Un 36 %

Mayo 20, 2022 - 11:35 p. m. 2022-05-20 Por: Ricardo Villaveces

Finalmente llegó el día de las elecciones y Colombia va a tomar decisiones. Decisiones que habría que preguntarse qué tan informadas y razonadas van a ser y son muchas las dudas que surgen al respecto.
Es fácil ver que se ha caído en las mismas tendencias de moda donde las decisiones poco tienen que ver con la razón y los argumentos y mucho con las emociones, con asuntos como eso que ahora llaman las corrientes identitarias (identificación con grupos en particular y con sus posiciones sin cuestionarse la validez o razonabilidad de lo que apoyan).
Por eso se oyen propuestas sin sentido ni fundamento y la gente las acoge porque le suenan bien a pesar de lo irreales, o porque las hace alguien de un grupo con el cual se identifica sin cuestionar su conveniencia.

Muchos parecen haber decidido por quien van a votar y las encuestas vienen mostrando resultados bastante similares.

¿Quiere decir eso que ya está todo jugado y que Petro está elegido? No parece que eso sea así. La Silla Vacía viene haciendo un ejercicio interesante en el cual ha estado procesando desde febrero pasado los resultados de las diez firmas encuestadoras más importantes para sacar un indicador ponderado de quienes manifiestan intención de votar.
Incluye los indecisos y los que han dicho que votarán en blanco.

Lo primero que se puede afirmar es lo que ya muchos han dicho: que es muy improbable que haya un presidente electo en la primera vuelta. Por el otro lado, la suma de Petro y Gutiérrez no pasa del 64 %. Es decir que, para la segunda vuelta, si es que ellos dos son los que pasan, el 36 % de los votantes estarán definiendo su posición y estarán definiendo los resultados.

Aunque no se pueden excluir las sorpresas es bastante probable que ese sea el escenario para la segunda vuelta. Ese 36 % tiene entonces la oportunidad para votar con sensatez, pensando en lo que se nos viene. Un escenario muy desafiante en lo nacional y muy turbulento y retador en lo internacional. Se requiere capacidad de administrar lo público, realismo, habilidad para trabajar en equipo y rodearse bien, pues los temas son tantos y tan complejos que sin la capacidad de unir difícilmente se podrá salir adelante.

No son tiempos para las utopías (trenes imaginarios), ni para tomar decisiones costosísimas en temas económicos y sociales, como el desmonte abrupto de la industria petrolera, por solo mencionar un par de propuestas. Menos aún para la improvisación e incompetencia para la administración de lo público y para trabajar en equipo, como ya lo vimos en Bogotá.

De ese 36 % habrá quienes se van con Petro o votarán en blanco. Sin embargo, hay suficientes votantes que entenderán la inconveniencia de ese gobierno populista. Gutiérrez tiene entonces que ganarse esos votos y tiene que mostrar que entiende y acoge las inquietudes de ese 36 % y que tiene que mostrar capacidad de liderazgo para rodearse bien y para ser un factor de unión en estos tiempos tan complejos.

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS