Diez consejos para cuidar la salud mental de niños y adolescentes

Escuchar este artículo

Diez consejos para cuidar la salud mental de niños y adolescentes

Agosto 02, 2020 - 07:55 a. m. Por:
 Stephanie Upegui, especial para El País
Educación en casa

Brindarles la oportunidad para que ellos sigan interactuando con amigos y familiares mediante plataformas virtuales; abrir espacios para la creatividad, el juego y el arte; tener armonía en el hogar, algunos de los consejos de los expertos para que padres y docentes sepan manejar hoy los estados de ánimo y la incertidumbre en los menores.

Istock / El País

L a salud mental de los niños y adolescentes se ha visto afectada por el cambio radical en su estilo de vida a causa de la contingencia sanitaria por la que atraviesa el mundo a raíz del Covid-19, puesto que no pueden realizar las actividades a las que estaban acostumbrados antes del aislamiento obligatorio impuesto por el Gobierno nacional.

Actualmente, estos menores se encuentran en vacaciones, sin embargo, próximamente volverán a sus rutinas y deberán cumplir con las obligaciones escolares, ya sea de manera virtual o conjugando la alternancia.

Sharon Bermúdez, psicóloga del Colegio Franciscano de Pío XII, aseveró que “antes de que los estudiantes salieran a vacaciones nos habían reportado situaciones de estrés, angustia, y algunos casos de posible depresión por la pandemia. Ellos han sentido que se han exacerbado síntomas como: zozobra, desesperanza, no ven opciones positivas, nada les llama la atención”.

Puede leer: "El covid-19 nos hizo entender la fragilidad de nuestro conocimiento científico": Maurizio Marvisi

Para los niños y adolescentes es muy importante la interacción social y tener una relación con el entorno. Esto es fundamental para el desarrollo y la formación de la sociedad, pero a causa del confinamiento obligatorio este proceso se ha detenido.

Uno de los impactos más grandes en la salud mental de los estudiantes ha sido el hecho de que los niños y jóvenes no están socializando con sus pares como lo hacían habitualmente.

Ellos han perdido su centro de socialización y de intercambio de experiencias como lo es el colegio, opina Carolina Mera Martínez, psicóloga de preescolar y primaria del Liceo Francés Paul Valéry. Por ese motivo, los padres y profesores deben buscar estrategias y alternativas para minimizar los factores de riesgo en la salud mental de los niños, niñas y adolescentes.

Por todo lo anterior, psicólogos brindan a los padres de familia y docentes diez consejos para fomentar la salud mental en los niños y adolescentes que pronto deberán estudiar desde la casa y/ o en el colegio.

Flexibilización

Los profesores deben flexibilizar las estrategias y los currículos, ya que ahora los colegios no solamente tendrán la responsabilidad de las clases remotas en casa, sino también la alternancia con las clases presenciales. A partir de eso, los colegios buscan la manera de diseñar métodos que no sean abrumadores para los estudiantes. Sharon Bermúdez, psicóloga del Colegio Franciscano Pío XII, apunta que “las instituciones deben priorizar el bienestar de los niños y adolescentes, por encima del cumplimiento de unos lineamientos académicos”. De esta manera, los estudiantes no se van a sentir tan agobiados con los nuevos métodos de enseñanza.

Información adecuada

Las familias y los profesores deben ofrecer a los menores información adecuada sobre la situación actual del país en cuanto a la pandemia, “de acuerdo con el ciclo vital de cada niño, las personas deben usar un lenguaje comprensible, que ellos entiendan qué está pasando en el mundo, cómo deben enfrentar esta problemática en equipo, con sus familias, con sus cuidadores, con sus maestros y hay que explicarles que es una medida temporal para preservar la salud mental, física y emocional”, recomienda la psicóloga Sharon Bermúdez.

Sociabilidad

Los padres de familia y profesores deben buscar la manera de hacer que sus hijos tengan espacios para seguir interactuando con sus compañeros, amigos y familia mediante plataformas digitales. “Hay que tener espacios de sociabilidad, de esa forma, el impacto afectivo y emocional no será tan fuerte, es una manera de distracción para estos jóvenes”, afirmó Alejandro Toro, rector del Colegio Freinet.

Es primordial que los niños puedan recuperar el contacto con el entorno social que se ha perdido por estos meses de confinamiento, esto les ayudará a sentirse mejor y no tan aislados del mundo social.

Autocuidado

Es clave estar pendiente del autocuidado: comer de manera saludable, permitirles espacios de descanso adecuado, lugares donde puedan realizar actividad física y espacios para jugar también.

Bermúdez menciona que “aunque ahora no se puede salir mucho a espacios públicos, los padres deben buscar la manera para que los niños tengan sitios de meditación, tiempo para leer un libro y escuchar música”. De igual forma, es importante que los padres planeen con sus hijos los días y los horarios para realizar estas actividades de distracción.

Reducir la ansiedad

Los padres de familia deben reducir el nivel de ansiedad en casa frente al avance académico. “Lo que prima en este momento es el componente afectivo y emocional de los estudiantes; no hay que preocuparse tanto por si están aprendiendo o no, hay que brindar estabilidad emocional para lograr una continuidad académica, y no producir deserción escolar”, explica Toro.

Los niños y adolescentes deben entender que “pueden superar los desafíos que lleguen en el camino y lograr los objetivos a través de sus acciones”. Esto les ayudará a sentirse idóneos y aptos de manejar el estrés o ansiedad de manera positiva, logrando mejorar la salud mental de los menores.

Paciencia, calma y equilibrio

Es necesario que los padres y profesores tengan paciencia, calma y equilibrio, “son momentos difíciles en aspectos laborales y en la economía del país, eso nos trae nuevos retos, y es normal que haya angustia”, asegura Toro. Sin embargo, lo que más necesitan en estos momentos los niños y adolescentes es tener armonía en casa, así van a sentirse más tranquilos con los retos que hoy enfrentan.

Asimismo, Sonia Forero, psicóloga del Colegio Liceo Los Alpes recomienda a los adultos a realizar deporte, meditación y actividades “que les permita relajarse, eso ayudará a mantener la calma y a tener una mejor comunicación con los menores”.

Crear espacios creativos y lúdicos

Liliana Poveda, coordinadora de Consejería de los grados octavo y noveno del Colegio Bolívar explica que “hay que abrir espacios para la creatividad, el juego y el arte, cosas que les llame la atención a cada niño, porque cada persona es distinta”, así podrán realizar actividades diferentes que los ayudarán a desarrollar prácticas de esparcimiento durante el confinamiento.

Igualmente, Sonia Forero asegura que “hacer actividad física, compartir con los niños series de televisión, actividades de su agrado como la música, la parte artística, todo lo que sea para distracción, hará que salgan de sus rutinas diarias, sobre todo cuando están estudiando”.

Tener esperanza

No perder la esperanza. “Los padres deben entender que los adultos somos nosotros y que los niños y adolescentes dependen - en gran parte - de nuestra vida emocional. Tenemos derecho a estar tristes y preocupados, pero se tienen que buscar las estrategias para salir de esos estados, porque los hijos no pueden volverse receptores de la angustia de los padres”, agrega Poveda. Por lo tanto, si los padres generan esperanza en los jóvenes, su estadía en casa va a ser más llevadera.

Brindar seguridad

Es importante brindar a los menores seguridad para minimizar los cambios en los estados de ánimo y respetar las opiniones de ellos, esto generará una mejor confianza con sus padres o maestros. Sin embargo, es fundamental observar esos cambios y si es necesario hay que pedir ayuda a un especialista, “finalmente son los padres o maestros los que están más pendientes, y son los que ven estos cambios en los hijos o estudiantes”.

Comunicación

Generar tanto en la familia como en los colegios espacios de escucha, comunicación respetuosa, asertiva y activa, para que los niños y adolescentes puedan hablar de lo que están experimentando: angustias y temores frente a su futuro después de que pase la contingencia.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS