La inconformidad de Buenaventura necesita respuestas. Luego de siete días de protestas, y de una explosión de violencia injustificada y condenable, a Colombia y al Valle les debe quedar claro que la deplorable situación social y económica de la ciudad más importante sobre el Pacífico no admite más disculpas para erradicarlas.