El inesperado giro que dio el asesinato del instagramer 'Grandotte'

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

El inesperado giro que dio el asesinato del instagramer 'Grandotte'

Enero 13, 2019 - 07:55 a.m. Por:
Unidad Investigativa de El País
El inesperado giro que dio el asesinato del instragramer 'Grandotte'

El cuerpo de Brayan Andrés Rodríguez Parra, ‘El Grandotte’, reconocido personaje de las redes sociales, fue encontrado en la noche del 21 de marzo del 2018 en plena vía pública en la Calle 11 con Carrera 18 del barrio Bretaña, en el centro de Cali, con tres disparos en el cuerpo.

Foto: Archivo de El País

Un giro insospechado ha dado la investigación por el asesinato de Brayan Andrés Rodríguez Parra, el instagramer caleño conocido como el ‘Grandotte’, quien fue arrojado desde un vehículo en movimiento en el barrio Bretaña, la noche del 21 de marzo del 2018.

Aunque aún no ha iniciado la etapa de juicio y no se ha formulado escrito de acusación por parte de la Fiscalía contra el único capturado por este hecho, Jhon Freddy Caicedo, alias Colores, la Unidad Investigativa de El País conoció que el sindicado busca un preacuerdo con la Fiscalía y revelaría la novela que hubo detrás del asesinato del reconocido instagramer.

Sin embargo, las pruebas que han ido recabando algunos investigadores del caso permiten establecer desde ya hacia dónde apuntaría esa información que el capturado entregaría en el caso de llegar a un preacuerdo con la Fiscalía.

La principal y más sorprendente revelación sería que el instagramer ‘Grandotte’ terminó siendo víctima de los mismos hombres que él habría contratado para que atentaran contra un miembro de su familia.

“No sabemos exactamente contra quién iría dirigido el atentado, pero lo que sí está corroborado, a través de unas llamadas que se realizaron a su teléfono y unos mensajes concretamente, es que el ‘Grandotte’ discutía con sus agresores sobre un homicidio que él había contratado con ellos, pero no se menciona quién iba a ser la víctima”, dijo una fuente judicial.

Lo que sí se menciona claramente, revela la misma fuente, es que fue el propio ‘Grandotte’ quien les compró el revólver y les adelantó, además, un dinero para cometer el asesinato; y que ‘Colores’ y ‘Chinga’ le quedaron mal en un primera oportunidad y él empezó a presionarlos por el resultado.

Información que encaja con otro hecho que llamó la atención de las autoridades durante la investigación, cuando se enteraron que Brayan se le habría gastado una plata a un familiar que residía en el exterior y que regresó al país para reclamar su dinero, que en principio el ‘Grandotte’ lo habría tomado para hacer préstamos, y creen que al no tener cómo responderle habría tomado la decisión de contratar a ‘Colores’ y a ‘Chinga’ para asesinar a su pariente.

Lea además: Asesinan a joven en Cali conocido por hacer videos en Instagram

De hecho, la misma familia cuando declaró ante la Fiscalía por el asesinato aseguró que además de instagramer y estudiante, Brayan Rodríguez se dedicaba al préstamo de dinero, pero aclararon que no era un ‘gota a gota’; fue esa la primera hipótesis que empezaron a trabajar los investigadores como móviles de este crimen, el cual generó el rechazo de diferentes sectores de la ciudad y de sus seguidores y colegas influenciadores en redes.

¿Contrató a sus asesinos?

El País habló con algunos allegados y familiares de ‘Grandotte’, pero coincidieron todos en que no tenían conocimiento de estos supuestos hechos y que en todo este tiempo no han obtenido mayor información de cómo avanza el caso por parte de la Fiscalía.

No obstante, conoció este diario, por parte de otra fuente judicial, que unas semanas atrás fue llamado a entregar su versión ante las autoridades un tío del reconocido instagramer y quien sería la persona contra quien se habría preparado el supuesto ataque.

El tío habría sido indemnizado económicamente por ser víctima del atentado a las Torres Gemelas en Nueva York, el 11 de septiembre del 2001, y decidió enviar parte de su dinero para realizar inversiones y preparar su regreso a Colombia.

Producto de ese atentado terrorista en el corazón de Nueva York, el hombre presentó incapacidades avaladas por autoridades médicas en los Estados Unidos por problemas en la zona lumbar y en la columna, según la documentación que habría sido allegada al proceso que se adelanta en un despacho judicial.

La información recopilada y que se sustenta en declaraciones de testigos, señala que el ‘Grandotte’ se le habría gastado alrededor de $40 millones a su tío, lo que habría generado malestar con su sobrino por el manejo del dinero, pero que nunca esa situación habría suscitado enfrentamientos físicos, verbales ni de amenazas.

“Yo en realidad lo único que sabía es que Brayan trabajaba con el tío y que le hacía mandados, pero no supe de diferencias entre ellos. La verdad es que esta es una situación muy dolorosa para todos”, dijo una persona cercana a la familia del reconocido instagramer.

Brayan Gomez Rodríguez
Intento fallido

La versión que manejan las autoridades sobre la razón por la cual ‘Colores’ y ‘Chinga’ le quedaron mal al ‘Grandotte’ con el encargo del supuesto atentado por el que habría pagado, es que ninguno de los dos jóvenes era para entonces asesinos.

“Estos muchachos no eran miembros de una banda criminal, sino que eran dos consumidores de droga del sector de ‘Pueblo Lata’; uno de ellos vivió por allí y por ahí está la casa de la abuela y es conocido en el sector, pero se hizo rastreo y no hubo pruebas de que fueran integrantes de una banda ni que integraran una organización con vínculos con el narcotráfico, como se especuló en un comienzo”, señaló una de las personas que conoce el caso.

Al respecto, El País indagó sobre los antecedentes penales de John Freddy Caicedo Grajales, alias Colores, pero no registraba ningún delito hasta el pasado 13 de mayo, fecha en la que fue capturado.

Por su parte, alias Chinga, quien iba dentro del vehículo con ‘Colores’ y el ‘Grandotte’ la noche del asesinato, registra una sentencia por el delito de lesiones personales dolosas.

“Sin embargo, muchos homicidas primarios no tenían antecedentes de ninguna naturaleza y terminaron cometiendo los asesinatos más aterradores. Siempre hay una primera vez y una primera víctima”, dijo un investigador judicial.

La noche de la muerte

La parte más confusa de la investigación, y cuya información solo la tienen ‘Colores’ y ‘Chinga’, que eran quienes iban dentro del vehículo con el ‘Grandotte’, fue lo que ocurrió la noche del homicidio.

Aunque en un principio se dijo que a Brayan Andrés Rodríguez lo habrían asesinado para robarle el vehículo que conducía, la investigación reveló que él se había citado horas antes de su asesinato con ‘Colores’ y ‘Chinga’ y decidieron pedir un servicio de Uber para hacer algunos recorridos.

De hecho, el mismo conductor del vehículo de servicio público terminó siendo pieza importante en la investigación porque fue testigo presencial de lo ocurrido, escuchó la discusión y fue obligado a huir del lugar con los victimarios luego de arrojar el cuerpo de ‘Grandotte’ a una calle del barrio Bretaña.

“Sabemos que el instagramer se les enojó (‘Grandotte’) porque no le habían cumplido y ellos le dicen que no lo han hecho porque no han podido; luego quedaron de reunirse esa noche del 21 de marzo y contrataron un Uber; dentro del vehículo ‘Grandotte’ les alegó, entiendo que incluso los amenazó y les reclamó la plata que les había dado y entonces mientras el vehículo está en movimiento, ‘Colores’ decide matarlo”, dijo una fuente a El País.

El conductor confirmó lo que ya habían mostrado las cámaras de algunos bancos, sobre el recorrido que hicieron por varios cajeros, incluido uno en la Avenida Pasoancho, donde Brayan realizó varios intentos por retirar dinero.

“No sabemos aún si el ‘Grandotte' les dio más dinero a estos muchachos que terminaron asesinándolo o qué pasó. Lo que sabemos es que lo mataron por una ‘chichigua’ porque la suma que habría pagado por el atentado que realizarían no superaba ni el millón de pesos. Eran sicarios de poca monta que al final se quedaron el revólver, con la plata y no hicieron la tarea que supuestamente se les encomendó”, indicó la fuente judicial.

A poco de iniciarse el proceso judicial, lo cierto es que todo salió mal y que como resultado queda un reconocido instagramer asesinado, un joven detenido y uno más prófugo, alias Chinga, contra quien la Fiscalía expidió orden de captura y que al parecer huyó después del homicidio hacia Chile o España con documentación ilegal.

Lea además: Asesinan a joven en Cali conocido por hacer videos en Instagram

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad