Tres casos de cáncer infantil son detectados cada semana en el Valle

Junio 04, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País 
Cáncer en niños Cali

En Cali, anualmente se diagnostican 141 casos nuevos de cáncer en menores de edad, según la Secretaría de Salud. De estos reportes, la mayoría provienen municipios de Cauca, Chocó, Nariño, entre otros.

Foto: Archivo de El País

El cáncer está ganando terreno en la vida de los niños del Valle del Cauca. Semanalmente, según la Secretaría de Salud departamental, tres menores están siendo diagnosticados con algún tipo de la enfermedad en esta región del país.

Ante esto, las autoridades en salud encendieron las alertas e hicieron un llamado a los padres de familia y especialistas a identificar los signos relacionados con la enfermedad que ayuden al diagnóstico temprano del mal y eviten incrementos en la mortalidad de los niños.

Lea también: Cada año, 141 niños son diagnosticados con cáncer en Cali. 

Cali, por ser la ciudad que más recibe pacientes para ser atendidos y valorados, es el ente territorial del Valle que más reporta casos nuevos. De hecho, cada año en la ciudad son diagnosticados 141 menores de 15 años con algún tipo de cáncer; de estos, solo el 30 % de los casos son de menores residentes de la ciudad, mientras que el 70 % restante obedece a niños que provienen de otros municipios del Valle, Cauca, Nariño, Chocó y Eje Cafetero.

En el 2016, en Cali se registraron menos diagnósticos que en el 2015, no obstante las muertes de menores asociadas a esta enfermedad aumentaron. El año pasado se detectaron 98 casos nuevos de cáncer en menores de 18 años y 25 niños con algún tipo de esta enfermedad fallecieron. Entre tanto, en el 2015 se reportaron 117 casos y hubo 30 muertes de menores que tenían cáncer.

Le puede interesar: Cáncer de seno y de próstata, los que más afectan a los caleños.

La secretaria de Salud del Valle del Cauca, María Cristina Lesmes, señaló que el análisis y la detección de los casos en el departamento “no se está dando de la mejor forma ni con la rapidez necesaria para que se empiecen a tratar los pacientes. Debemos seguir trabajando de forma permanente con las familias y los médicos para que el diagnóstico sea temprano, se inicien los tratamientos oportunamente y se logre una mejor tasa de supervivencia”.

De acuerdo con estimaciones de la Secretaría de Salud de Cali, en el régimen contributivo la supervivencia de los pacientes es del 63 %, pero para aquellos que están en el subsidiado es del 45 %. De otra parte, el índice de supervivencia de los niños con cáncer de la población pobre no asegurada está entre el 28 % y el 37 %.

En la ciudad, la batalla contra el cáncer la ganan en mayor proporción los menores que tienen leucemia, pues el 58 % de los enfermos sobrevive después de cinco años de tratamiento. Así mismo, el 35 % de los niños que tienen tumores del sistema nervioso central logra sobrevivir.

Para el hematooncólogo pediatra Andrés Portilla hay tres razones por las que el cáncer produce más muertos en Cali que en un país desarrollado: diagnóstico tardío y barreras al acceso al sistema de salud, abandono del tratamiento y falta de conocimiento y recursos adecuados en los sitios dedicados al tratamiento de niños con cáncer.

“Si bien la sobrevida en Cali es buena respecto al resto de Colombia, se queda corta si se compara con países como Costa Rica, México, Chile, Argentina, es malo porque ellos están salvando más pacientes que nosotros no logramos salvar. Si se hace la comparación con países pobres de Europa, tenemos una brecha del 20 % por debajo en cuanto a la supervivencia de los niños. Lo que más está haciendo que se mueran los niños con cáncer son las barreras en la atención, que van desde múltiples trámites para que los atiendan por una urgencia vital hasta la demora para hacerse exámenes de patología”, aseguró Portilla.

De acuerdo con el especialista existen señales a las que los padres de familia y médicos generales deben estar atentos para una detección temprana del cáncer: fiebre persistente, dolor en los huesos, presencia de ganglios o masas que crecen y no desaparecen, convulsiones, ausencia de reflejo rojo en los ojos, alteraciones permanentes en la sangre, sangrado en la orina, alteraciones neurológicas persistentes, hipertensión y lesiones en la piel.

“Todas estas son señales a las que los padres y médicos generales deben estar atentos porque pueden ser indicadores de que algo no anda bien. En el diagnóstico correcto y a tiempo se puede ganar tiempo valioso e iniciar un tratamiento que salve vidas”, dijo Portilla.
La leucemia es el tipo de cáncer que más padecen los menores en Cali, pues comprende el 35 % de los casos diagnosticados. En segundo lugar se ubican los linfomas y otros tumores malignos, que componen el 28 % del total de los casos; otro 24 % de los diagnósticos está vinculado a problemas del Sistema Nervioso Central. 

HUV, un año sin atención para los niños con cáncer

Pese a que el Hospital Universitario del Valle cuenta con una sala especializada para atender hasta 120 menores que padecen cualquier tipo de cáncer, esta infraestructura está cerrada desde el 1 de junio del 2016, debido a la renuncia del único hematooncólogo pediatra que allí laboraba: Andrés Portilla, quien dejó su cargo luego de denunciar la falta de profesionales en esa unidad e insumos necesarios para la atención de los menores.

El director (e) del HUV, Juan Carlos Corrales, indicó que aún no se encuentra un oncólogo que se encargue de la atención de los niños.

“Ha sido una tarea difícil hallar un especialista para nuestra unidad de hematooncología pediátrica, porque el número de profesionales dedicados a este ámbito es reducido en la región y el país. La urgencia ha sido tal, que recurrimos a especialistas de Venezuela que estaban interesados en trabajar en el HUV, pero no fue posible vincularlos por falta de un permiso laboral”, dijo Corrales, quien indicó que aún no hay una fecha de reapertura de esta unidad médica en el hospital.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad