Los enredos de Corfecali por transparencia de los dineros de la Feria Virtual

Escuchar este artículo

Los enredos de Corfecali por transparencia de los dineros de la Feria Virtual

Febrero 23, 2021 - 11:55 p. m. Por:
 Redacción de El País
Feria de Cali

Según cálculos de Corfecali, el 70 % de los recursos se destinaron a 7000 artistas que participaron de la Feria virtual, pero algunos se quejaron por la reducción en la ganancia respecto a versiones pasadas.

Foto: Raúl Palacios / El País

Tras la renuncia de Alexánder Zuluaga como gerente de Corfecali, producto del escándolo por su presencia en ‘El Pedazo del Mulato’ en donde hubo aglomeraciones y falta de autocuidado frente al covid, diferentes sectores de la ciudad exhortaron a la entidad y la Alcaldía de Cali que este hecho venga acompañado de una rendición de cuentas sobre la ejecución de los recursos de la Feria de Cali virtual.

Cabe recordar que la inversión por dineros públicos fue de $11.336 millones, más alta que la de años anteriores, cuando incluso se realizó de manera presencial, con $9.988 millones en la versión del 2019 y $10.519 en la anterior a esta.

A este panorama se suman las declaraciones de Jorge Alberto Criales, miembro de la Junta Directiva de Corfecali, quien dio a entender que a la Junta les habían informado de un presupuesto diferente al anunciado públicamente por la Alcaldía para el contrato de la Feria.

“La Junta le había aprobado a Alexander Zuluaga un contrato por $11.955 millones, con un aporte de $10.868 millones por parte de la Alcaldía y $1086 millones por Corfecali. Sin embargo, se terminó gastando más de lo estimado, alrededor de $12.625 millones, o sea hubo pérdidas y tras de eso nunca se le informó a la Junta del aumento de ese valor, que es algo que me parece delicadísimo”, dijo Criales.

Puede leer: Congresista advierte de presión a funcionarios de Corfecali para que firmen documentos de la Feria Virtual

El directivo también denunció que la contratación de los artistas internacionales para el pago de presentaciones pregrabadas, además de costar US$200.000 (o sea US$50.000 más de lo que informó Corfecali en un inicio), fueron realizadas “por una sociedad llamada La Topa Tolondra, que no acredita experiencia comercial ni capacidad financiera para cumplir esa función, por lo que se corre un gran riesgo”. Pero también afirmó que Corfecali suscribió un contrato interadministrativo con la Oficina de Comunicaciones por el orden de $3000 millones, “pero con la falencia de que dentro de ese acuerdo se terminaron por comprar muebles, impresoras, computadores y pantallas”.

Por su parte, la concejal Diana Rojas aseguró: “Los problemas que hoy tiene Zuluaga no pueden ser excusa para no entregar un balance claro de la ejecución de los recursos. Después de dos meses de realizada la Feria aún no hay un reporte detallado de cómo se ejecutaron los recursos, cuántos fueron los colectivos, cuál fue el pago total a los artistas y si realmente impactó en la reactivación económica de la ciudad”.

La Feria de Cali Virtual se llevó a cabo entre el 25 y 30 de diciembre del 2020. Contó con la participación de 7000 artistas, con el Coliseo del Pueblo como escenario principal.

A esto se suman los cuestionamientos que se le hacen al convenio interadministrativo radicado desde la Secretaría de Cultura hacia Corfecali, el ejecutor, dado que si bien es de público conocimiento dicho contrato directo (o sea que no se realizó por licitación pública), no ocurre lo mismo con la información referente a la ejecución por parte de la entidad.

“No debemos esperar a que se haga el empalme con el nuevo gerente y llegue la nueva Feria de Cali sin tener la claridad de lo que se invirtió en la versión número 63”, aseveró Rojas.

Por su parte, Christian Garcés, representante a la Cámara por el Valle, contó que el 15 de enero pasado radicó un derecho de petición para exigir detalles sobre la ejecución del contrato. Recibió respuesta dos semanas más tarde, el 5 de febrero.

“Solicité saber, entre otras cosas, quiénes conformaron el comité de selección de los artistas, cuáles fueron las cotizaciones de los artistas y cómo se realizaron los contratos para el mapping, pero ellos se escudaron en un supuesto derecho de privacidad, de intimidad, por lo que solo recibimos evasivas como respuesta”, afirmó Garcés, quien anunció que ya interpuso la denuncia ante la Contraloría, Fiscalía y Procuraduría.

Pero las denuncias no se detienen allí, pues para el abogado y exfiscal Élmer Montaña habría una irregularidad en los tiempos en los que se concertó la contratación con Corfecali.

Jorge Criales, de la Junta Directiva, aseguró que espera que “llegue una persona con habilidades administrativas y financieras que le dé a Corfecali un mejor panorama”.

“Pese a que en septiembre del año pasado la Alcaldía ordenó la suspensión de las facultades para contratar por parte del Dagma y la Secretaría de Cultura, un funcionario de este último despacho le hizo la invitación a Corfecali para dar inicio al proceso contractual, lo que no se podía hacer por esa misma suspensión, y solo después de que la entidad solicitada -Corfecali- da respuesta es que el alcalde Ospina habilita la capacidad contractual de la Secretaría”, explicó.

El penalista agregó que el funcionario de la Secretaría de Cultura también habría cometido otra irregularidad: “Al momento de hacer la invitación, el funcionario envía toda la fase precontractual a Corfecali para su estudio, violando una disposición del mismo Alcalde de que esos documentos debían ser aprobados por el Comité de Contratación”.

Frente a este panorama, Argemiro Cortés, quien ayer fue nombrado gerente encargado de Corfecali, anunció que luego de que este jueves se cite una asamblea en la Alcaldía, al día siguiente se adelantará una reunión con la Junta Directiva de Corfecali para que Alexander Zuluaga realice una rendición de cuentas.

“Yo creo que indudablemente las cifras nos las tienen que presentar, dado que tampoco las conozco, y por eso nosotros vamos a publicar un informe para que la comunidad entienda exactamente cuánto y cómo se invirtió. Eso es un principio de transparencia y me voy a encargar de garantizarlo”, expresó el funcionario.

Al preguntársele a Cortés si estaba al corriente de una presunta irregularidad sobre la contratación, este respondió: “La verdad yo no tengo nada que ver con eso, solo quiero darle la garantía a la ciudad de dar a conocer cómo ha sido el manejo de Corfecali. Sería injusto de mi parte hacer especulaciones si no conozco los datos, sobre todo si ahora estamos en un tiempo de rumores, en donde hay muchas fake news y temas políticos involucrados, por lo que preferiría ser cauto y prudente. Las preguntas solo se formularán cuando se conozcan las cifras”.

Además, el Gerente (e) de Corfecali comentó que es importante esperar el pronunciamiento de los entes de control.

Personería investiga nuevos funcionarios

“Iniciaremos indagaciones preliminares contra funcionarios irresponsables. Unos luchando para salvar vidas y otros desconociendo que el covid existe. No hay coherencia señor Alcalde”. Así fue como el personero de Cali, Harold Andrés Cortés, se pronunció al respecto de lo ocurrido en ‘El Pedazo del Mulato’ el viernes pasado.

Pero también adelantó que iniciará “una vigilancia especial a un expediente iniciado desde el 2018 contra este sitio, pues al parecer carece del uso del suelo para llevar a cabo este tipo de actividades y también tendría unas infracciones urbanísticas”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS