Desnutrición infantil (Opinión)

Agosto 30, 2022 - 09:32 a. m. 2022-08-30 Por:
Marvin Mendoza, Especial para El País
Marvin Mendoza

Marvin Mendoza, Cali Cómo Vamos.

En los últimos 2 años, la pandemia por Covid-19 y los bloqueos y violencia por las manifestaciones sociales llevadas a cabo a mediados de 2021, comenzaron a mostrar sus efectos sobre la situación nutricional de la primera infancia (0-5 años) en la ciudad. En 2021, la prevalencia de desnutrición crónica en menores de 5 años alcanzó 10,8%, la cifra más alta en los últimos 6 años; la desnutrición global alcanzó 4,7%, cifra superior a la registrada en 2019 y 2020; y se registraron 354 casos de menores de 5 años con desnutrición aguda (0,23%), cifra levemente superior a 2020.

Esto sin mencionar que en 2021 se reportaron 2 defunciones por desnutrición en menores de 5 años y 11 casos de mortalidad materna temprana (durante el embarazo, parto y hasta los 42 días de terminada la gestación).

Si bien el ICBF (Instituto Colombiano de Bienestar Familiar) y la Alcaldía tienen unas muy buenas rutas de atención integral a la primera infancia a través de diferentes programas, como lo es el modelo “Cariño”, que atiende a 9.227 niños en este rango de edad; lo cierto es que estos no alcanzan a cubrir la totalidad de niños que requieren dichas atenciones, lo que se ve reflejado en los indicadores anteriormente mencionados. Se estima que los programas actuales de atención a la primera infancia logran alcanzar cerca del 40% de los niños que requieren la atención; aquí vale la pena mencionar que no existe estadísticas consolidadas que permitan identificar la atención a la primera infancia que realizan entidades privadas, así como la calidad de esta.

Adicional a lo anterior, la coyuntura actual de la ciudad no es muy alentadora. Una inflación en los alimentos que alcanza el 23% en los últimos 12 meses y que pone en riesgo la alimentación de los hogares más vulnerables, tasas de desempleo que se mantienen en 2 dígitos y que para el grupo de jóvenes alcanza el 20%, tasas de pobreza monetaria que alcanzan cifras cercanas al 30% de la población, la persistencia de la violencia (altas tasas de homicidios) y las olas migratorias (especialmente de países vecinos), son algunos de los elementos que pueden acrecentar esta problemática de desnutrición en la primera infancia.

Ante esto, es necesario poner en el centro de nuestras políticas la atención integral a la primera infancia y garantizar su adecuado desarrollo físico y emocional, fortaleciendo los programas existentes para que alcancen un mayor número de niños (as), focalizando las intervenciones en los lugares en donde se concentran los mayores casos de desnutrición (el oriente y la Comuna 18), articulando al sector público y privado para lograr tener mayor cobertura en atención y no duplicar esfuerzos, generando campañas de formación a las madres y miembros del hogar de cada niño (a) para aprender a alimentar correctamente al menor, pero más que nada, entendiendo que en la primera infancia está el futuro de la ciudad.

* Director Cali Cómo Vamos

VER COMENTARIOS