Judith Gómez Colley

Judith Gómez Colley

Febrero 14, 2019 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Para ser periodista hay que tener rigor y pasión.

También son virtudes indispensables en ese oficio de contar la verdad, de informar sin cortapisas, la agudeza, la ética y la responsabilidad.

Judith Gómez Colley las honró todas ellas en el ejercicio de su profesión.

Fue la periodista intuitiva, certera y precisa que supo mantener la distancia, que dudó de todo para poder llegar a la verdad.

Así lo hizo desde sus inicios como reportera en su Barranquilla natal o cuando fue la aguerrida corresponsal de este diario en Tuluá, a donde llegó tomada de la mano de quien fue el amor de su vida.

Como editora de las páginas regionales de El País demostró su profundo conocimiento por el departamento que la acogió y al que amó como suyo propio.

Y se ganó el respeto de todos, de sus compañeros de oficio, de los funcionarios, de la clase política, de la dirigencia del Valle y de sus lectores, por esa pluma tan afilada como responsable con la que escribió durante sus doce años como editora política.

A esta Judith periodista, pero sobre todo a quien fue la amiga, la maestra de tantas nuevas generaciones, la hermana y tía amorosa, es a quien se extrañará, recordará y honrará siempre en este diario así como en la región que la acogió como una vallecaucana más.

VER COMENTARIOS
Columnistas