Balnearios y discotecas están "ensuciando" el río Pance

Balnearios y discotecas están "ensuciando" el río Pance

Junio 20, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Balnearios y discotecas están

Moradores de las Parcelaciones de Pance denunciaron que el agua que surte a sus acueductos es contaminada por negocios a las orillas del afluente.

La contaminación en este sitio turístico es una problemática ambiental y social que afecta a los habitantes tres parcelaciones y tres instituciones privadas de educación superior.

El impacto ambiental de 13 establecimientos asentados en las riberas del río Pance, en el sector de La Vorágine, está afectando la calidad del agua de 17 acueductos rurales que surten a las parcelaciones de La Riverita, Cañasgordas, El Retiro y a las universidades San Buenaventura, Javeriana, así como al Seminario Mayor Arquidiocesano. Según las denuncias de los moradores del sector, mucho de estos negocios han sido edificados sobre las mismas aguas del afluente y vierten directamente sus aguas negras al Pance.“Balnearios, restaurantes y hasta discotecas se han construido buscando atraer a más turistas, sin importar el daño el medio ambiente”, sostuvo Almilkar García, ambientalista y presidente de la Fundación Cali Verde.García señaló que entre los establecimientos que infringen las normas se encuentran: la Chorrera del Indio, La Bombonera, La Fortaleza, La Jungla y Piedra Bonita. Según la Secretaría de Gobierno de Cali son 30 metros de protección donde no puede haber ningún tipo de edificación. Sin embargo, El País constató que esta norma no se cumple. Eliana Salamanca Muñoz, secretaria de Gobierno de Cali, aseveró que no se permitirá el funcionamiento de establecimientos de comercio que no cumplan con los requisitos exigidos por la Ley y que generen impacto negativo en los ciudadanos.“En Pance hemos cerrado establecimientos como La Jungla y La Bombonera por generar un impacto negativo, tras haber cursado todos los recursos de ley y dando respuesta a los requerimientos de los habitantes del sector”, dijo.Salamanca añadió que estos establecimientos cometían infracciones a la normatividad, como altos niveles de ruido y consumo de licor en el sitio hasta las horas de la madrugada, razón por la cual se procedió a ejecutar dicha diligencia administrativa.No obstante, para Orlando Rodríguez, miembro de la JAC de la Comuna 22, el tema de los asentimientos sub normales en el río Pance es mucho más de fondo.“Hay negocios en la zona desde hace más de 30 años. Algunos pagan impuesto a la Administración Municipal y el agua de consumo a la CVC, además tienen títulos de propiedad”, dijo. El líder comunal agregó que para recuperar la zona se tendría que hacer un proceso de intervención para mitigar el problema social que podría generar el cierre de estos establecimientos.María Angélica Reyes, una de las administradoras de estos negocios, aseveró que no todos los establecimientos contaminan el río Pance, “algunos contamos con pozo séptico y trampas de grasas”.Benjamín Cuadrado, morador de la parcelación la Riverita, afirmó que no sólo es el problema ambiental ya que algunos de estos balnearios le ponen divisiones al río y cobran su entrada aduciendo que son privados (ver fotos). “En las noches el desorden no termina, algunos de estos establecimientos realizan fiestas hasta altas horas de la noche, vendiendo licor”, concluyó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad