No más desidia

Julio 21, 2022 - 11:55 p. m. 2022-07-21 Por: Editorial .

Por fortuna, la fuga de 36 detenidos que se encontraban en la Estación de Policía de La Flora, en Cali, no terminó en tragedia.

En un sitio construido para alojar 15 personas había 84 y la vigilancia la prestaban muy pocos policías, quienes no pudieron impedir la fuga que además puso en riesgo a los vecinos, al estar ubicada en un barrio residencial.

Como se ha denunciado en muchísimas ocasiones, el hacinamiento en instalaciones que deberían ser de paso llega al 1.040%, y un detenido puede permanecer meses ahí cuando su situación se debería definir en máximo 72 horas.

El problema no es solo del Inpec y mucho menos de la Policía que no tiene por qué dedicar sus recursos a cuidar reclusos.

La responsabilidad comienza por el municipio, que debe buscar con el Gobierno Nacional las soluciones para la sobrepoblación en las inspecciones.

Esta es la hora, por ejemplo, que no se sabe qué pasó con la ampliación de la cárcel de Villahermosa: la Gobernación del Valle cedió el terreno adjunto a la penitenciaría, el gobierno municipal y la Nación se comprometieron a aportar los recursos para la construcción, y sin embargo no hay noticias.

Aquí se necesita un ejercicio de autoridad para evitar una amenaza que afecta a los reclusos, a la Policía y a la comunidad caleña.

VER COMENTARIOS