La Fundación Divina Providencia inauguró nueva sede para niños trasplantados

Escuchar este artículo

La Fundación Divina Providencia inauguró nueva sede para niños trasplantados

Diciembre 13, 2017 - 11:40 p. m. Por:
Redacción de El País
Gigi Bueno

Gigi Bueno ha unido a varios diseñadores caleños a su causa que beneficia a los niños con cáncer y trasplantados. Es una diseñadora de moda que ha puesto su oficio al servicio de quienes más lo necesitan.

Foto: Bernardo Peña / El País

Con una ceremonia de agradecimiento a Dios, a sus benefactores y a la vida, una misa y una copa de sangría, la Fundación Divina Providencia inauguró el miércoles la nueva casa para niños trasplantados, ubicada en la Carrera 36 # 3 A-24, en el barrio San Fernando.

"La Fundación nació hace 17 años en una casita muy humilde en el barrio El Lido con unas monjitas que empezaron a atender chicos que no eran de Cali y necesitaban un hogar de paso. Cuando la comunidad de hermanas envejeció, la junta directiva empezó a manejar ese pequeño hogar. Hace 12 años empecé a trabajar con ellas, organizando un desfile de modas para poder pintar la antigua casita", cuenta la diseñadora de moda Gigi Bueno, una de los siete integrantes de la junta directiva.

La Junta ha liderado diversas actividades que ya son tradicionales en la ciudad, como el Desfile de Moda por una Causa, Festival de Paella Por Una Causa, Bingo por una Causa y Chocolate por una Causa, todas estas con el fin de poder mantener los hogares de paso de los niñas y niños trasplantados y con cáncer. De esta manera consiguieron los fondos para comprar la nueva casa, que servirá de hogar de paso para pequeños con cáncer.

“Hace cuatro años nos reunimos con la junta directiva. La casa ya estaba llena de niños y de niñas y nos llamaban mucho a decirnos que había algunos trasplantados de médula ósea que no contaban con un hogar de paso. Tanto el de médula ósea, como los trasplantes de hígado, de riñón o de corazón, requieren tratamientos muy largos y no hay un hogar de paso para estos pacientes cuando salen de la clínica.

Lea también: Cantos de Los Llanos ahora son patrimonio inmaterial de la humanidad, dice Unesco

Muchas veces el pequeño se tiene que quedar hasta seis meses más en la clínica y su mamá sentada afuera de la habitación, en una sillita", comenta Gigi.

Agrega que incluso los trasplantados de hígado requieren una tercera persona para que cuide tanto al donante como al trasplantado.
Por eso, su voz se entrecorta de emoción al hablar de ese nuevo hogar para los niños y niñas trasplantados. "Es un logro gigante, que realmente me da mucha felicidad, porque hay una necesidad muy grande. Hemos ido a las clínicas y estamos trabajando de la mano con la Fundación Valle del Lili, con el Centro Médico Imbanaco y con todos los otros hospitales del Valle del Cauca, como el Hospital Departamental, que nos envían a estos pequeños. Ahora contamos con 17 habitaciones para recibir a 17 niños y tenemos cuartos especiales con tres camas, para quienes requieren de su mamá y un ayudante".

"Estos niños permanecerán en el hogar durante el tiempo que sea necesario, pueden ser tres meses o seis o más. Nosotros nos encargamos de cuidarlos. No les brindamos atención médica, pero sí nutricional y psicológica", agrega.

Según ella han contado con suerte, pero también con una ayuda celestial o divina, "logramos adquirir la casa de al lado de la que teníamos originalmente para los niños, y conservamos la misma administración, la directora, la psicóloga y la secretaria. Los enfermos de cáncer están a un lado y los trasplantados están al otro lado".

Gigi, quien lleva una década trabajando en la moda, es sobreviviente de cáncer, y vio que la mejor manera de ayudar era a través de su oficio y varios colegas se le unieron. "Tenemos los cuartos listos, las camas tendidas, los muñequitos esperando a unos diez niños y niñas trasplantados. Esta nueva casa es un logro hermoso. Y aún queda mucho por hacer", dice.

Campaña

Las personas que quieran apoyar la causa de la Fundación Divina Providencia pueden adquirir un bono que viene en forma de hoja y que se pegará en un árbol simbólico a la entrada de la entidad.

"Cada hoja del árbol llevará el nombre del benefactor", explica Gigi Bueno. "Estas donaciones son indispensables para poder lograr sostener este hogar de niños trasplantados y el de niños con cáncer porque tenemos una serie de gastos grande para mantener estas casas de paso".

Los interesados en ayudar en esta causa pueden llamar a los teléfonos: 5542369-5545546.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad