La Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas de este año empezó muy distinto a las anteriores. La posibilidad de usar la fuerza para imponer criterios unilaterales volvió a surgir en el escenario creado con el fin de propiciar las soluciones pacíficas y negociadas.