La protesta pacífica

Septiembre 22, 2020 - 11:55 p. m. 2020-09-22 Por: Editorial .

Las del lunes sí fueron protestas sociales, las que todos los colombianos tienen derecho a realizar si quieren expresar su inconformidad.

En el 99% de las movilizaciones del pasado lunes se demostró que sí se pueden hacer marchas de manera tranquila y ordenada.

Cuando se hacen así se genera respeto y la sociedad en su conjunto las acompaña.

Otra cosa es si en medio de las circunstancias actuales, cuando los riesgos generados por la pandemia aún son muy altos, se justifica promover esas manifestaciones.

Lo que sí hay que condenar son los hechos aislados, como los sucedidos al final de la tarde de ese lunes en el suroriente de Cali.

Esos fueron actos de vandalismo y violencia que no se pueden entender por qué pasan en medio de las protestas pacíficas.

Qué sentido tiene arremeter contra las estaciones del MÍO que son las que los mismos manifestantes usan para movilizarse.

O por qué se destruyen los negocios de personas que con tanto esfuerzo los han levantado, que generan empleo y que los necesitan porque viven de ellos.

Eso no hace parte de la protesta social sino de los desmanes que unos cuantos provocan y que deslegitiman las manifestaciones y ponen en riesgo el derecho a la protesta.

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS