¿Por qué no le funciona la dieta?, estas son algunas de las causas

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

¿Por qué no le funciona la dieta?, estas son algunas de las causas

Octubre 31, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País 
Dieta saludable

Dieta.

Archivo El País

Si usted logra controlar su metabolismo existen fórmulas efectivas para combatir el sobrepeso, sin las dietas extremas que atentan contra su salud.

Al final se obtienen todos los beneficios de perder peso gradualmente, sin alterar la respuesta metabólica, que de otra forma no generarían los beneficios esperados.

Es de suma importancia identificar la condición médica del paciente al momento de iniciar una estrategia o programa. Hoy se cuenta con tecnologías que permiten hacer un análisis individual de la composición corporal de cada paciente y eso permite orientar un plan adecuado para lograr los objetivos

Mas del 90 % de las dietas para bajar de peso fallan. Su pecado: no tienen en cuenta el factor más importante: el metabolismo o la respuesta del sistema endocrino a los cambios de nuestro cuerpo. 

Lea también: Ojo con la obesidad, la enfermedad que le puede quitar hasta 5 años de vida

A la ingesta alimentaria, el cuerpo responde acumulando energía para ser utilizada o reservada. El metabolismo basal es la energía necesaria, en calorías, que el cuerpo necesita para mantener sus funciones orgánicas vitales básicas como respirar, hacer la digestión, hasta pensar, todo de manera natural. 

“Conocer estos factores es fundamental para adaptar la alimentación y el deporte o actividad física a esas necesidades y objetivos personales. De esto depende la respuesta vital y el estado de alerta”, dice el médico Álvaro Noreña, del Centro Médico Imbanaco. 

Según Noreña, el metabolismo lento es una condición muy frecuente y se evidencia en las ojeras, las bolsas permanentes en los ojos, la inflamación en las manos y en los pies y el preocupante sobrepeso.
“El estreñimiento, gases, ardores o dolor de abdomen o en la piel, el acné y las manchas, son otros signos de metabolismo lento. En ocasiones las migrañas y las dificultades para conciliar el sueño, también son síntomas un metabolismo estancado”, dice el médico.

Aunque se sabe que el metabolismo está codificado genéticamente, existen factores que influyen de manera directa y que se debe tener en cuenta para activarlo, como son la alimentación (qué como, cuándo como), el ejercicio (impacto, anaeróbico, cardio) y el diagnóstico metabólico individual.

Según el doctor Noreña, un programa adecuado y efectivo para el control del peso corporal debe readecuar la respuesta metabólica, a través de herramientas, y una de ellas es clave: la alimentación, para que funcione de forma eficiente, mejorando la respuesta a las actividades diarias y a los estados adecuados de alerta y atención.

Es necesario un equipo de apoyo médico y asistencial, sumado a la tecnología avanzada ya existente, planes nutricionales de acuerdo a la necesidad y en ocasiones medicamentos que ayudarán a lograr resultados esperados.

“Es de suma importancia identificar la condición médica del paciente al momento de iniciar un programa de acondicionamiento. Hoy se cuenta con tecnologías que permiten hacer un análisis individual de la composición corporal de cada paciente y eso permite orientar un plan adecuado para lograr los objetivos”, dice el doctor Noreña.

Se trata de un plan definido de cambios estructurales que permiten lograr los objetivos: pérdida de peso escalonada o programada, con metas fijas y períodos de tiempo establecidos, a fin de lograr la composición corporal ideal, como el porcentaje de músculo, porcentaje y niveles de grasa, de agua y de minerales en el cuerpo.  

Después de una cirugía

Por su parte, para el cirujano plástico Alfonso Riascos, un plan de estos es ideal para las pacientes después de una cirugía, pues permite mantener los buenos resultados logrados en el quirófano.

“Después de una cirugía o procedimiento estético, lo que uno como cirujano se busca es que el paciente quede feliz y satisfecho, con una autoestima fortalecida, con el objetivo de un cambio definitivo y positivo para su vida. Los buenos hábitos de vida, con una dieta balanceada y actividad física regular, deben prevalecer.

“No se trata de pasar hambre ni de vivir esclavo de una dieta”, aclara  el cirujano.

Según el doctor Riascos, lograr una forma armónica del cuerpo no sólo está en la cirugía; los buenos hábitos alimenticios son fundamentales. “Uno de los que más afecta el metabolismo, por ejemplo, es tomar cada día un buen desayuno, como el alimento más importante del día. El resto del día alimentación normal y necesaria, nada de dietas restrictivas”, enfatiza el cirujano.

Ejercicio físico, el mejor complemento

Es importante entrenar la fuerza, probar los ejercicios HIIT (High Intensity Interval Training), ejercicios por intervalos de alta intensidad, limitar el cardio de baja intensidad y larga duración, y mantener una actividad física regular, son algunas de las pautas que pueden ayudar a acelerar el metabolismo y mejorar la quema de grasa.

“Un buen plan con control del metabolismo –dice el doctor Noreña- debe incorporar unos exámenes complementarios de laboratorio. Se trata de pruebas diagnósticas para configurar el mejor plan nutricional para cada paciente.”

La guía nutricional debe ser elaborada por el médico con formación en nutrición, con plan dietario especial, hoy existen planes muy efectivos, basados en alimentos orgánicos y funcionales, que permiten al paciente mantener su equilibrio corporal, y al tiempo eliminar grasas y toxinas acumuladas.

También es importante desmitificar o eliminar el estigma a la palabra “dieta” que tenemos asociada a sacrificio, a restricción de la alimentación, a aguantar hambre y ese no es el camino el camino adecuado, pues lleva a alteraciones de los sistemas vitales, como el cardíaco y metabólico.   Con el control del metabolismo se obtiene el beneficio de perder peso gradualmente, sin alterar la respuesta metabólica.

Consejos

Malos hábitos

Elimine de su vida los malos hábitos que vuelven lento  el metabolismo, como saltarse comidas, beber alcohol con frecuencia, eliminar todas las grasas (incluidas las saludables) y consumir a menudo productos de dieta.

Buenos hábitos

Desayunar le impedirá comer en exceso. Mantiene la buena energía.

La preparación de comidas ayuda a mantener el control. Sabe lo que está comiendo y cuándo. Así será más fácil omitir los dulces y las harinas en el trabajo.

Mantenerse hidratado ayuda a perder peso. Si no es fanático del agua, dele sabor con rodajas de naranja, limón, lima, sandía o pepino.

En vez de tomarse otra taza de café, levántese y muévase, estírese.

30 minutos de caminata, cinco veces a la semana, lo ayudarán a mantener su figura.

Unos minutos al sol aumentan la vitamina D, buena para los huesos,
el corazón y el ánimo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad