¿Sin autoridad?

Febrero 23, 2016 - 12:00 a. m. 2016-02-23 Por: Anónimo .

La circulación del tránsito es más que el desplazamiento de los vehículos por calles y carreteras. Es ante todo un ejercicio de convivencia ciudadana, que conlleva cumplir las leyes, respetar al otro y garantizar la seguridad de conductores y peatones.Que así sea es responsabilidad de las administraciones locales, encargadas de velar porque la movilidad en sus municipios cumpla con las normas y sea segura para todos. Por ello es importante el anuncio de la Gobernadora del Valle de crear una autoridad de tránsito regional que apoye la prestación de esos servicios en todo el departamento.La pregunta que surge es por qué la mayoría de los municipios no cuenta con una autoridad de Tránsito o ciudades como Yumbo, Tuluá o Cartago, con alto tráfico vehicular, apenas tienen unos pocos guardas que no alcanzan a atender los problemas o a imponer el orden que se necesita en sus vías.Un departamento que presenta los índices más altos de accidentes de tránsito del país, que dejan un promedio diario de dos personas muertas y 10 heridas, requiere de autoridades locales que ejerzan el debido control. Su deber, que es garantizar la movilidad y la convivencia, con recursos propios o a través de convenios con la Policía Nacional, no da espera, ni la responsabilidad puede depositarse sólo en las acciones que adelantará el Gobierno Departamental.

VER COMENTARIOS