¿Cómo hizo Cali para tener la cifra de homicidios más baja en 20 años?

Escuchar este artículo

¿Cómo hizo Cali para tener la cifra de homicidios más baja en 20 años?

Mayo 31, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País

Autoridades dicen que las reducciones se deben a labor social y a mayor eficiencia de la Policía. Hurtos también han bajado.

Hasta el pasado 9 de mayo, las autoridades registraron un total de 476 homicidios en la ciudad. En términos estadísticos la cifra indica que cada mes de este año en Cali se han cometido en promedio 95 asesinatos. A pesar de que no deja de ser un número elevado, se trata de la cifra más baja de homicidios en la ciudad en los últimos 20 años.

De hecho, si la proporción se mantiene, para el final de 2015 se podría tener una tasa de homicidios de 49 por cada cien mil habitantes, casi 20 puntos menor que la del año pasado, que fue de 63 por cada cien mil habitantes.

Para la secretaria de Gobierno de la ciudad, Laura Lugo, la reducción de los homicidios en Cali se debe a dos variables: las intervenciones sociales de la Alcaldía en el oriente y la zona de ladera de la ciudad y al aumento de la operatividad por parte de la Policía.

Según Lugo, gran parte de la problemática de los homicidios se concentra en la violencia derivada de los jóvenes pandilleros. De hecho, aunque el año pasado los homicidios también registraron una baja considerable respecto al 2013, los asesinatos causados por las pandillas aumentaron.

“Es por esa razón que la Alcaldía ha venido haciendo desde hace varios años una intervención social en las zonas más violentas de Cali, con el objetivo de ofrecer a los jóvenes y adolescentes alternativas para que no se vean abocados a ingresar a las pandillas”.

En 2014 la Alcaldía destinó $2 mil millones en una serie de programas llamados 'los Colectivos', diseñados para fortalecer las ofertas de actividades culturales, deportivas y formativas a jóvenes de escasos recursos.

“Los 'Colectivos' están en las comunas 13, 14, 15, 16, 20, 21, 6, 18 y 1, y allí lo que hacemos es capacitar a los adolescentes, abrir espacios para el deporte, el baile, la cultura y con eso poderlos alejar de la violencia. Con los talleres de capacitación, este año hemos podido graduar a más de 500 jóvenes que ahora tienen unidades productivas de estampados de camisetas o producción y venta de productos de aseo y belleza”, indicó Lugo.

Una de las zonas en que mayor reducción se ha presentado es la comuna 6, que en 2013 tuvo un total de 75 homicidios y el barrio más violento de la ciudad, Floralia. Según  líderes comunales de esa comuna, la disminución de la violencia se explica, más allá de la inversión en programas sociales con los jóvenes, en el trabajo que ellos mismos  realizan con las comunidades.

“Nosotros trabajamos con los jóvenes en alto riesgo,  que consumen drogas, que están cerca de caer en alguna pandilla o incluso ya son pandilleros. Tenemos escuelas de fútbol, clases de baile, de canto, hemos traído técnicos del Sena para dictar talleres. El verdadero problema de las pandillas en zonas como la Comuna 6, es que muchos jóvenes no tienen nada para hacer y los líderes comunales estamos trabajando en muchos sentidos para resolver esos problemas”, afirma Victor Jhonson, líder de la junta de acción comunal de Floralia.

“En Petecuy los enfrentamientos entre pandillas se han reducido, porque los mismos jóvenes se  cansaron de matarse. Pero a esos jóvenes hay que ofrecerles algo, trabajo, esparcimiento, cultura, deportes, nosotros luchamos por hacer eso a diario, porque aunque los proyectos de la Alcaldía ayudan, bastan, se necesitan más esfuerzos y nosotros nos enfocamos en eso”, dice Jhon Jairo Rivera, líder comuna del barrio.

Sin embargo, además de la intervención social que se realiza en las zonas más afectadas por la violencia, la baja de homicidios también se explica por el aumento de la efectividad policial.

 De acuerdo con el comandante de la Policía Metropolitana, general Hoover Penilla,  esa institución y la Fiscalía están trabajando de la mano en la desarticulación de las organizaciones delincuenciales dedicadas al tráfico de drogas, que son la principal causa de asesinatos en la ciudad.

El trabajo se hace con fuertes procesos de inteligencia, que permite recoger suficiente material probatorio para que la judicialización no se frustre.

“Lo que estaba sucediendo es que antes se desarticulaban las bandas y luego los miembros salían por falta de material probatorio. Ahora estamos trabajando fuertemente con la Fiscalía y la Sijín, con el objetivo de recaudar las pruebas y luego realizar las capturas”.

 Según las estadísticas del Observatorio Social de la Alcaldía, a pesar de que los asesinatos debidos a los enfrentamientos entre bandas fueron los que mayor disminución tuvieron en 2014, ese factor sigue siendo el que más muertes violentas genera.

En lo que va de este año la Policía ha logrado la captura de 901 personas y la desarticulación de más de 20 bandas por el delito de homicidio. 

Además de la reducción de homicidios, las autoridades han logrado  este año una notable baja de los llamados delitos de alto impacto, aquellos que afectan más directamente la seguridad y el bolsillo de los ciudadanos.

De acuerdo con cifras de la Policía, hasta el 15 de mayo pasado se habían registrado en la ciudad 2962 casos de hurto a personas, mientras que en el mismo periodo de 2014 fueron 3335.  Asimismo, el hurto a establecimientos comerciales pasó de 374 casos a 334 y el hurto a residencias de 300 a 281.

De acuerdo con el comandante de la Policía de Cali, general Hoover Penilla, esas reducciones se deben a los esfuerzos articulados con la Alcaldía para aumentar los niveles de seguridad en toda la ciudad.

“Venimos trabajando de la mano con la Alcaldía, analizando semana tras semana en los consejos de seguridad las zonas con mayores problemas y enfocando nuestros esfuerzos en esas zonas con el plan cuadrante y el aumento de presencia policial. En esto nos han ayudado mucho las cámaras de seguridad, que permiten tener una reacción rápida así como un mejor identificación de los delincuentes”, afirma Penilla.

De acuerdo con el oficial, hasta inicios del pasado mes de abril habían sido desmanteladas por la Policía un total de 15 bandas delincuenciales dedicadas a delitos como hurto y homicidio.

“Lo que vemos en la ciudad es una tendencia a la baja de la delincuencia y la criminalidad en general. Todos estos resultados se deben al fortalecimiento de la Policía y al trabajo conjunto con la Alcaldía. Estamos dando resultados a diario gracias a nuestras labores de vigilancia e inteligencia, debilitando las estructuras delincuenciales y entregándoles a las autoridades judiciales material suficiente para que judicialice a los capturados”, sostiene Penilla.

Hasta el pasado 15 de mayo, la Policía había capturado a 94 personas por el delito de hurto a automotores. Asimismo, 85 personas habían sido capturadas por el delito de extorsión.

De acuerdo con Penilla, una de las herramientas que más ha ayudado en la disminución de los delitos de alto impacto en la ciudad son las cámaras de vigilancia, no solo porque permiten una reacción más rápida, sino porque los videos son utilizados como prueba para la judicialización de los capturados.

Cali cuenta actualmente con 470 cámaras de seguridad y se proyecta que para fin de año el total sea de 741.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad