La hermana Alba Stella

La hermana Alba Stella

Febrero 24, 2019 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

La hermana Alba Stella Barreto entregó su vida al servicio del Distrito de Aguablanca.

Ahí pasó 30 años ayudando a una comunidad urgida de lo más elemental para su bienestar y le abrió un camino de oportunidades que hoy  lepermite soñar con un futuro mejor.

Bajo su ala recibió a mujeres cabeza de hogar o víctimas de la violencia, las empoderó para que se hicieran respetar y les enseñó a valerse por sí mismas.

Se la jugó como nadie por los niños y jóvenes de uno de los sectores de mayor marginalidad en Cali, para que aprendieran cómo hacerle el quite a la violencia y se convencieran de que a ellos también les podía ir bien.

Para todo ello creo primero la Fundación Paz y Bien, que sigue siendo el eje central de su labor social.

Vendrían luego bajo su ala programas como el de la Consejería de Familia, la Cooperativa Semilla de Mostaza para apoyar con recursos financieros los proyectos de emprendimiento y la Casita de la Vida donde se recibe a menores de 18 años embarazadas.

Pero fue Francisco Esperanza, por donde han pasado 5000 jóvenes pandilleros o víctimas de conflictos armados, el programa que consideró su legado más significativo.

Por esa labor incansable, de la que no esperaba reconocimiento distinto a saber que le había brindado una oportunidad a alguien, siempre se le recordará en Cali y en especial en esa Aguablanca a la que le dedicó su vida.

El diario El País expresa sus condolencias a sus allegados, a quienes la acompañaron en sus proyectos sociales y a todos aquellos que hoy sienten su partida.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas