Sombras en el Siglo XXI

Sombras en el Siglo XXI

Febrero 01, 2019 - 11:35 p.m. Por: Ricardo Villaveces

‘Fascismo: una advertencia’ (Editorial Planeta. 2018) es el título del libro publicado el año pasado por Madeleine Albright, exsecretaria de Estado del gobierno Clinton, donde reflexiona acerca de un fenómeno que para muchos es solo una referencia en la política del Siglo XX.

La señora Albright que tanto en lo político como en lo académico cuenta con suficientes credenciales como calificada analista del acontecer mundial, tiene en relación con este tema una vivencia propia que le da a sus planteamientos aún más autoridad pues es un tema que ha vivido de cerca.

Nació en Checoslovaquia y si bien fue afortunada al tener un padre que pudo sacarla junto con su familia a Londres, gran parte de sus parientes fueron víctimas de los campos de concentración nazis.

A los 82 años y muchas experiencias reflexiona sobre un fenómeno alrededor del cual pueden darse muchas discusiones sobre su definición y sobre si se trata de un partido político, de una ideología o de una forma de ser. Como ella afirma puede ser todo eso y mucho más. Puede ser de derecha o de izquierda, pero en lo que sí coincide siempre es en el desprecio por la democracia aunque use el ropaje de esta para imponer sus posiciones.

Es más, como lo menciona la señora Albright con mucha frecuencia es haciendo uso de las elecciones, inicialmente con mayorías que pueden ser precarias, y después con procesos fraudulentos pero que pueden tener las formas de una elección democrática como quienes se apropian del poder por esta vía, imponen sus mayorías y desconocen y atropellan a las minorías que pudieran tener opiniones diferentes.

Una vez en el poder vienen los cambios en las normas, las constituyentes, los nombramientos con un claro sesgo ideológico en los órganos de justicia que se complementan con parlamentos de bolsillo que, si bien pueden parecer democráticos en un principio, en últimas son solo remedos de parlamento y solo instrumentos para reafirmar su apropiación del poder. Los ejemplos son numerosos y en el libro hace referencias a casos tan dispares como los de Hitler y Stalin, en orillas ideológicas distintas, pero también es el caso de Erdogan, Putin, Orban Kim Jong-un y otros más.

Este tipo de reflexiones pone de presente la importancia de no dejar que las formas democráticas escondan lo que verdaderamente está pasando. Claramente fue el caso de Chávez ganando elecciones y en simultánea apoderándose de todos los estamentos del poder y que ha sido hasta hoy el sustento del aberrante caso de Maduro.

Más preocupante, sin embargo, es lo que puede ocurrir en los Estados Unidos por la importancia que este país tiene si se consolidara el proceso de desmonte institucional en el que ha venido trabajando Trump. Una campaña y una presidencia basadas en afirmaciones donde nunca se sabe qué es verdad y qué es mentira puede llevar a cualquier lugar.

Y para los incrédulos acerca del estilo de Trump, les recomiendo el documental de Netflix: “Get me Roger Stone” acerca del muy cercano asesor que fue detenido esta semana.


VER COMENTARIOS
Columnistas