El drama de la familia del vallecaucano ejecutado en China

Febrero 28, 2017 - 12:30 a.m. Por:
Redacción de El País
Hijo de vallecaucano ejecutado en China

El hijo de Ismael Arciniegas Valencia, Juan José Herrera, minutos después de despedirse de su padre ejecutado en China.

Elpais.com.co | AFP

“El legado de un grande. Chao viejo nos vemos pronto me deja tranquilo el saber cómo tomas esto tan duro. Me dejas muchos valores como persona y una gran enseñanza de vida. Un guerrero, un luchador, un ídolo para un país entero quien se unió en oración por tu alma”. Con estas palabras, escritas en su muro de Facebook, el hijo del caleño Ismael Enrique Arciniegas se despidió de su padre. Lea también: Condena a vallecaucano preso por narcotráfico es irrevocable, dice China 

La Cancillería colombiana confirmó que el gobierno de ese país ordenó la ejecución del vallecaucano Ismael Enrique Arciniegas Valencia, detenido en China por narcotráfico en el 2010. Aunque hasta último minuto, a través de notas migratorias intentaron que se cambiara la decisión, el gobierno del país asiático se habría negado. La ejecución estaba prevista para las 8:30 p.m.

Juan José Herrera, quien vive en Cali, indicó que en la noche del lunes había logrado comunicarse con su padre y despedirse. "Ya hablamos con él, tuvimos una comunicación de media hora donde pudimos con la familia despedirnos de él. Quedamos con la tranquilidad de que él está muy tranquilo. Muy feliz, porque dice que se va encontrar con sus familiares que habían fallecido", señaló.

Herrera afirmó que su padre les dio a sus familiares unas palabras de despedida durante el diálogo telefónico: "Muchas bendiciones que me voy para el 'materile'".

El hijo del colombiano había expresado: “quiero darle las gracias al Ministerio de Relaciones Exteriores y a la embajada colombiana en Guanzhou y Beijing por su labor durante estos largos 6 años de cautiverio. No es mucho lo que puedo decir ya que por motivos de seguridad de mi familia pero si les puedo decir que el flagelo del narcotráfico destruye familias, por eso decidí ser artista y cambiar mi vida para demostrar que el arte es una gran opción de vida, la mejor diría yo”.

Agregó que “se recordará a Ismael Enrique Arciniegas como el gran escritor, periodista y ser humano ejemplar y en su honor trataré de crear un festival para que su memoria quede por siempre... Les pido a los medios de comunicación que se respete este momento y por decisión propia no daré declaraciones ni detalles gracias a todos por el apoyo brindado”, concluyó.

El joven, quien trabaja como tatuador, aseguró en RCN que cuando hablaba con su padre este le contaba las duras condiciones de la cárcel en China. “La letrina se la limpiaban cada tres días, solo tenía una hora de sol al día y están amarrados a la cama”, dijo.

Este es el segundo drama que vive la familia Arciniegas Valencia por el narcotráfico. Dos años y cinco meses atrás, el hermano de Ismael, Luis Germán Arciniegas, murió en Hong Kong por un derrame cerebral. Se encontraba detenido en el centro penitenciario de la provincia de Macao.

Este hombre había sido detenido el 23 de junio del 2011 en Macao con droga y condenado a 12 años y 3 meses de prisión. Las cenizas de Luis Germán fueron repatriadas a Colombia y la Cancillería se las entregó a su hija.

Esta vez, la Cancillería logró instaurar un último recurso de súplica.

La decisión fue tomada por el Tribunal Popular Superior de la Provincia de Guangdong y no pudo ser reconsiderada la pena impuesta y la suspensión de la ejecución pese a los esfuerzos del consulado colombiano en el país asiático.

“El Ministerio de Relaciones Exteriores lamenta profundamente la decisión tomada por las autoridades judiciales de la República Popular China, de ejecutar a Ismael Enrique Arciniegas Valencia, a pesar de las reiteradas peticiones de clemencia y las varias solicitudes presentadas al Gobierno chino para que su sentencia de muerte fuera conmutada”, dio a conocer la entidad en un comunicado.

Arciniegas Valencia se encontraba recluido en una prisión de Guangzhou y fue condenado tras reconocer que llevaba cuatro kilos (4000 gramos) de droga que le pidieron traficar a cambio de US$5000.
Liu Tao, vocero de la embajada China en Colombia, confirmó ayer hacia las 6:30 p.m. la ejecución de Ismael Enrique Arciniegas. Aseguró que aunque no le especificaron las consideraciones de los jueces para condenarlo a la pena de muerte, “teniendo en cuenta la diferencia de 50 gramos, con casi 4000 gramos, es suficiente para que la justicia de su país tome esa decisión”.  

También aseguró que en su país muchos ciudadanos están de acuerdo con la mano dura en las condenas por el delito de narcotráfico.
“La señora Cónsul ha pedido la presencia de un religioso católico en caso que se siga con la pena de muerte”, explicó Francisco Javier Echeverri Lara, viceministro de asuntos multilaterales.

En Pereira, familias de detenidos colombianos en China aseguraron a través de su facebook que estaban conmocionados con la noticia de la ejecución de la pena de muerte del señor Ismael Arciniegas. En la tarde de ayer realizaron un plantón a las 5:00 p.m. en la Gobernación de Risaralda, para pedir al Gobierno gestión por los connacionales presos en ese país.

Por su parte, la senadora Teresita García Romero le envió una carta al presidente Juan Manuel Santos, en nombre de la 161 familias de colombianos detenidos en la República Popular de China, para “expresarle la preocupación de estas familias por la decisión de este gobierno de hacer efectiva la condena de pena de muerte contra Ismael Arciniegas”.

“Estas familias ruegan, señor Presidente que se agilice el cierre de negociaciones del tratado de repatriación para así asegurar que no haya una sola ejecución”, expresó en la misiva.

Hasta el momento, la Cancillería de Colombia “ha logrado la repatriación efectiva de 172 connacionales, seis de los cuales se alcanzaron por razones humanitarias”. Actualmente, según cifras del Ministerio de Relaciones Exteriores, hay 15.034 colombianos detenidos alrededor del mundo de los cuales el 56.7 % se encuentran privados de la libertad por narcotráfico, lo que equivale a 8.525 presos.

En China hay cinco colombianos condenados a pena de muerte por este delito (tres sentencias ratificadas y dos en espera de la apelación), 10 a pena de muerte con suspensión por dos años y 15 a cadena perpetua.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad