Van seis residencias selladas en Cali, ¿por qué tanto desorden?

Escuchar este artículo

Moteles y estancos, los focos del desorden en la cuarentena en Cali

Mayo 18, 2020 - 11:55 p. m. Por:
Redacción El País

Algunos moteles de la ciudad han optado por cerrar su servicio y bloquear la entrada a sus instalaciones. Las seis residencias que se han clausurado temporalmente están ubicadas en el centro de Cali.

Foto: Jorge Orozco - Especial para El País

A medida que se ahonda la cuarentena los caleños parecen buscar cada vez más cómo burlar el aislamiento para hacer reuniones y acudir a sitios que, en medio de la emergencia sanitaria por Covid-19, deben permanecer cerrados para prevenir brotes de contagio de la enfermedad.

Un ejemplo de esto fue lo ocurrido el pasado fin de semana, cuando las autoridades desactivaron 21 fiestas en la ciudad. Además, cerraron cuatro estancos donde había gente consumiendo licor, pese a que actualmente está prohibido departir en estos sitios; y también sellaron un motel en el barrio Obrero que estaba prestando el servicio de habitaciones, desacatando las medidas sanitarias.

En el interior del motel se encontraban 38 personas. En total, a los clientes que estaban en las habitaciones se les impusieron comparendos por $936.320.

Ante esto, el secretario de Seguridad y Justicia, Carlos Rojas, indicó que además del sellamiento de dicho establecimiento solicitará al Departamento de Planeación Municipal el levantamiento del uso del suelo “para que este sitio no vuelva a funcionar como motel. Y pasaremos el concepto de salud pública a la Secretaría de Salud para que se le levante el permiso sanitario que debe tener para poder funcionar”.

Esta no es la primera vez que en un motel se encuentran parejas en las habitaciones durante la cuarentena. Hace un mes en un establecimiento vecino al cerrado este fin de semana la Policía encontró a diez personas, entre ellas un menor de edad.

Puede leer: Gobierno adelanta los tres días sin IVA por crisis del Covid-19: estas son las fechas

De hecho, según explicó Jimmy Dranguet, subsecretario de Inspección, Vigilancia y Control, desde el 25 de marzo, cuando inició el aislamiento preventivo obligatorio, hasta la fecha se han sellado temporalmente seis moteles de la ciudad.

Esa suspensión temporal de la actividad se realiza por un periodo de tres a diez días. En los casos en los que haya reincidencia el cierre del establecimiento procede por tres meses, pero en caso de haber una tercera violación de la norma se ordena el cierre definitivo.

De acuerdo con Dranguet, algunos clientes están alquilando las habitaciones de mayor tamaño para cobrar por el ingreso y la participación en las fiestas, donde habría consumo de alucinógenos y licor. En otros casos, simplemente rentan los cuartos por ratos.

En caso de ver reuniones o usos inapropiados de negocios, puede comunicarse a la línea 123 de la Policía. También puede reportar a través de WhatsApp al 3128338914.

“Estamos haciendo inteligencia porque en los moteles se están citando en las mañanas y en las tardes para tener encuentros sexuales. Esta es una práctica que se está volviendo recurrente y está prohibida”, afirmó Dranguet, quien añadió que hay tres moteles que están siendo investigados.

Aunque en principio los moteles han sido cerrados de forma transitoria por las autoridades, el alcalde Jorge Iván Ospina indicó que aquellos establecimientos que continúen prestando servicios que hoy se encuentran restringidos por orden del Gobierno Nacional tendrán sanciones más severas.

“Los moteles no se pueden volver a prestar para este tipo de eventos, porque van a perder la licencia y no van a volver a trabajar. Todo aquel que estimule y posibilite romper la cuarentena, cuando nos encontramos bajo la tormenta de esta epidemia, debe saber que van a haber consecuencias administrativas por su irresponsabilidad”, sentenció el Mandatario.

Estancos y panaderías también son foco de aglomeraciones

Además de algunos moteles donde se han encontrado personas evadiendo la cuarentena, las autoridades también han detectado otros negocios donde se está promoviendo la estancia y el consumo de licor.

Cabe recordar que el expendio de bebidas embriagantes está permitido, pero su consumo no puede realizarse ni en establecimientos comerciales ni en espacios públicos.

Algunas residencias del centro, ubicadas en barrios como Obrero y San Nicolás, aún están funcionando, En sus inmediaciones se ven trabajadoras sexuales y clientes.

Especial para El País

Con los cuatro estancos que fueron sellados temporalmente este fin de semana, por permitir el consumo de alcohol en sus instalaciones, la cifra de estos negocios sancionados ascendió a 15 en lo que va del aislamiento.

“Estos negocios han sido cerrados por incumplir horarios de funcionamiento y porque le permiten a la gente consumir. No podemos permitir que la gente concurra estos lugares porque se pueden convertir en focos de contagio”, explicó Dranguet, quien añadió que también se han sellado dos casas de citas en La Flora y La Merced.

Pero el consumo de licor y las aglomeraciones no se estarían dando solo en negocios asociados a la diversión nocturna, sino hasta en panaderías. A la fecha se han cerrado ocho de estos establecimientos, especialmente en el sur y el oriente.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS