Escuchar este artículo

El dilema de planificar con o sin hormonas

Agosto 03, 2020 - 05:31 p. m. Por:
Valentina Azcárate Hernández, integrante del Semillero de Periodismo UAO - El País
Planificación con o sin píldoras

Ahora, las mujeres para planificar buscan métodos que no les generen efectos secundarios

Foto: Istock / El País

Durante estos meses de confinamiento, unas 47 millones de mujeres de países de bajos recursos no podrán acceder a métodos anticonceptivos, lo que prevé una cifra de 7 millones de embarazos no deseados en el mundo. Así lo dio a conocer recientemente la Organización de las Naciones Unidas, ONU, basada en un informe del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA).

Aunque en Colombia no hay estudios actualizados sobre este tema en la pandemia, sí se puede observar que los métodos de anticoncepción sin hormonas cada vez toman más fuerza y son una opción importante en la vida de las mujeres colombianas para planificar.

Actualmente las mujeres tienden a elegir métodos que no produzcan efectos sistémicos, es decir, en todo su cuerpo, o que no tengan efectos secundarios, no deseados, tales como el aumento de peso, las manchas en la piel, cambios frecuentes en el humor y pérdida del deseo sexual. Lastimosamente estos efectos se generan por el uso de los métodos de planificación como la píldora, inyección, implantes y parches. Sin embargo, el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia señala que estos métodos son muy confiables para evitar los embarazos y aconseja siempre acompañarlos del uso de preservativo para no contraer enfermedades de transmisión sexual.

De acuerdo con la ENDS, Encuesta Nacional de Demografía y Salud del 2015, del 81 % de mujeres entre los 13 y 45 años que usan algún método para planificar, el 7 % usa píldora, el 14 % inyección, el 5 % implantes, el 6 % solo preservativo y el 5% la DIU. De estas formas de planificar solo la DIU, T de cobre, un dispositivo intrauterino, es un método libre de hormonas, con 99 % de efectividad y hasta 12 años de duración, pero puede causar fuertes cólicos y periodos de sangrado. Además, en Colombia solo pueden usar este método las mujeres que hayan tenido hijos.

Otra forma de planificar sin hormonas es el preservativo, un método de barrera, llamado de esta forma porque al usarlo bloquea la eyaculación y previene el embarazo.

Cabe adicionar que un 19 % de mujeres colombianas no usan métodos de planificar modernos y un 5 % aún usa métodos tradicionales como el ritmo y coito interrumpido. Claramente los tradicionales son los menos recomendados por profesionales al ser poco eficaces.

Planificación sin hormonas

Planificación

En el mercado existen múltiples métodos de planificación dirigidos a las mujeres, cada uno con características propias que pueden ajustarse a necesidades particulares.

Foto: Freepik

Ante este panorama, han surgido dispositivos para planificar sin hormonas, como lo es el monitor de fertilidad Daysy Latin, una herramienta que, a través de la toma de temperatura basal diaria (la temperatura más baja que alcanza el cuerpo en reposo), permite conocer los días fértiles y no fértiles de la mujer, para saber qué días puede tener relaciones sexuales, sin protección, o qué días debe abstenerse o tener relaciones con un método de barrera. Esto lo hace acompañado de una aplicación móvil que se puede descargar al obtener el monitor.

Al comenzar a usar el monitor Daysy, se sincroniza con la aplicación desde el celular, donde se puede ver la información sobre el ciclo menstrual y los datos predictivos, además se puede compartir esta información con la pareja.

Daysy Latin se basa en el algoritmo matemático llamado Lady Comp, este puede obtener estadísticas y efectuar análisis sobre el ciclo menstrual, gracias a la investigación, conocimiento y experiencia de millones de ciclos menstruales de mujeres previamente estudiadas, para detectar la ovulación y los días no fértiles de manera segura. También indica el tiempo exacto de la ovulación con una precisión clínicamente comprobada de más del 99 %. Este dispositivo es respaldado por profesionales como la doctora Lucy Abdala Facog, especializada en Ginecología Mínimamente Invasiva.

“Empecé a planificar con Daysy porque decidí desintoxicar mi cuerpo de las pastillas, las hormonas me causaban poco deseo de tener relaciones sexuales. Cuando las dejé las emociones volvieron, fue como volver a sentir de nuevo. Al principio tuve mucho miedo porque no tengo intenciones de quedar embarazada, pero antes de hacerlo leí mucho al respecto y sobre el algoritmo que maneja el monitor. Tener una alternativa libre de hormonas me ha hecho sentir segura”, comentó Natalia Betancur, una mujer de 31 años que lleva un año y medio usando este dispositivo.

María del Mar López, de 26 años, y Daniela Ossa, de la misma edad, al igual que Natalia, dejaron la planificación con hormonas porque tuvieron pérdida en su libido sexual, y sus cambios de humor eran frecuentes en su diario vivir. Aseguran que al dejar este tipo de planificación, el organismo de todas ellas mejoró.

“No disfrutaba tener intimidad con mi pareja o ni siquiera me gustaba propiciar el momento porque no quería, mantenía del mal humor, además subí mucho de peso y se me manchó la piel, todo por la planificación con las píldoras”, comentó María del Mar, versión que concuerda con el caso de Daniela: “usaba la inyección para planificar y estaba pasada de peso, mi libido sexual había bajado, a veces quería tener intimidad, otras veces no quería ni un abrazo”.

La doctora Abdala aseguró que “el método de planificación ideal es aquel que tiene 100 % de seguridad sin efectos secundarios, desafortunadamente, este método no existe, aunque Daysy es un dispositivo de gran seguridad para evitar o planear un embarazo, facilitar el método natural de planificación familiar y empoderar a la mujer sobre su sexualidad. Pero lo ideal siempre es que cada mujer asista a un profesional para saber qué método es el más recomendado para ella según sus características y preferencias”. Agrega que el Daysy Latin no protege contra enfermedades de transmisión sexual, tiene una duración de 7 años y cuenta con sellos como el Invima y Digemid. En contraste, MinSalud considera la medición de temperatura basal como un método poco eficaz y de alta falla.

Asimismo, la doctora María Consuelo González, ginecóloga y obstetra especializada en cirugía ginecológica laparoscópica, indicó que se ha convertido en una tendencia que las mujeres quieran un método para planificar de larga duración y sin efectos sistémicos y secundarios, pero no recomendaría un monitor de fertilidad para esto porque al no contener sustancias hormonales no puede haber seguridad sobre su efecto. Considera que lo importante es encontrar el método hormonal correcto para cada mujer, “creo que se han generado muchos mitos frente a la planificación hormonal y esto se ha convertido en ignorancia. Mientras que cada mujer encuentre las hormonas adecuadas para su cuerpo, puede planificar hormonalmente sin generar problemas en su organismo”.

No obstante, la ginecóloga González considera que el SIU, un pequeño dispositivo que se introduce en el útero de la mujer, con muy poca carga hormonal, como la Mirena y Kyleena, también son formas de planificar que están en tendencia y pueden tener mejor efecto que un monitor de fertilidad, pues tienen una acción local, es decir, no causa efectos sistémicos porque su acción es directa en el útero de la mujer y se libera de manera continua.

Aunque se han generado mitos alrededor de estos dispositivos, como que dejan infértiles a las mujeres, González sostiene que, “al dejar de planificar con estos dispositivos, las mujeres recobran su fertilidad de un 76% hasta un 96 %”.

Ambas profesionales, González y Abdala, concuerdan en que lo mejor para cada mujer es consultar a su especialista para saber qué método de planificación es ideal para su cuerpo y cuál se alinea con sus preferencias.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS