2016, otro año de enigmas para la economía en América Latina

Abril 04, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
2016, otro año de enigmas para la economía en América Latina

El comercio repunta, pero no como espera el sector. La inflación sigue bajando, pero el dólar no frena su alza. Expectativas.

Economías crecerán poco, mientras crisis del Brasil podría arrastrar al Continente. Preocupa el petróleo.

Aunque ya han transcurrido tres meses del 2016, poco o nada ha mejorado en las economías de América Latina, acosadas principalmente por el desplome de los precios del petróleo otras materias primas básicas como el oro, el cobre y el carbón, una inflación que avanza y una devaluación que preocupa.

Y no es para menos, la propia Comisión Económica para América Latina, Cepal, pronostica que este año el Producto Interno Bruto, PIB, de  América Latina registrará una contracción del 0,3%, tras venir de otra similar en 2015.

El panorama se ha  complicado más para la región al agudizarse la crisis en el  Brasil, que lleva tres años en recesión— y que retrocederá 3,5% durante 2016, en medio de escándalos de corrupción y malos manejos que tienen envuelto al gobierno de Dilma Rouseff. Ello ha provocado una parálisis de la inversión.

Cabe recordar, que  las economías de Brasil y México representan el 62% del PIB latioamericano, por lo que cualquier coyuntura negativa en esos países impactará al resto del Continente.

Según Alejandro Werner, economista jefe del Fondo Monetario Internacional, FMI, para América Latina, la caída de los precios del crudo ha provocado pérdidas significativas en los ingresos por exportación (estimadas en alrededor de U$S 200.000 millones), y éstas podrían seguir aumentando. Allí el perjuicio es mayor para Brasil, México, Venezuela, Ecuador y Colombia.

Venezuela es otra economía que está afectando al vecindario. Y más ahora con el desplome petrolero y una caída de su Producto Interno Bruto, PIB, del 20% en los dos últimos años, más el acoso de una inflación que supera el 80%, una de las mayores del mundo en un marco de gran convulsión política, escasez de alimentos y pobre inversión privada.

Frente a lo que viene Giovanny Reyes, analista de la Universidad del Rosario, recalca que “el descenso de un 50% en los precios del crudo en más de un 50% seguirá afectando las exportaciones de los países productores, mientras un segundo factor perjudicial  es la fuga y regreso de capitales hacia Estados Unidos que comenzará a presentarse tras el alza de tasas de interés por parte de la Reserva Federal, FED”.

Y como consecuencia de ello, anotó el economista bogotano, se está produciendo un mayor ritmo de las devaluaciones monetarias en las economías latinas  con énfasis en Brasil y Colombia.

Reyes sostiene que más que un oscuro panorama “yo hablaría de un estancamiento, ya que se ha bajado el nivel del crecimiento económico, y en algunos casos la situación pinta más difícil como en los casos de Venezuela y Brasil”.

Por su parte, Eduardo Sarmiento, decano de economía de la Escuela de Ingeniería Julio Garavito de Bogotá, recalca que una de las peores fallas es “que América Latina ha realizado grandes devaluaciones impulsadas por las caídas de los precios de los productos básicos con efectos negativos sobre las exportaciones”, lo cual no ayuda para nada a la recuperación.

Pese a tal panorama, Enrique García, presidente del Banco de Desarrollo de América Latina, CAF, señala que una salida a la crisis podría ser una mayor integración con China, para que se convierta en el mejor socio comercial.

Sin embargo, es un enigma lo que pasará en China, ya que su economía se está desacelerando y América Latina tendría que esperar su recuperación.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad