"No vamos a dar cheque en blanco para la reforma": Presidente de la Asamblea del Valle

Febrero 29, 2016 - 12:00 a. m. 2016-02-29 Por:
Judith Gómez Colley | Editora de Poder El País

Juan Carlos Garcés, presidente de la Asamblea del Valle.

Juan Carlos Garcés, presidente de la Asamblea, dice que no van a aprobar todo a pupitrazo y que se hará control político.

El presidente de la Asamblea Departamental, Juan Carlos Garcés, a quien en la campaña electoral le sorprendió que los vallecaucanos no conocieran a los diputados ni supieran qué hace la entidad, se ha propuesto visibilizar la Corporación y acercarla a la ciudadanía. También asegura que hay que cambiar la imagen de la Duma, empezando por su sede, que está en muy mal estado, mostrar lo que  hace y hacer control político al Gobierno seccional. Garcés sostiene que, debido a que la Asamblea se renovó en un 70 %, donde hay jóvenes con ambiciones políticas, no pueden cometer errores ni ser una corporación “de bolsilllo” ni aprobar todo a pupitrazo. Se estrena como diputado y presidente de la Asamblea, ¿cómo se ha sentido en esa tarea? Bien. Hay mucha  diferencia con el sector privado, de donde vengo, pero he tratado de hacer que las cosas funcionen como una  empresa, tener cercanía con los empleados, unirlos en torno a una  causa: recuperar la Corporación. En campaña me di cuenta que nadie conocía a los diputados ni sabía para qué es la Asamblea. ¿Y a qué atribuye que la Asamblea sea  tan desconocida? Eso se debe al divorcio con los medios de comunicación, que son importantes y es la forma de llegarles a los vallecaucanos. Si  la Asamblea hace muchas cosas, pero se queda callada,  la gente no va a saber qué se hizo.  Otro factor es que  había muchas personas que ya iban de salida, se iban a pensionar y de pronto   no se preocupaban mucho. Pero esta vez es diferente porque hay muchas figuras jóvenes que están pidiendo pista y tienen  ambiciones políticas, eso ayuda a que haya  competencia sana entre diputados y hace que el Valle del Cauca empiece a conocer la Asamblea. Pero la Asamblea Departamental  también es vista como una entidad gris, que no hace nada... Si empezamos a hacer un balance, en este mes y medio hemos hecho visible la Asamblea. Ya se muestra en los medios de comunicación. Para que la  Corporación sea visible es importante trabajar con los medios.  Si no generamos noticia ni cacareamos lo que hacemos los medios no nos hacen visibles.     Si bien es cierto que la Asamblea se renovó en un 70 % y llegaron personas jóvenes, que  tiene el reto de que las  conozcan y cambiar la imagen de la entidad, ¿cómo lo  harán? Desde que llegué a la Corporación y fui designado presidente, acepté el reto de sacar adelante la Asamblea. Por eso propuse la descentralización,   ir a los municipios. Tengo planeado hacer 3 o 4 salidas en el norte, centro del Valle,  Buenaventura para realizar plenarias. Ya las comisiones han ido a Buga y Roldanillo. Es que  la gente de los municipios debe saber qué hace la Asamblea, pues las cosas que se hacen no se conocen. El cambio con nueve mujeres es bueno. El hecho de que no nos podíamos  posesionar sirvió para que la gente estuviera pendiente de la Asamblea.  Las corporaciones de elección popular sufren además de desprestigio la falta de credibilidad... No siento que sea la Asamblea ni el Concejo, es la política en general.  Cuando uno está al otro lado, de empresario, uno marca la política con todo.  Infortunadamente, cuando uno es visible los errores se ven más. Tenemos una responsabilidad, no podemos hacer todo lo que hacen los demás porque, como diputados,  somos una imagen para el Departamento. Pero esta Asamblea ha querido llamar a todos los secretarios y gerentes para que nos  digan cómo recibieron el Departamento y cuáles son los planes de acción que tienen para luego  hacer control político. En un mes a un gerente  no se le puede hacer control político, porque hay que dejarlo trabajar, en seis meses  debe tener ya  resueltos problemas y el   plan de acción funcionando. La gente no cree en ese control político, pues si el Gobernador es amigo le dan pasito y si no lo es se usa para presiones… Sí, es difícil  cambiar la mentalidad de las personas. Lo mismo que le hemos pedido a los secretarios, le hemos pedido a la gente, denos la oportunidad, hay 14 diputados nuevos,  no nos juzguen, estamos llegando, que nos juzguen con el tiempo. Quiero que al final de este año, la Asamblea tenga otra cara  y sea visible en todo el Valle, que la gente sienta que no es una  corporación de Cali. Esta Asamblea es de todos los vallecaucanos y esa es la meta que me he propuesto.    En los últimos años se ha cuestionado a la Asamblea porque se convirtió en apéndice de los mandatarios de turno, les aprobaron todo sin mayor estudio. Esta tiene una coalición mayoritaria a favor de la Gobernadora y  muchos consideran que va a ser de bolsillo... No, no va a ser así.  Si se hace un análisis de las plenarias, en los proyectos de ordenanza que ha pasado la Gobernadora, los que más han hablado  y criticado han sido los diputados de la coalición.  En política se hacen coaliciones, y en  la Asamblea la hay, pero allí hay personas nuevas que estamos empezando en la política  y que no llegamos a  estar solo 4 años en la Asamblea. Nosotros, en este caso, no vamos a cometer errores y queremos hacer las cosas bien.  Yo pertenezco al movimiento de la doctora Dilian Francisca Toro, pero hasta hoy ella ha sido muy respetuosa con mis ideas y lo que hago es porque  es bueno  para el Departamento, y en lo que me equivoque lo hago yo, no necesito ni que me aprieten ni dar cheques en blanco. Si nosotros no buscamos aprobar ordenanzas que sean a favor del Valle del Cauca, entonces a qué estamos jugando y para qué nos eligieron los vallecaucanos. ¿O sea que no van a aprobar nada a pupitrazo? No, nada a pupitrazo. La coalición, entre los proyectos que más ha discutido está el de las facultades para la  reforma administrativa. Nosotros no estábamos de acuerdo en que se reformaran los  institutos descentralizados y ahí nació la discusión y  todos los diputados participaron y el Gobierno Departamental fue claro y respetuoso con la coalición y se sacaron del proyecto.  Pero en dos debates ya le aprobaron las  facultades a la Gobernadora para que haga la reforma y esa iniciativa no tiene mayores estudios ni se conoce a fondo qué es lo que se va a hacer… Hay unos requerimientos. Es claro que en la reforma no se puede pasar del techo presupuestal, hay un presupuesto aprobado y con ese se  tienen que hacer estudios técnicos y modernizar la Gobernación. Teníamos dos opciones: dar las facultades por seis meses o hacer la reforma nosotros, pero cómo vamos a hacerla cuando en la Asamblea no hay recursos.  Nosotros no podemos ponerle trabas al desarrollo del Departamento. Estamos en una era de picapiedra todavía, donde muchas cosas se hacen manualmente, donde  las filas son impresionantes para pagar en la Gobernación, donde hay funcionarios que no van a trabajar y llevan años así  y solo van a cobrar, es la típica corbata. También hay personas que están incapacitadas hace un año. Para el desarrollo y liderazgo del Departamento es importante hacer una reforma. Pero hay sectores que creen que están entregando un cheque en blanco a la Gobernadora… No, no vamos a dar un cheque en blanco para la reforma. Estamos  confiando en la Gobernadora, sabemos de sus capacidades, pero no estamos entregando el control político, vamos a seguir haciéndolo, no podemos delegarlo  ni renunciar a ello. ¿Y cómo se le va a hacer el control político a la reforma? Hay unos compromisos claros que quedaron en la ordenanza. En la reforma van a estar dos personas de los sindicatos y uno de los empleados, porque la preocupación de fondo  que tienen algunos es que haya  masacre laboral, porque lo demás es para tecnificar el  Departamento, que se necesita. Todo se va a hacer  con base en los recursos que hay, como lo establece la ley. Se anunció la recategorización del Departamento,  volver  de categoría especial a la primera,  eso afecta salarialmente a los diputados y se sabe que algunos están molestos. ¿Se van a dar la pela? Ese es un tema que lo tengo que hablar ya directamente porque hay divisiones. En mi caso, estamos hablando de que nos bajarían de 30 a 26 salarios mínimos, tampoco es que sea un golpe tan duro para  que estemos peleando por eso. Aquí lo importante es pensar en los vallecaucanos.  Creo que estamos con un nombre: categoría especial, pero estamos viviendo otra cosa, en primera. Muchos de los diputados dijimos que hay un decreto y que se debe respetar, en este momento estamos en categoría especial, el Gobierno Departamental tiene la opción de demandar el decreto y será la ley la que diga  si estuvo bien o mal. Nosotros no estamos preocupados por el salario. La Asamblea vive en la pobreza absoluta y arrastra un déficit, ¿qué solución hay para lograr el equilibrio y mantenerse sin afugias? Le he pedido ayuda al Gobierno Departamental, debido a que en la recategorización  a la Asamblea le dejaron de girar $1062 millones, los cuales  eran primas legales y cesantías de los diputados pasados y yo, como presidente, tengo que pagar eso. Ellos tienen un derecho. He pedido a la Secretaria de Hacienda que nos colabore, ese es un recurso  que quedó aprobado y la Asamblea trabaja con las uñas. No tenemos para funcionamiento, nos toca comprar las cosas que se necesitan. Eso es muy duro, pero sé que este Gobierno quiere ayudar. He estado conversando para que nos ayuden a arreglar la entrada a la sede, que es terrible, fea, denota pobreza y eso muestra que no es para una corporación como la Asamblea Departamental.  Hay que organizar ese edificio, los baños, ese edificio es de todos. 

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS