¿El final de Uribe?

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Escuchar este artículo

¿El final de Uribe?

Julio 25, 2018 - 11:45 p. m. Por: Gerardo Quintero

A menos de una semana que asuma como nuevo presidente de la República y en medio de un ambiente crispado, Iván Duque no podía recibir una peor noticia que el llamado a indagatoria que hizo la Corte Suprema al presidente eterno, como él mismo lo llamó, Álvaro Uribe Vélez.

Sin duda este hecho provocó un cataclismo político. Si algo faltaba para que este sancocho, que es el escenario actual de la política nacional, se agriara aún más era esta decisión del Alto Tribunal. Las implicaciones son mayúsculas. Por primera vez el habilidoso expresidente y senador del Centro Democrático se ve implicado en una investigación que arrojó frutos. Por muchos años logró salir indemne de las investigaciones que le han abierto, casi todas relacionadas con sus presuntos vínculos con el paramilitarismo.

Sin embargo, esta vez, la Corte Suprema ha llegado a pisarle los talones. El llamado a indagatoria por un caso de supuestos falsos testigos en el que lo señalan de soborno y fraude procesal es un golpe a la mandíbula, no solo para el expresidente sino para Iván Duque y el Centro Democrático que ve a su caudillo trastabillar en el tinglado. Para Duque porque es su mentor y quién lo catapultó a la Presidencia. Para el CD porque es único y no hay nadie que iguale su capacidad de debate, protagonismo y convocatoria.

El expresidente es una figura que polariza. Así como sus partidarios lo adoran y defienden de manera enfermiza, sus opositores lo odian con saña y rencor. Al anunciar su retiro del Congreso, Uribe comienza a allanar su salida de la política. Este es un golpe demoledor para lo que significa el paso a la historia del gran opositor a las negociaciones de paz con las Farc. Uribe está en su derecho de que la Fiscalía reinicie el proceso y comience de nuevo la investigación. Es probable, incluso, que este proceso se demore y que al final, como esperan sus seguidores, el caso sea cerrado. Pero también hay que ver esto en perspectiva y no se puede desconocer que el llamado a indagatoria de la Corte Suprema se convertirá en una mancha que estará tallando en la memoria histórica.

Uribe ha sido el hombre más importante en la política colombiana en los últimos 50 años, para bien y para mal. Fue dos veces presidente, pero ha sido determinante en la elección de otros dos y fue el gran opositor de los ocho años de gobierno de Santos, el mismo que alcanzó la paz con las Farc y se ganó el Premio Nobel. Con Duque, el expresidente Uribe vio la posibilidad de lavarle la cara al CD y tener un paso tranquilo a la historia.
Sus últimas declaraciones, con posiciones más conciliadoras, mostraban un Uribe más sosegado, evadiendo su imagen del gran ogro. ¿Será el final de Uribe? Lo dudo, este hombre ha demostrado ser un animal político, con una capacidad de resurrección única. Como en un combate de boxeo, Uribe acusó el golpe, está contra las cuerdas, pero, ojo, no lo han noqueado. Y no olviden que, una y otra vez, el expresidente ha demostrado la potencia de su jab de derecha.

Sigue en Twitter @Gerardoquinte

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS