“Las guerras siempre dejan cierta secuela”: Insulza

“Las guerras siempre dejan cierta secuela”: Insulza

Junio 22, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Hugo Mario Cárdenas | Redacción de El País
“Las guerras siempre dejan cierta secuela”: Insulza

José Miguel Insulza, secretario general de la OEA, estuvo en Cali donde destacó los avances de Colombia contra la corrupción.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, habló con El País de la Ley de Víctimas y otros temas de la política en América Latina.

¿Cómo encuentra la OEA, que ha acompañado todos los esfuerzos por lograr un proceso de paz, la recién aprobada Ley de Víctimas?Creo que es un gran avance con un costo enorme porque en este país la guerra ha durado mucho tiempo y ha habido muchas víctimas. Hay países con menos víctimas y que tuvieron que hacer menos compensaciones y aún así han tenido complicaciones desde el punto de vista del costo y de la cantidad de dinero que deben desembolsar. Por lo tanto, espero que en Colombia se entienda que es un esfuerzo inmenso que está haciendo el Estado y que haya comprensión para las condiciones en las cuales eso se hace porque nadie está en condiciones de desembolsar tanto dinero en tan corto tiempo. ¿O sea que fue demasiado ambiciosa la Ley de Víctimas?Nunca se es demasiado ambicioso querer compensar a los que han sufrido tanto, pero hay que ser realista también. Solamente se puede llegar a ciertas cantidades de víctimas realmente. ¿Qué tan importante es que en un conflicto aún vigente se tenga una Ley que protege a las víctimas?Muchísimo. Generalmente la secuencia que esto sigue, por ejemplo, en los países en los que ha habido una dictadura, termina la dictadura y se atienden primero los problemas más delicados y a medida que la gente va pidiendo que la democracia se vaya afianzando, va existiendo más espacio para eso. Aquí, claro, hay una democracia desde hace muchos años, pero la guerra continúa en algunos lugares y la secuencia es distinta, pero es necesario enfrentarla y yo me alegro de que este Gobierno lo esté haciendo.¿Tiene antecedentes esta ley a nivel internacional? No tiene antecedentes en esta envergadura. Probablemente tiene que ver con algunos eventos derivados de guerra o algo por el estilo, pero por ejemplo en Chile, las personas compensadas fueron bastantes porque también fueron compensados los que fueron combatientes estatales. Pero yo diría que a nivel de víctimas, de la persona que murió o que sufrió un secuestro prolongado o que tuvo que ser desplazada, etcétera, la magnitud en Colombia creo que no tiene parangón o puede comparecerse con otro hecho. A propósito, ¿con una ley de víctimas tan ambiciosa, no considera que se deben hacer reajustes a la cuestionada Ley de Justicia y Paz?Yo la Ley de Justicia y Paz la conozco muy bien, pero no me atrevería a opinar sobre eso en este momento porque cuando se inicie el final de todo este proceso, es decir la negociación, discusión o decisión con los grupos todavía en armas no sé si habrá que hacerse modificaciones a la ley o no. Eso será una decisión del Estado colombiano y por eso prefiero no pronunciarme sobre eso.¿Independientemente de la ley, cuál es la percepción que tiene del reciclaje paramilitar en bandas criminales?Al respecto yo quiero decir dos cosas: las guerras siempre dejan una cierta secuela y en esas guerras siempre hay gente que no adopta otra opción que no sea tomar las armas y pueden convertirse algunos paramilitares en grupos armados al servicio de los criminales. Pero yo espero que eso no sea tan inmanejable. Ahora, nosotros en realidad lo que hacemos es el seguimiento a los procesos de paz, pero ya los temas del combate a la criminalidad serían tema de otra entrevista.Colombia cumplió un papel activo en el proceso de retorno de Honduras a la OEA y un papel destacado en el Consejo de Seguridad de la ONU ¿ve un renovado aire en la política exterior nuestra?Creo que nunca es bueno comparar el gobierno anterior con el que viene, o empezar a decir que el uno hacía esto bien y que el otro hacía esto mal; yo creo que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos tiene una excelente política exterior y que me alegra mucho que esté presente en una cantidad de temas y que ha conseguido además mejorar la relación vecinal, pero creo que no sería justo compararlo con el gobierno anterior, que además debió enfrentar otra clase de desafíos y de problemas.¿Qué les responde a quienes han quedado con un sabor agridulce sobre el caso Honduras porque dicen que se privilegió lo político sobre los Derechos Humanos?En toda América aún quedan violaciones de Derechos Humanos en algunos países más que en otros y esos casos hay que perseguirlos e investigarlos, pero la energía para perseguir esas violaciones no debe confundirse con el aislamiento permanente o prolongado de un país.¿Tenía usted conocimiento de que al parecer el presidente de Honduras, Porfirio Lobo, hizo un acuerdo con Hugo Chávez de impulsar algunas de sus medidas a cambio de permitirle en reingreso a la OEA?El presidente Lobo ha señalado que no existe ningún acuerdo con Chávez a cambio de nada. Por lo demás, lo que también ha dicho el presidente Lobo es que existen también fuerzas internas que persiguen la desestabilización de su gobierno y que eso ciertamente se vería favorecido con una política de aislamiento y eso se lo ha dicho ha Chávez y a todo el mundo. Decir que hubo un pacto entre ambos es parte de esas maniobras desestabilizadoras de algunos grupos nostálgicos que quisieran volver a Micheletti.¿Cuáles son las expectativas con la elección de Ollanta Humala en Perú?Más que una expectativa quiero señalar que el pueblo peruano dio una extraordinaria muestra de madurez en una elección muy contestada y muy combatida, que sin embargo los observadores electorales nuestros no tuvieron ningún problema de certificar que todo funcionó a la perfección. Espero que ese mismo clima se proyecte al gobierno del presidente Humala y que Perú siga siendo un factor ejemplar en materia de democracia, como lo ha demostrado.¿No hay cierto recelo ante la posibilidad que se sume al grupo de los llamados bolivarianos que han pedido acabar con la OEA?Todos saben que en la reunión que tendrá lugar en Venezuela dentro de poco no pretende generar ningún nuevo organismo, sino convertirse en un mecanismo de diálogo y concertación entre los países de América y el Caribe y total, bienvenido sea. Yo siempre he sido partidario de la unidad de los pueblos de América Latina y del Caribe y no por ser el secretario general de la OEA voy a cambiar de opinión al respecto.¿Qué tan amenazada está la democracia en América latina?No. Creo que la pregunta es ¿cuánto se ha desarrollado la democracia en América Latina? Y le digo que se ha desarrollado mucho y le falta mucho por desarrollarse. Pero en sí, todas las democracias tiene muchas amenazas que deben enfrentar. La nuestra tiene las amenazas conjuntas de la pobreza y la desigualdad por un lado y del crimen por el otro y espero que los países sepan enfrentarlas adecuadamente.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad