La serie de errores que hicieron del caso Colmenares toda una "novela"

Febrero 24, 2017 - 11:50 p.m. Por:
Redacción de El País
Jessy Quintero

Jessy Quintero, acusada de encubrimiento y falso testimonio, y Laura Moreno (atrás), acusada de homicidio, fueron absueltas por la Juez 11 de Conocimiento de Bogotá.

Archivo Colprensa

Esta semana la Juez 11 de Bogotá absolvió a Laura Moreno y a Jessy Quintero por el homicidio de Luis Andrés Colmenares, en un proceso que despertó el interés mediático del país y ha generado polarización sobre qué pasó en este caso.

Tanto la familia Colmenares, representada por el abogado Jaime Lombana, como la Fiscalía anunciaron su apelación ante el Tribunal Superior de Bogotá.

El fallo de la Juez Paula Astrid Jiménez muestra una serie de errores en el proceso que inician, según la sentencia, en la exhumación del cuerpo de Colmenares. También menciona que los bomberos que esa madrugada acudieron a realizar el rescate fueron “negligentes, no recorrieron el túnel, “hicieron una búsqueda superficial y rápida”. Y compulsó copias para que la Fiscalía los investigue por falso testimonio y fraude procesal.

En cuanto al médico forense Máximo Duque también le compulsaron copias ante la Fiscalía y el Consejo Superior de la Judicatura.
Para analistas consultados entre los errores de este caso se encuentran el largo tiempo que tardó el proceso: cinco años y cuatro meses; los cambios de los fiscales: en total fueron cinco; los falsos testigos, ya que condenaron a tres personas por esto, y los "juicios paralelos en los medios de comunicación y en el juzgado".

Un proceso que tardó 5 años y 4 meses

La captura de Laura y Jessy por su presunta relación con el homicidio de Luis Andrés Colmenares se dio el 7 de octubre de 2011 y solamente esta semana se conoció un veredicto, por parte de un juez. Uno de los supuestos beneficios que traía el nuevo sistema penal acusatorio era la celeridad, sin embargo este caso muestra todo lo contrario.

El juicio tardó cinco años. Para el penalista y ex vice fiscal Francisco José Sintura ese es el único error de este caso. “No se realizó como lo exige la ley, bajo el principio de concentración”, dijo.

Las audiencias del juicio, en las que citaron a los testigos de las partes, no se realizaron seguidas sino espaciadas en el tiempo por eso fue tan demorado.

Lea también: Razones por las que fueron absueltas Laura Moreno y Jessy Quintero

“Juicios paralelos”

El abogado Jesús Albeiro Yepes, quien representa a Yessy Quintero, aseguró que en este caso “hay una novela en los medios y hay un proceso penal en los juzgados”.

“Lo que se ha dicho en las redes y en los medios de comunicación desde que el proceso inició, pero nada de eso se ha dicho en el juicio”, agregó.

Debido a toda la información que circuló en los medios de comunicación de este caso, en el 2014 la Juez 11 prohibió a todas las partes dar declaraciones o hacer comentarios de este caso.

Carlos Hernán Escobar, especialista en derecho Procesal Penal y profesor de derecho procesal penal, aseguró que diferentes académicos han escrito acerca de esto: “los juicios paralelos, mientras en el juzgado se habla de pruebas, en los medios de comunicación y en las redes se dicen muchas otras cosas. En este caso Laura Moreno y Jessy Quintero ya habían sido condenadas en la opinión pública. El caso se permeó y se filtró desde un inicio y ese error grave vino por parte del fiscal González”.

Sin embargo, el ex vicefiscal Sintura asegura que esto no influye en un proceso. “Eso ha ocurrido y seguirá pasando, pero son los jueces los que deben liberarse de esos prejuicios”, agrega.

La Juez habló de un ocultamiento de pruebas “sistemático” por parte de la Fiscalía durante e juicio, por lo que compulsó copias por esto en tres ocasiones.

Cambios de fiscales

Desde la muerte de Colmenares, el 31 de octubre de 2010, hasta ahora el proceso ha tenido cinco fiscales. El primero fue Édgar Saavedra, fiscal de la Unidad de Reacción Inmediata, URI, quien abrió la indagación. Luego, es traslado al fiscal de la Unidad de Vida Antonio Luis González, quien pidió la captura de Carlos Cárdenas, Laura Moreno y Jessy Quintero. González realizó el escrito de acusación.

En mayo es removido y lo asume Martha Lucía Zamora, coordinadora de Fiscales Especializados, pero ella deja su cargo en abril de 2014 y el proceso llega a manos de María Victoria Parra.

La última fiscal es Sandra Castro, quien era la suplente. Es ella quien realiza el alegato de conclusión.

En su decisión, la Juez 11 llama la atención en que hubo variación en la “imputación fáctica”, entre el escrito de acusación y el alegado final de la Fiscalía.

El penalista Escobar asegura que este variación en la acusación contra “Laura Moreno de una coautoría impropia, colocando a la víctima en condición de indefensión, por haber participado de alguna forma en el homicidio y luego, en el alegato final, lo cambian y le endilgan es la responsabilidad ya no por un hacer sino por una omisión posterior al homicidio, por no haber ejercido la posición de garante, que implicaría la protección o haber ayudado a su rescate, muestra que sí se varió la imputación fáctica. Y en eso pudo incidir en que fue uno el fiscal de la acusación y otro diferente el del alegato final”.

Falsos testigos

Luego de la captura de Laura Moreno y Jessy Quintero, la Fiscalía solicitó detener a Carlos Cárdenas por el delito de homicidio doloso agravado. Según el fiscal González, lo había matado por racismo y celos por ser la nueva pareja de su exnovia Laura Quintero.

En ese momento, el fiscal mostró los testimonios de tres hombres que habían presenciado la muerte de Luis Andrés en el parque El Virrey y que confirmaban que decían haber visto como Cárdenas lo golpeaba.
Sin embargo, luego se descubrió que los testimonios tenían una serie de inconsistencias y que estaban diciendo mentiras. Además, el fiscal Napoleón Botache, quien apoyaba a González, reveló que este le había pedido conseguir testigos a costa de lo que fuera.

En mayo y junio del 2014 los testigos Jesús Albeiro Martínez, Jonathan Martínez y José Wilmer Ayola fueron condenados por falso testimonio.
Y en octubre de ese año una juez absolvió a Cárdenas, lo que fue ratificado por el Tribunal.

Los expertos

Miguel Botella, antropólogo forense de la Universidad de Granada, España, fue uno de los peritos de la defensa de Yessy Quintero. Según el experto, se trató de un accidente, tesis que fue aceptada por la jueza.

El antropólogo en una entrevista con Bluradio explicó del análisis que realizó “se puede decir que fue una caída y hubo un posterior ahogamiento”. Descartó que en el cuerpo del joven haya sufrido golpes externos, “puedo decir que lo más verosímil en este caso es hablar de una caída, nada de puñetazos o golpes con botellas”. También habló de errores en la exhumación realizada por el forense Máximo Duque, ex director de Medicina Legal.

Para Botello fue una “cadena de errores” ya que se realizó el procedimiento de forma poco ortodoxa, no se siguieron los protocolos, se perdieron huesos e incluso hubo gente presente que ni debía estar ahí”.

La Juez dijo que Duque “sabía que habían unos protocolos para realizar las exhumaciones y no los tuvo en cuenta, y con su pericia se llevó a pensar de que se había tratado de una golpiza, y lo mismo hizo que este proceso llegara hasta un juicio, porque cabe recordar que no había otra prueba que respaldara la hipótesis de una golpiza, el doctor Duque quiso llevar a una equívoco a la justicia”.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad