', publicado en 2008 y que está dividido en varios poemarios según los colores de cada uno de los cuadernos que hasta entonces llevaba. Un libro que lleva en la contraportada una nota de Jotamario Arbeláez que ahora a mí me parece que me la hizo más por coquetería...

¿Por qué lo dice?
Porque no es que sea un libro malo, pero es muy ingenuo. Cada vez que lo veo es como cuando alguien ve los garabatos que hacía en el kínder. Pero finalmente creo que es un libro que tiene el germen de algunos de los temas más importantes que me acompañan como poeta.

¿Cuál es el lugar más extraño en el que ha escrito un poema?
Recuerdo que una noche estaba bailando en un sitio que se llama 'Malamaña' y mientras bailaba el chico con el que estaba me preguntó algo sobre si a mí me gustaba más la noche o el día, y yo respondí, ¿dónde puedo esconderme del día?, y en ese momento salí corriendo a la mesa en la que estábamos para sacar mi cuaderno y escribir esa frase, de la que luego han salido varios poemas. 

¿Cómo descubrió su vocación por la poesía?
Mi vida siempre estuvo marcada por mi abuelo. Yo nací en Cali pero crecí en Restrepo con mi abuelo, que era un campesino amante de los libros y de formación autodidacta. Él había perdido la vista y en mi infancia me pedía que le leyera. Recuerdo muy bien que un día me pidió que le leyera 'Canción de la vida profunda' de Porfirio Barba Jacob que, a esa edad, y sin que yo comprendiera del todo algunas palabras, fue para mí una declaración muy honda del hecho de existir. Yo le dije a mi abuelo que  quería escribir algo así y él me respondió que si quería escribirlo, primero tenía que vivirlo .

¿Cuáles son los temas fundamentales de su obra?
La muerte, porque tengo muchas muertes encima. Mi hermano menor murió de dos años, mi tía preferida murió de cáncer, lo mismo que mis abuelas y mi papá, con quien sucedió algo muy extraño. Yo le escribí un poema a la muerte de mi padre dos años antes de que ocurriera y cuando se lo leí él me agradeció que  lo hubiese escrito. Así que la muerte y los lugares de sufrimiento, como los hospitales, en donde he pasado mucho tiempo, no por mi salud sino por la de mis familiares, son parte de esos temas. Pero también está el cuerpo, esta carcasa femenina que me parece un misterio y a la vez una condena. Ahora mismo le estoy haciendo un poemario a la menstruación, por ejemplo. Otro gran tema es el universo femenino. Yo le escribo a mis amigas mucho más que a mis amantes.


Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad