Renovación urbana en el barrio San Pascual, centro de Cali, divide a la comunidad

Renovación urbana en el barrio San Pascual, centro de Cali, divide a la comunidad

Septiembre 21, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Renovación urbana en el barrio San Pascual, centro de Cali, divide a la comunidad

La incertidumbre frente a la venta de predios se ha manifestado en carteles de rechazo que desde hace meses están dispuestos en las fachadas de algunas casas del barrio.

Entre negociar y no vender sus predios se debaten los habitantes del sector. Expectativa.

Polarizado. Así está hoy el barrio San Pascual por cuenta del proyecto de renovación urbana ‘Ciudad Paraíso’ que plantea cambiarle la cara al centro de Cali. La razón: las garantías que ofrecerá el Municipio para abandonar los predios.Es que, de acuerdo con la gerencia de la Empresa Municipal de Renovación Urbana, Emru, los cronogramas apuntan a que en el 2015 comience la transformación de San Pascual. Allí se plantea construir tres mil viviendas, oficinas y locales comerciales, además de habilitar 39.000 metros cuadrados de espacio público (plazoletas y zonas verdes) y parqueaderos subterráneos. Frente al futuro que le espera a los 424 propietarios de predios de San Pascual, se han generado varias reacciones, desde letreros en las viviendas de quienes se niegan a vender, hasta la organización de asociaciones dispuestas a conseguir un beneficio económico justo, por la venta de sus bienes. Hoy, Roberto Alimentato, miembro de uno de los grupos que apoyan la idea de vender sus casas, asegura que por lo menos 40 propietarios comparten la misma idea. “El próximo martes nos reuniremos con la Emru para plantear que lo que nos paguen sirva para irnos a vivir a otros barrios aledaños como Guayaquil, Aranjuéz, Belalcázar, Alameda o Bretaña. Allí, en promedio, una casa cuesta $140 millones. No nos oponemos al proyecto, pero queremos garantías para reubicarnos”, afirmó.Del otro lado, están quienes argumentan que no quieren vender sus predios, debido a los inconvenientes que sus vecinos, habitantes del barrio El Calvario (donde también el Municipio adquiere predios para la renovación del centro) han tenido a la hora de las negociaciones.“La gente está siendo vulnerada. Nos enteramos de que llegó una carta a ese sector dándole tres meses a la gente para que desaloje, cuando ni siquiera se ha podido establecer el precio por metro cuadrado que se va a pagar en la zona”, aseguró Fernando Pérez, presidente de la Veeduría del proyecto Ciudad Paraíso y promotor del movimiento ‘Esta casa no se vende, se defiende’, que se plasma en carteles pegados en las fachadas de las viviendas.Agregó que “el 80 % del barrio se sumó a la iniciativa. No nos oponemos a que se desarrolle el proyecto, simplemente creemos que tenemos derecho a permanecer en nuestro barrio después de su renovación. Que nos arreglen las casas pero que no nos saquen”.Frente a las dudas planteadas por la comunidad, María de las Mercedes Romero, gerente de la Emru, dijo que “hasta el momento no se ha lanzado una propuesta formal para los propietarios de predios de San Pascual. Cuando lo hagamos, el compromiso es revisar los avalúos predio por predio, cada caso es diferente”.Por su parte, concejales como Juan Carlos Olaya, señalaron que “lo que se quiere es garantizar el pago de los predios, respetando los avalúos. En El Calvario se han presentado casos insólitos, como que pagan $20 millones por casas de 60 metros cuadrados y no es justo con la gente. También hay que dejar claro el plan de intervención social, que hasta ahora solo está en papel porque nada se ha visto en la práctica”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad