El aspecto de las uñas puede advertir la presencia de diferentes enfermedades

El aspecto de las uñas puede advertir la presencia de diferentes enfermedades

Mayo 19, 2019 - 07:55 a.m. Por:
Valentina Ruiz, del Semillero de Periodismo UAO – El País
uñas

Especialistas recomiendan prestarle atención al aspecto de las uñas porque estas pueden advertir la presencia de enfermedades.

iStock/El País

Dependiendo de su largo, color o limpieza, las uñas han sido, a través de la historia, grandes ‘aliadas’ para distinguir la clase social a la que pertenece una persona.

Hoy en día, por medio del cuidado de las uñas no solo se refleja una buena imagen, sino que a través de ellas se pueden diagnosticar enfermedades, lo que permite deducir que estar pendiente de las uñas de manos y pies no es solo cuestión de vanidad si no de
salud.

Las uñas funcionan como indicador de salud para el cuerpo, ya que según su estado, forma, texturas y color pueden diagnosticarse anomalías en el organismo. Algunas de estas anomalías son muy comunes, otras raras y unas más peligrosas y se pueden detectar a través de las uñas, pero muchas veces las ‘uñas nos hablan’ y no las escuchamos.

De acuerdo con el informe sobre enfermedades de las uñas, de la Biblioteca de Salud de Estados Unidos, el aspecto de estas puede ser un indicador del estado general de salud de una persona. “Las uñas saludables suelen ser lisas y de un color uniforme. Los tipos específicos en la decoloración de las uñas y cambios en la tasa de crecimiento pueden indicar varias enfermedades: pulmonares, cardíacas, renales y hepáticas, así como diabetes y anemia. Las manchas blancas y las crestas verticales son inofensivas”, reza en el artículo.

El doctor Felipe Cañas, residente de la especialización de Cardiología de la Universidad Icesi explica algunos ejemplos:

Uñas estriadas o uñas veau: como su nombre lo indica, al igual que salen estrías en el cuerpo, en las uñas también, pues salen surcos de lado a lado. “Usualmente el surco es profundo y puede afectar las 20 uñas.
Generalmente es la manifestación de que el crecimiento de la uña estuvo inhibido por lo menos una o semanas y pueden aparecer en pacientes que han padecido de varicela, neumonía o un infarto. También, con problemas de paratiroides (glándulas ubicadas en el cuello). Las personas que tienen este patrón en las uñas es porque una enfermedad ha comprometido todo el cuerpo, por lo que es muy poco probable que sea la primera señal de una enfermedad”.

Uñas en forma de vidrio de reloj o de palillos de tambor: Es otro tipo de manifestación de una enfermedad sistémica en la punta de los dedos y las uñas de las manos y de los pies. Se cree que se debe a la formación de tejido conectivo y vasos sanguíneos nuevos en respuesta a una baja cantidad de oxígeno en la sangre y a factores de crecimiento liberados por las plaquetas (células de la sangre encargadas principalmente de detener sangrados y la reparación de tejidos dañados).

Ahora bien, las afecciones que más están relacionadas con esta forma en los dedos y las uñas son algunas enfermedades pulmonares, especialmente infecciones, cáncer de pulmón y defectos congénitos del corazón, es decir, personas que nacieron con alguna enfermedad cardiaca que hace que la sangre venosa se mezcle directamente con el corazón.

Estas enfermedades, pulmonares y cardíacas, se relacionan con baja cantidad de oxígeno en la sangre y activación de las plaquetas, que finalmente ocasiona que las puntas de los dedos y las uñas cambien.
La transformación hacia la forma de palillos de tambor se demora en aparecer, pero sí pueden ser la primera manifestación de una enfermedad especialmente pulmonar.

Uñas con agujeros o pequeños huecos: pueden ser causa de malos hábitos o de un golpe, pero si aparecen de un día para otro, la uña indica psoriasis que “es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel, asociada a la activación de linfocitos. Su prevalencia es muy alta tanto como que 5.6 millones de caucásicos la padecen hoy por hoy en los Estados Unidos. En la actualidad se considera una enfermedad autoinmune que en principio tiene que ver con la inmunidad innata, pero sobre el tiempo involucra inmunidad adaptativa. Se manifiesta con placas rojas con escamas plateadas en la superficie y puede tener diferentes grados de extensión. Tiene muchas implicaciones sistémicas y puede afectar la vida laboral o la vida productiva del paciente que la padece”, explica el doctor Ricardo Augusto Rueda Plata, especialista en dermatopatología.

Coiloniquias o uñas cóncavas, en cuchara: Son muy delgadas y quebradizas, se ven en pacientes que tienen déficit de hierro. Cabe resaltar que el déficit de hierro no siempre se acompaña de anemia. Quiere decir que hay pacientes con hemoglobina normal, pero con deficiencia de hierro, así empieza a aparecer esta forma cóncava en las uñas. Se ven reflejadas en mujeres que tienen ciclos menstruales muy abundantes o pacientes con enfermedad cardiaca avanzada, y otras enfermedades relacionadas con sangrado crónico.

Cañas especifica que “las enfermedades que se detectan en las uñas son muy pocas veces las primeras manifestaciones de una enfermedad sistemática, por lo menos desde el punto de vista cardiovascular”.
Por otra parte, la dermatóloga-dermopatóloga Liliana Eugenia Muñoz explica que “la capa de las uñas siempre debe ser uniforme y delgada. Cuando estas se ponen de un grosor excesivo, podrían advertir problemas con los pulmones, presencia de hongos, psoriasis”. Del mismo modo, si se torna amarillenta, es otro tipo de diagnóstico, como un hongo. O si la uña empieza a ponerse pálida, podría ser anemia.

Uñas con manchas o líneas oscuras: “El tono normal de cualquier superficie de una uña debe de ser rosa con un poco de color blanco en la parte de la base de la misma. Si aparece color verde, podría haber alguna infección bacteriana. Si se torna hacia un color un poco azulado o morado, esto podría hablar de problemas de oxigenación en la sangre”, comenta la doctora Muñoz. Generalmente puede que aparezcan por un golpe, si el color no desaparece puede que sea melanoma, es decir, cáncer en la piel.

Uñas con hongos: Esto es algo muy común, pero estas infecciones por hongos inician con una mancha blanca, luego amarilla y según el tipo de hongo va progresando hasta el punto de desprender o desaparecer la uña.

Uñas quebradizas: Hay diferentes causas por las cuales las uñas se vuelven quebradizas, como por ejemplo, deficiencia de ácido fólico, vitamina C, proteínas, anemia o desnutrición grave. Y si además, presentan hoyuelos, puede ser psoriasis.

Comerse las uñas trae consecuencias

Carlos Ignacio Duque, odontólogo ortodoncista, explica que “comerse las uñas implica varios procesos. A nivel dental, puede generar desgaste de los dientes por el continuo masticar de las uñas, por la fricción que genera. Si los dientes han sido restaurados con resinas habrá fractura de dicho diseño y a nivel gastrointestinal, se puede producir también daños, ya que las manos son un reservorio de bacterias, sobre todo en las uñas, y al estar en la boca son deglutidas por el paciente, entonces puede haber cantidad de gérmenes que podría llegar a una patología como la gastroenteritis”.

Cómo tener uñas saludables

La dermopatóloga Muñoz recomienda que para tener unas uñas saludables y evitar cualquier enfermedad de estas es importante cortarlas y limarlas periódicamente. Las uñas de los pies deben cortarse de forma recta, para evitar uña encarnada o enterrada.

No se debe limar la superficie de la uña, ya que esto produce descamación por capas en ella.

Asimismo, la queratina que forma la lámina de la uña se deshidrata fácilmente con prácticas como mojarse frecuentemente, uso de químicos como esmaltes, removedores, para lo cual es necesario usar cremas especializadas para uñas que ayudan a su crecimiento sano y fuerte.

También se debe tener implementos propios, de tipo personal, para el arreglo de las uñas y así evitar la transmisión de infecciones por mala esterilización. Hay que evitar el uso de uñas acrílicas o postizas, como también el uso de pegantes debido a que estos debilitan la superficie de la uña. Además, no se recomienda cortar o retirar la cutícula, puede que se inflame o infecte, ya que se altera la anatomía del pliegue (cutícula) dejando un espacio abierto entre la uña y la piel para que entre cualquier tipo de infección, bacteriana, micótica  o se generan deformidades definitivas de las uñas.

Igualmente, la limpieza debajo de las uñas debe hacerse delicadamente y evitar el despegamiento del borde de la uña (onicolisis) y usar calzado cómodo y amplio, para evitar las uñas encarnadas.

Por último, se debe evitar introducir objetos metálicos por debajo de la uña, ya que estos objetos metálicos, generan el despegamiento del borde distal o lateral de la uña o la llamada onicolisis, la cual en ocasiones se puede acompañar de síntomas inflamatorios, manifiesta la Dra Liliana Eugenia Muñoz.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad