El departamento era un cadáver insepulto cuando lo recibí: Ubéimar Delgado

Escuchar este artículo

El departamento era un cadáver insepulto cuando lo recibí: Ubéimar Delgado

Julio 07, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Judith Gómez Colley, editora de Poder.
El departamento era un cadáver insepulto cuando lo recibí: Ubéimar Delgado

Ubéimar Delgado, gobernador del Valle del Cauca.

El gobernador Ubéimar Delgado, quien cumple un año en el cargo, dice que se dedicó a organizar al Departamento. “Recibí un cadáver insepulto”.

El gobernador del Valle del Cauca, Ubéimar Delgado Blandón, tras doce meses de estar al frente del cargo, aunque refleje un poco de cansancio, se le nota optimista frente a lo hecho hasta ahora y al futuro del departamento.Asegura que organizó la casa y sabe a ciencia cierta con qué cuenta y cuál es el rumbo a seguir en los próximos años, pese al apretón financiero que se vive actualmente. También se defiende de los señalamientos politiqueros que se le hacen desde algunos sectores.De su gestión y del devenir del Valle, el Mandatario habló con El País. Usted completa su primer año al frente de la Gobernación y para algunos ha hecho la tarea en parte, para otros no. ¿Siente que sí está cumpliendo? Por supuesto que sí, pero hay que tener claro que los recursos propios de la Gobernación estuvieron congelados por un año, o sea que estábamos con los brazos cruzados por la reestructuración de pasivos, la Ley 550 obligó a eso. En este año lo que hicimos fue gestión ante el Gobierno Nacional y obtuvimos muchos logros que no comprometen los recursos del Departamento. Uno importante son los $30.000 millones para resolver el problema de la congestión de la vía Cali-Candelaria. Cuando llegó había un caos administrativo y dijo que estaba limpiando la casa. ¿Ya la terminó de limpiar? No es fácil en un año decir que todo está organizado. Tanto al alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, como a mí, nos tocó organizar la casa. En la Gobernación hemos avanzado, las cosas hoy en día pintan para el Valle del Cauca, mejor de lo que recibimos. Hay optimismo, ya sabemos para dónde vamos, que tenemos que pagar las deudas en 5 años, ahí nos dimos la pela. Sé que me va a tocar hacer lo que le correspondió a Jaime Castro en Bogotá, que organizó la Alcaldía y fueron otros los que lograron hacer un buen gobierno o hacer inversión en varios frentes.¿Eso quiere decir que usted no va a dejar obras que mostrar en el Valle?Sí vamos a hacer obras, pero por la experiencia que tengo como gran gestor. Soy el gran impulsor del Malecón de Buenaventura, la Alcaldía de Buenaventura aportó solo $7.000 millones, el Gobierno Nacional, $5.000 millones, en cambio lo que aporta la Gobernación por regalías son $15.000 millones, eso lo hago porque queremos darle una gran imagen a Buenaventura, que pase de ser solo un puerto a tener mejor calidad de vida. En el paisaje cultural cafetero estamos invirtiendo $3300 millones por regalías, las transversales del Valle las vamos a hacer al igual que el Malecón en Calima–El Darién, el puente de Juanchito. También estamos aproximándonos a las 20.000 soluciones de vivienda, y sé que cumpliremos con las 50.000, que ningún gobierno anterior había hecho.El Contrato Plan nos va a permitir priorizar las obras para los próximos 5 años. Con la fórmula que presenté, los 42 municipios van a tener vías secundarias y terciarias desarrolladas.A propósito del Contrato Plan, usted tuvo un enfrentamiento con 11 municipios que lo venían trabajando y al final se salió con la suya: inversiones para todo el Valle. ¿Se siente ganador? No. Aquí no deben haber vencedores ni vencidos, al contrario, que todos ganemos, que gane el Valle del Cauca porque aquí no hay interés de parte del Gobernador en algún proyecto en particular, lo que quiero es que todos los 42 municipios tengan proyectos, pero con pertinencia en la región. ¿No cree que fue un mal mensaje a nivel nacional esa pelea entre once municipios y el Gobernador del Valle?No, porque el Gobierno Nacional no había comprometido recursos para ningún municipio del Valle, había mala información, no había aprobado proyectos, es más, ni siquiera se había presentado, solamente eran unos titulares. Para mí no hubo enfrentamiento. Con el alcalde de Cali tengo las mejores relaciones, lo que había era posiciones naturales, lógicas. El Gobernador lo que quería era desarrollar obras en los 42 municipios. Dicen que dio la pelea con el Contrato Plan porque se avecina una campaña electoral y que usted quiere fortalecer su grupo político en los municipios. ¿Qué responde ante eso?Es una apreciación injusta y no tiene ningún sustento, porque si dijera que estoy preocupado por a, b o c proyecto me podrían calificar de esa manera, pero cuando Ubéimar Delgado, como gobernador pide es porque juré como gobernador de los 42 municipios y cumplo con mi función constitucional. Y si por cumplir mi deber me están señalando, es equivocado, entre otras cosas, porque no hay candidatos en este momento. Esa apreciación me parece no solo injusta sino como traída de los cabellos.Pero a usted muchos lo ven como un gobernador politiquero... No entiendo porqué, ni cuál es la razón. Hay un gabinete más técnico que político, hay dos políticos en mi gobierno: el Dr. Homero y mi persona, los demás representan a los partidos, pero son técnicos. Lo que pasa es que no se nos ha terminado ese canibalismo vallecaucano y si un gobernador como Ubéimar Delgado, que está desprendido de la política, quiere hacer un buen ejercicio y le da apertura a todos los grupos políticos, a los empresarios, a la cultura, al arte y todos los sectores, lo critican. Pero no critican que hay representantes del sector privado en el gobierno, yo no le puedo dar todo al sector privado, tengo que darle una oportunidad a la academia. ¿Prevé algún ajuste al gabinete? Si un secretario no cumple con lo que quieren los vallecaucanos, obviamente habrá que cambiarlo, pero no porque lo digan. Hay que dar un poquito más de espera, porque este departamento apenas se está organizando, los funcionarios apenas están dando resultados, casi todos, se han puesto la camiseta y hay que darles la oportunidad. Es probable que tenga que hacer algunos ajustes, pero quiero ser previsivo en los cambios.Líderes de distintas poblaciones del Valle aseguran que a usted le hace falta más presencia en los municipios...La verdad es que el nombre de Ubéimar Delgado generó mucha expectativa y la gente no entiende que los recursos estaban congelados, que no había dinero. Para poder sacar el departamento adelante, lo que me queda es hacer gestión en Bogotá y jalonar recursos. Ahora, además de la Ley 550, se nos viene la Ley de Garantías que no va a permitir hacer inversión. Me tocará un año electoral. Encontró un departamento sin recursos y endeudado ¿Cómo está hoy la situación financiera? Las deudas ya están organizadas. El Gobierno Nacional me felicitó porque no creía que en tan poco tiempo se lograra un acuerdo de pago para 5 años. Estamos pagando $150.000 millones en este momento, más que todo, deudas laborales y pensionales, las priorizamos. De los $433.000 millones de deuda que nos dejaron, estaríamos pagando casi el 50 % en enero, la mitad de la deuda. La otra mitad se pagará en los próximos 4 años, de tal manera que eso va a ser muy bueno dejar un departamento saneado.Recibí un departamento como un cadáver insepulto y ahora estamos dándole prácticamente respiración boca a boca.En el sector universitario existe una gran preocupación por las regalías para ciencia y tecnología. A sus proyectos no les prestan atención y temen por los recursos. ¿Qué es lo que pasa? No tienen porqué estar preocupados porque si hay una gobernación que tiene la atención puesta en la ciencia, la tecnología y la innovación es esta. Planeación Departamental viene haciendo bien las cosas. Si alguien ha demostrado que me gusta apoyar los sectores académicos, he sido yo. Entregué a la academia el HUV. Lo que pasa es que si hay un proyecto de una universidad que se lleva $32 o $33.000 millones, no se puede beneficiar una sola, porque tenemos muchas universidades y los pocos recursos hay que distribuirlos con igualdad.La Gobernación se comprometió a aportar $5000 millones a los Word Games, que inician en unos días, pero no lo ha hecho. ¿ Qué pasa con eso?La Gobernación ha venido cumpliendo. Indervalle pagó US$50.000 como garantía por el derecho a los juegos en 2009. Desde que se firmó el contrato hasta ahora, la Gobernación ha aportado $7000 millones en logística, invitaciones, personal año por año. Para escenarios se invierten $1.650 millones. Con la Licorera se va a patrocinar lo cultural. Estamos cumpliendo. La Licorera del Valle se ha convertido en un problema para el Departamento. ¿Sí ha salido a flote o sigue mal?No ha salido a flote aún y sigo preocupado. El doctor Víctor Julio González está haciendo diferentes intentos por salvar la empresa, pero nos está perjudicando el contrabando y los alambiques, hay elaboración de aguardiente, una fábrica a la sombra y adulteración. El problema de la licorera es que tiene muchos enemigos.¿Qué ha sido lo más fácil de este primer año y lo mas difícil?Fácil, nada; difícil, todo. Pero la vocación del servicio público nos anima, porque trabajo de domingo a domingo para tratar de hacer las cosas bien. Veo mucho compromiso en los secretarios y gerentes. Casi todas las empresas estaban quebradas, para cerrarlas, pero las estamos sacando adelante. La Lotería, Infivalle y Telepacífico ya producen. ¿Siente que ha tenido el suficiente apoyo de la dirigencia, de la gente?Sí ha habido apoyo, pero lo que pasa es que ellos no aportan recursos. Todos son buenas intenciones, todos dicen el gobernador lo está haciendo bien, obviamente la perfección no existe, ni existirá, soy un ser humano que me puedo equivocar. Estoy atento a todo lo que hacemos y todos los días averiguo por las finanzas, por los proyectos. La persistencia me ha dado resultados. Soy incansable en el tema de seguridad. Me preocupa mucho que el Valle del Cauca no esté a tono con los tiempos modernos en capacitar a sus jóvenes en la educación para el trabajo. ¿Un año después se arrepiente de estar en el cargo?A veces me aburre. No puedo negar que estoy aburrido, porque hay problemas que aparentemente son incidentales, que no tendrían por qué ocurrir, si el derecho y las cosas correctas son el camino más fácil. Si hay algo incorrecto, soy muy duro y radical. Además, yo no perdono cuando las cosas no salen bien.Pero también ha demostrado que no acepta la crítica...Lo dice por lo de la tutela al columnista. Le digo una cosa, si un columnista dice la verdad, lo pondero y lo recibo con voluntad y de buena fe, pero cuando yo veo que es con saña, por insidia y calumnia, no. Ahora dicen que el gobernador no acepta la crítica, no, lo que no acepto es la injusticia y la mentira, además, porque a veces lo hacen con malévola intención, buscan la manera de embolatar a la audiencia con cosas que no son ciertas.Si ya organizó la casa, ¿en lo que resta de su gestión en qué se va a enfocar?En las obras que podamos realizar en los municipios, sobre todo en los más necesitados. Voy a enfocar mis esfuerzos en jalonar recursos nacionales para invertirlos en los municipios y crear oportunidades de trabajo, para vivienda, para vías secundarias y terciarias, que es un grave problema que tiene el Valle. Yo sueño mucho en estos dos años y medio que me faltan. Voy a dejar un departamento saneado y con obras. ¿Sigue recibiendo presiones?No. La gente cuando hace política, exige. Eso lo entiendo, pero la comunidad debe entender que no hay recursos y los pocos que se logren es para ejecutarlos muy bien. Ando con lupa para ver dónde puedo ubicar bien la poca plata que hay. Todos piden cosas. Hay una cosa que no permito, hoy todos los sectores buscan cómo beneficiarse de lo público, y les digo: ‘alto, por ahí no es, conmigo no lo van a hacer’. Ningún sector va a lograr beneficiarse de lo público mientras sea gobernador.¿Cuando llegó tomó decisiones polémicas como una reforma, no renovó el contrato con el Centro de Diagnóstico Automotor. ¿Le ha dado los resultados que esperaba eso? El Decreto 1650, no ha tenido la plenitud de su implementación por falta de plata, pero sí me ha llenado las expectativas. En rentas estoy contento, porque estamos en un empate técnico con lo que recibía el Centro de Diagnóstico. Hoy se ha recaudado el 40 % de lo que debíamos recibir en el año. Ese contrato no se renovó porque la ley lo impedía. A finales de año nos daremos cuenta cómo terminó el recaudo, pero eso salió bien.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad