¿Por qué en Cali le decimos 'guayabo' a la resaca? Se lo contamos

Diciembre 18, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Ana María Díaz ° Especial para El País
¿Por qué en Cali le decimos 'guayabo' a la resaca? Se lo contamos

¿De dónde provienen la palabras ‘guayabo’ y ‘maluco’? ¿Cómo empezaron a describir ese estado posterior a las fiestas, tan común en estas fechas? La lingüísta caleña Ana MaríaDíaz nos lo explica.

Sin duda, dos de las palabras que más pronunciaremos los caleños -y los colombianos-  en este diciembre son estos dos vocablos que expresan muy bien algunos de nuestros estados en días de fiesta: “guayabo” y “maluco”. 

“Necesito un caldito para pasar este guayabo”, dirían algunos: Otros, por ejemplo, seguramente dirán: “Esta tomadera y trasnochadera me tienen maluco”...

También le puede interesar: ¿De dónde viene el 'Mirá, Vé'?

Pero, ¿cómo fue que esas dos palabras se convirtieron en la forma de describir esas emociones tan comúnes en los días decembrinos?La palabra “maluco” se refiere a una sensación de malestar general e indeterminada en el cuerpo: puede referirse al dolor de cabeza, mareo, cansancio general o desarreglos digestivos. 

La palabra “guayabo” es más precisa: se refiere al malestar que deja el alto consumo de alcohol en el cuerpo luego de la  embriaguez, que en español formal se dice “resaca”.Ambas palabras con estos sentidos son muy propias del español colombiano.

 “Guayabo” para designar “resaca” se usa solo en Colombia, según la Real Academia. Otras regiones hispanoamericanas tienen sus propios vocablos coloquiales como “chuchaqui”, en Ecuador; “ratón”, en Venezuela o “cruda”, en México. Por su parte, “Maluco” para referirse al malestar en el cuerpo, hasta donde tengo conocimiento, se usa principalmente en el español vallecaucano. En Antioquia y el Caribe significa “feo”, como indica el Wikidiccionario ‘Así Hablamos’ y el testimonio del escritor antioqueño Tomás Carrasquilla a principios del Siglo XX. 

Curiosamente, “maluco” en portugués brasilero significa “loco”. Tenga cuidado si un brasilero le pregunta: “¿Você está maluco?”, porque está siendo sarcástico sobre su capacidad de raciocinio mental.

Los brasileros atribuyen el origen de esta palabra a influencia africana, pero es más plausible considerar que surgió en la península Ibérica. Recordemos que la lengua portuguesa está emparentada con el español, por su continuidad geográfica en la península. Más o menos hasta el siglo VIII o IX eran casi la misma lengua. Por eso, el origen del significado en portugués es muy probable que esté relacionado con el sentido que tiene en español colombiano.

 El origen de la palabra “maluco” es simplemente la palabra “malo” más el sufijo despreciativo “-uco”, que se usa sobre todo en una región norteña de España que se denomina Cantabria. Este sufijo está relacionado con “-ucho”, como en “casucha” o “librucho”. En su origen, “maluco” se refiere a algo malo sin importancia o sin gravedad. Por eso, en España se dice “malucho” para significar estar un poco malo del cuerpo.

Como la palabra “maluco” tenía un alcance tan general, en diversas regiones fue especificando su significado hasta convertirse en sinónimo de “loco” en portugués, como atestigua el actual uso brasilero.

 En regiones hispanoamericanas como Colombia y Venezuela, pues, se aplicaría el sentido despreciativo de “malo” sin importancia a algo simplemente feo, y en el Valle del Cauca se crearía el sentido de malestar corporal. Tanto en el Valle del Cauca como en Brasil “maluco” se refiere a un estado de enfermedad, pero en el primero es corporal y en el segundo es mental.

 Es posible que el origen de este significado se encuentre en los primeros pobladores españoles que provinieran de la región nororiental de España.

La palabra “guayabo”, según la Real Academia, proviene de las lenguas indígenas arahuakas que se hablaban en las islas del Caribe a la llegada de los españoles, para designar el árbol del mismo nombre.

La “guayaba”, como es lógico, se refiere a su fruto. En casi todas las regiones de Hispanoamérica “guayaba” tiene el sentido de “mentira” o “embuste”. Es un sentido metafórico que se deriva de una característica de la guayaba: cuando está podrida o llena de gusanos por dentro, por fuera parece que estuviera en buen estado. 

La palabra “guayaba” fue aprendida por los pobladores españoles de América desde muy temprano en el siglo XVI y, mientras fueron colonizando otras regiones, ya la llevaban incorporada a su lenguaje. Es posible que el significado de “mentira” o “embuste” se hubiera incorporado desde el comienzo de la colonización español en América, como muestra la gran extensión geográfica de este significado. 

El sentido colombiano de “resaca” probablemente se formó mucho tiempo después.

En su diccionario de vallecaucanismos, Leonardo Tascón dice que “guayaba” se refiere a una persona enferma y achacosa que parece saludable. Es una extensión del mismo sentido de falsa apariencia que tiene en el resto de Hispanoamérica, pero en el Valle del Cauca los hablantes hicieron énfasis en el sentido de enfermedad, que se oculta en una buena apariencia. Aunque Tascón se refiere al Valle del Cauca, es posible que el sentido de malestar del cuerpo existiera también en otras regiones de Colombia, aunque él lo desconociera.

Posteriormente la metáfora de “guayabo” como enfermedad se especializó mucho más, dividiéndose en dos sentidos: uno de “tristeza”, como enfermedad del alma, que aparece también en Venezuela según el escritor Rómulo Gallegos en 1935, y uno muy restringido de enfermedad del cuerpo que se padece como consecuencia de la intoxicación con el alcohol, que es el que se forma en Colombia. En portugués, el sentido de “enfermedad” se especializó en el significado de “enfermedad de la mente”.

Así pues, si después de una noche de fiesta usted tiene “guayabo” o se siente “maluco”, podrá estar satisfecho con recordar que el español pasó por un camino muy complejo de evolución y especialización metafórica que le permiten expresar con gran precisión esos dos sentimientos.

Lea aquí: Descachalandrado y replanchigado

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS