Nexos con 'narcos' y paramilitares condenaron a Juan Carlos Martínez

Nexos con 'narcos' y paramilitares condenaron a Juan Carlos Martínez

Junio 10, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Nexos con 'narcos' y paramilitares condenaron a Juan Carlos Martínez

El ex senador Juan Carlos Martínez, llegó a Cali en la mañana de este jueves 15 de marzo.

El exsenador inició relaciones con autodefensas a través de un ex miembro de las Farc. Inpec responde.

Claros nexos del ex senador Juan Carlos Martínez con miembros del Bloque Calima y narcotraficantes de la región son los que se revelan en la sentencia condenatoria de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia contra el político caucano. La Corte desvela como se iniciaron las relaciones con las AUC y los apoyos que habría tenido Martínez para su campaña al Senado en el 2002, al igual que los vínculos con el Cartel del Norte del Valle (ver notas anexas).De otra parte, ayer el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, le respondió a la Corte que por razones de seguridad habría permitido la salida durante diez días del ex senador Martínez de cárcel de El Bosque de Barranquilla hacia la cárcel de Zipaquirá. El Inpec explicó, según noticias RCN, que por solicitud de esa Corte, Martínez debía comparecer a una audiencia pública, el 23, 24 y 25 de febrero. En otro oficio la Corte habría solicitado la presencia del ex senador en Bogotá, el 3 de marzo, lo que, según el Inpec, obligó a la institución, por razones de seguridad, a mantenerlo allá desde el 22 de febrero hasta el 4 de marzo.Las respuestas del Inpec se dieron luego de conocerse que el Alto Tribunal ordenó compulsar copias a la Procuraduría para que se investiguen las razones por las que Martínez permaneció varios días por fuera del penal. Juan Carlos Martínez fue condenado por la Corte Suprema a 90 meses de cárcel por concierto para delinquir agravado el miércoles, tras comprobarse nexos con grupos ilegales.Relaciones con AUCPese a todos los intentos de la defensa para desvirtuar la influencia del Bloque Calima de las AUC en Buenaventura y las relaciones del ex senador Martínez con la agrupación ilegal, en la sentencia de la Corte Suprema son claras las evidencias de esos vínculos. La Corte estableció que los contactos con Martínez se iniciaron a través del jefe político de las AUC, Carlos Efrén Guevara Cano, alias Fernando Político, quien manejaba la dinámica electoral, dado que había sido candidato a la Alcaldía de Dagua y tenía contactos con servidores públicos. Según la Corte, el ex congresista se venía relacionando con ‘Fernando Político’ desde cuando éste militaba en el Frente 30 de las Farc, estructura a la que pertenecieron la mayoría de los cabecillas del Calima. Esas relaciones eran autorizadas por alias H.H., jefe del Bloque Calima, “con el fin de contar con una persona que en el Senado influyera por la región”. También se destaca el papel que juega el ‘para’ Juan Aristizábal Ramírez, alias El Fino, jefe financiero del Bloque Calima, y quien facilitaba el dinero a ‘Fernando Político’ para que se desplazara a los encuentros con los políticos, entre ellos Juan Carlos Martínez. En el fallo se indica que hay testimonios entre ellos el del mismo ‘El Fino’ que dijo que en varias ocasiones ‘Fernando Político’ le pidió dinero para reunirse con Martínez , “de quien decía era avalado por los narcotraficantes los hermanos González del Bajo Baudó”.Esos nexos darían sus frutos en el 2002 cuando Martínez es elegido senador, dejando en claro la incidencia política de las AUC en Buenaventura, cuyos miembros decían por quién votar. Nexos con ‘narcos’En el fallo de la Corte también quedan claras las relaciones del ex senador con reconocidos narcotraficantes del Pacífico y la alianza que hicieron estos con las AUC para apoyar a Martínez en su campaña al Senado.Allí se menciona una propuesta que miembros del narcotráfico en Buenaventura hicieron a las AUC a través de ‘El Fino’, jefe financiero de esa agrupación, para que apoyarán a Juan Carlos Martínez, considerando los nexos de éste con los hermanos González Rivas y Olmes Durán Ibargüen, reconocidos narcotraficantes.Esta propuesta, dice la Corte, fue favorecida por el hecho de que el Bloque Calima se financiaba con la ‘cuota o impuesto de gramaje’ que se le cobraba a estos narcotraficantes y a otros que hacían presencia en el puerto de Buenaventura. Ese dinero era recaudado precisamente por el Jefe Financiero del Bloque Calima. También se resalta “un vínculo muy cercano y conveniente de amistad” de Martínez con Durán Ibargüen, a quien conocía desde joven y al que apadrinó en su boda en el 2003 y de quien, según dice el fallo, aceptó el apoyo para su campaña electoral del 2002, pese a que en el proceso investigativo trataron de demostrar relaciones distantes. Además se menciona como Martínez a través del MPU le dio el aval político a un primo de Durán para que aspirara al Concejo del Bajo Baudó, Chocó, en el 2003. Se afirma en la sentencia que en el 2006 Martínez y Durán controlaron las elecciones al Senado en esa población. En ese mismo año, el ex senador recibiría el respaldo del Cartel del Norte del Valle, lo que le permitió incrementar la votación en Cartago.Cuentas electoralesLa injerencia de las AUC en las elecciones del 2002 es corroborada para la Corte con los resultados obtenidos ese año por Martínez para el Senado.De acuerdo con el Alto Tribunal, de los 46.394 votos que logró en esas elecciones el político, 15.412 los obtuvo en Buenaventura, superando ampliamente a Dilian Francisca Toro, la segunda candidata, que tenía más fuerza electoral en el Valle y quien obtuvo apenas 4.353 votos. Ninguno de los restantes aspirantes superó el 2%.En el fallo se comparan esos resultados con los del 2006 (5.008 votos) para dejar al descubierto la disminución que tuvo el senador, cuando ya se había desmovilizado el Bloque Calima. Al analizar los resultados y desvirtuar las explicaciones del acusado, la Corte concluye que “no era la maquinaria política tradicional, ni la trayectoria electoral de Martínez el sostén que determinaba su fuerza política, eran otras “fuerzas” ajenas al ejercicio democrático que no podía explicar sin autoincriminarse”.También llamó la atención como el ex senador logró incrementar sus votos en otras zonas del Valle, en especial en Cartago, que le aportó la segunda votación, pues de los 23 sufragios del 2002 pasó a 5.011, lo que la Corte consideró “un verdadero fenómeno de atipicidad electoral”. El tribunal trae a colación un estudio de la Fundación Seguridad y Democracia que reveló que parte de la estructura del Bloque Calima se desplazó al norte del Valle y seguiría operando para el Cartel del Norte del Valle. Se suma la declaración de María Nancy Montoya , quien le dijo a la Corte que Martínez habría tenido nexos con ‘Rasguño’ en las elecciones del 2003.Contradicciones Fueron varios los testimonios contradictorios que encontró la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia durante el proceso contra Juan Carlos Martínez. Entre ellos se destacan las declaraciones de alias El Fino, quien quiso desvirtuar los testimonios de las reuniones de ‘Fernando Político’ con el ex senador. También se registraron declaraciones de miembros de las AUC que trataron de restar importancia a la influencia política y la gran presencia que tenía esa agrupación ilegal en el puerto de Buenaventura. Otras contradicciones se dieron en las declaraciones del extraditado narcotraficante Olmes Durán Ibargüen y del propio Juan carlos Martínez, quien según la Corte, trataron de demostrar que no tenían una relación cercana, pese a que se conocían desde hacía varios años, vivieron en el mismo barrio y tenían un trato muy familiar. A eso se suman los resultados electorales obtenidos en el 2006 por el ex senador en Buenaventura, donde bajó su votación y cuyas explicaciones sobre ese hecho, entre ellas que ya no hacía tanta presencia en esa ciudad, la eliminación de la foto del tarjetón y la pérdida de la Alcaldía, no convencieron, dado que el mismo dirigente había reconocido que su organización política había sido la más importante en los últimos 10 años en el Puerto.A la Corte le llamó la atención cómo en el 2002, el candidato de Martínez, Jaime Borja es elegido alcalde de Buenaventura con 47.000 votos, para lo que contó con la base política del ex senador, pero éste con la misma estructura no logra sostener su votación en el 2006

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad