Inaceptable

Febrero 26, 2016 - 12:00 a. m. 2016-02-26 Por: Anónimo .

El derecho a la protesta es respetable. Lo que no puede aceptarse es que la ciudad se convierta en rehén para imponer intereses particulares.Eso fue lo que sucedió ayer cuando un grupo de personas impidieron la libre movilización de los caleños en cinco sitios neurálgicos, ocasionando el caos en el transporte por más de tres horas. Por supuesto que deben ser escuchados los reclamos de quienes se sienten perjudicados con la decisión del Ministerio de Educación de dejar a varios colegios privados por fuera del programa de ampliación de cobertura. Pero no es bloqueando la movilidad ni causándole daños a la comunidad como se resuelve el problema. Aunque el alcalde Maurice Armitage logró apaciguar a los manifestantes, la ciudad está de nuevo abocada a que se vuelvan a usar las vías de hecho como argumento para revertir decisiones que en casos como este no dependen del municipio. Sobre todo, cuando el municipio está actuando para resolver los cupos de los estudiantes que dejaron de asistir a los 73 colegios privados que tuvieron una baja calificación y no cumplían los requisitos.Cali no tiene la culpa de las decisiones que el Gobierno Nacional tome frente al programa educativo. Por eso, sus habitantes no pueden terminar como rehenes de acciones que niegan su derecho a la movilidad.Suficiente tienen con los problemas que padecen a causa de la falta de vías y la abundancia de vehículos.

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS