Adiós a Gloria Zea, la gran gestora cultural de Colombia

Adiós a Gloria Zea, la gran gestora cultural de Colombia

Marzo 11, 2019 - 11:40 p.m. Por:
Colprensa
Gloria Zea, gestora cultural

Gracias a su labor, además de lo gestado en el Museo de Arte Moderno de Bogotá, lideró la restauración de gran importancia para la cultura del país como el Teatro Colón, el Camarín del Carmen, el Museo Nacional e incluso la Biblioteca Nacional.

Foto: Colprensa

A sus 83 años de edad falleció la gestora cultural Gloria Zea, quien buena parte de su vida la dedicó a la cultura, en especial, dirigiendo el Museo de Arte Moderno de Bogotá por más de 45 años.

Hasta el momento se conoce que falleció en una clínica en el norte de la ciudad por complicaciones de salud.

Nacida en Bogotá en 1935, desde 1969 asumió la dirección del Museo de Arte Moderno de Bogotá, más conocido como el Mambo, el cual lideró en su desarrollo y la construcción de la sede propia en el centro de la Capital del país con diseños del maestro de la arquitectura colombiana Rogelio Salmona, y su lucha por su ampliación.

“Marta Traba me entregó el sueño del Museo y yo tuve el privilegio de hacerlo realidad”, señala el comunicado en el que Zea asegura que la persona que la reemplazará, la artista y galerista Claudia Hakim de Neme “es la mejor elección tomada por la junta directiva; hará volar al museo, lo llevará a otra dimensión”, afirmó Gloria Zea, en el momento de dejar el Mambo.

Al momento de su despedida como directora, el Museo de Arte Moderno contaba con 3633 obras de arte colombiano e internacional, una de las colecciones de arte más grandes e importantes de la Nación.

“Un lugar por el que han pasado y siguen pasando artistas destacados de talla internacional, turistas, artistas nacionales, curiosos, críticos, curadores y estudiantes”, agregó.

Pero no fueron sus únicas prioridades en pro de la cultura colombiana. Desde 1976 se convirtió en la directora de la Ópera de Colombia, que con gran esfuerzo realizaba temporadas anuales con las más importantes obras y con la presencia de importantes artistas internacionales que, además, empezaron a dejar un legado que permitió el desarrollo de los artistas nacionales que se empezaron a destacar en dichas temporadas y luego llegando a los principales escenarios del mundo, como ocurrió con Valeriano Lanchas.

Recordaba que a mediados de los años setenta, cuando empezó con la ópera en el país, era un arte elitista, sólo para ciertas clases sociales, por lo que su reto siempre ha sido demostrar que era una manifestación artística para el deleite de cualquier persona.

“Es el espectáculo más completo. En un mismo escenario se reúne la comedia, con el drama, el teatro junto a la música más bella que ha existido y unos sólidos argumentos. Todo eso, en medio de escenografías majestuosas, además del vestuario, se convierte en una experiencia que siempre se quiere repetir.

Por más de 42 años estuvo detrás de esta labor, sin dejar el Mambo y durante ocho años dirigiendo Colcultura, la institución nacional que se encargaba de la cultura en Colombia, antes de la creación del Ministerio de Cultura, junto a ser Decana de la Facultad de Artes de la Universidad de los Andes.

Hija del líder político liberal Germán Zea Hernández y nieta del médico y científico Luis Zea Uribe, fue la primera esposa del pintor Fernando Botero, entre 1955 y 1960, madre del político Fernando Botero Zea, del escritor Juan Carlos Botero Zea y de la presentadora de televisión Lina Botero Zea.

Gracias a su labor, además de lo gestado en el Museo de Arte Moderno de Bogotá, lideró la restauración de gran importancia para la cultura del país como el Teatro Colón, el Camarín del Carmen, el Museo Nacional e incluso la Biblioteca Nacional.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad