Las historias de las cuatro iniciativas de Cali y Yumbo que ganaron el 'Premio Cívico'

Mayo 29, 2022 - 09:23 p. m. 2022-05-29 Por:
Redacción de El País
Premio Cívico

El País fue uno de los medios de comunicación aliados del ‘Premio Cívico, por una Ciudad Mejor’, sumado a otras organizaciones privadas y públicas, representantes de diversos sectores económicos.

Raúl Palacios / El País

Tras el cierre de la edición especial del ‘Premio Cívico, por una Ciudad Mejor’, se conoció el nombre de las 31 iniciativas de Cali y Yumbo que recibirán, de manera individual, apoyo económico por diez millones de pesos en capital semilla, para fortalecer su propuesta.

Los asistentes al Centro Cultural Comfandi y las personas que se conectaron a la transmisión en vivo, realizada el pasado 24 de mayo, por las redes sociales de Compromiso Valle, tuvieron la oportunidad de conocer más en detalle el impacto comunitario que generan las organizaciones sociales en su entorno.

Las temáticas abordadas por los participantes fueron variadas. Por ejemplo, se postularon propuestas de impacto medioambiental, educativo, de participación ciudadana y liderazgo, de inclusión social, equidad de género, desarrollo comunitario, y centradas en el arte y la cultura. También hubo propuestas de convivencia, reconciliación y paz en los territorios.

Jhon Jair Rodríguez, líder de la Corporación Arlequín, de Yumbo, quien quedó finalista con el proyecto ‘Voces en escena’, aseguró que, si bien su iniciativa no ganó, “es gratificante saber que en el departamento hay otras organizaciones que le apuestan a aumentar el capital social y a construir procesos que permiten trabajar en red por el bien del Valle del Cauca”.

Además del apoyo económico, el ‘Premio Cívico, por una Ciudad Mejor’ ofreció a todos los finalistas un proceso de fortalecimiento en temas tributarios, de comunicación, formulación de proyectos, entre otros.

Juan Camilo Cock, director ejecutivo de la Fundación Alvaralice, institución coordinadora del premio en Cali, explicó que la selección de los finalistas, y posteriormente de los ganadores, fue un proceso arduo en el que se visibilizaron iniciativas de interés colectivo, sostenibles y replicables, que incluso, se pueden aliar e impactar con más fuerza.
A continuación, conozca el trabajo de cuatro de las propuestas premiadas.

Le puede interesar: ¿Están los caleños satisfechos con su vida? Esto reveló el Dane

Más educación, menos pobreza

Orientar vocacionalmente a personas de escasos recursos económicos y en situación de vulnerabilidad, interesadas en ingresar a la universidad, es la razón de ser de la iniciativa ‘Vamos a la U, más educación, menos pobreza’, de la Fundación Paz Renaciente.

Yúnior Stiven Godoy, estudiante de último semestre de Administración Pública y representante legal de la Fundación, aseguró que con este trabajo buscan “transformar realidades, gracias a que la educación permite a las personas salir de escenarios de violencia y pobreza extrema en los que generacionalmente han estado sumergidas” .

Por ello, además de acompañar a los jóvenes en el proceso de inscripción e ingreso a instituciones como la Univalle, la Escuela Superior de Administración Pública y la Institución Universitaria Antonio José Camacho, usando becas y otras ayudas disponibles, la Fundación garantiza un apoyo psicosocial a los estudiantes, para que asimilen de la mejor forma posible los retos y logros que traerá esta nueva etapa de su vida.

Desde el 2018 ya son cerca de 200 los jóvenes beneficiados, principalmente de las comunas 14, 15 y 16 de Cali.

Apoyo y servicio a la comunidad

Desde el año 2015, en el barrio Lleras, en Yumbo, hace presencia la Fundación Artística y Cultural La Odisea, una organización de origen familiar que a través de iniciativas como ‘Construyendo sueños, cambiando vidas’, brinda formación gratuita a los habitantes del municipio.

Su propósito, más allá de compartir conocimientos, es contribuir a la creación de emprendimientos que sirvan a las familias yumbeñas para generar otras fuentes de ingreso. Pero, además, el propósito es hacer de la Fundación una organización autosostenible.

Brayan Mauricio Ramírez, director general de La Odisea, destacó que a lo largo de estos siete años han desarrollado proyectos con múltiples enfoques. “Ahora, por ejemplo, tenemos un taller de panadería y pastelería con más de 30 estudiantes. La idea es que con parte del capital semilla que recibiremos del ‘Premio Cívico’ podamos montar una panadería en el barrio, que permita a estas personas poner en práctica lo aprendido, generar empleo y dar un nuevo servicio a la población”, afirmó Ramírez.

A la fecha, son más de 250 las personas favorecidas por la Fundación, un 98 % son mujeres.

Espacio de mujeres

Con la iniciativa ‘Casa del emprendimiento y liderazgo de la mujer’, 31 integrantes de la Asociación Red de Mujeres Comunales Yumbo avanzan en la construcción de escenarios de participación y escucha, que les permiten promover la equidad de género en el municipio.

Esta organización ha trabajado durante cinco años en la consolidación de un espacio pensado para la formación de lideresas que, desde sus propias experiencias, construyen sueños colectivos.

María Fernanda Meléndez, representante legal de la organización, aseguró que si bien existe la disponibilidad para que al proyecto se vinculen hombres interesados, “el objetivo principal son las mujeres, muchas de ellas madres cabeza de familia que no destinan tiempo para su esparcimiento y formación”. En la Casa del Emprendimiento se aprende, entre otras cosas, de manualidades y proyectos productivos, al tiempo que se consolidan lazos de amistad.

Otras narrativas

“Leyendo ‘La Proclama’, de Gabriel García Márquez, en el 2018, nos preguntamos si Colombia es un país al alcance de los niños. La respuesta fue sí, pero aún falta mucho por hacer ”, dijo Jenniffer Silva, directora de la Fundación Changuito Visual, un laboratorio de innovación transmedia creado por ella y la diseñadora industrial, Angie Guevara.

Este trabajo ha permitido el desarrollo de proyectos como ‘Cine entre sombras’, un espacio que estimula la capacidad creadora, pensamiento crítico, reflexivo y empático de la niñez, principalmente de la zona rural de Cali.

Silva y Guevara fomentan la participación y el protagonismo de los menores desde la exploración de herramientas de arte y comunicación, que permiten, por ejemplo, crear narrativas transmedia en las que se revelan percepciones e ideales de los niños y las niñas.

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS