No todo es malo

Escuchar este artículo

No todo es malo

Marzo 27, 2020 - 11:35 p. m. Por: Ricardo Villaveces

En todas las épocas se han presentado situaciones fuera de lo común, pero pocos momentos tan excepcionales como los que estamos viviendo. Se trata de una pandemia que afecta a todo el mundo sin excepción y que sorprende desde muchos puntos de vista.

Cuando se mira el mapa de la propagación sorprende que es precisamente en los países más ricos y supuestamente más desarrollados donde se concentra lo peor de esta peste. Los afectados van del príncipe Carlos a ministros y actores golpeando también, como siempre ocurre, a muchos de los menos favorecidos.

Han quedado en evidencia las deficiencias de sistemas de salud que deberían haber sido ejemplares y es así como en Estados Unidos, por ejemplo, faltan camas, respiradores, máscaras, etc., y se evidencia la importancia que tenía el Obama Care y la conveniencia de que el Estado preste unos servicios sanitarios básicos sin dejar esto en manos exclusivas del sector privado.

Sociedades que deberían dar ejemplo, como algunas de las europeas, han demostrado gran ligereza en el manejo del problema ocasionando situaciones tan difíciles como las de Italia y España. El contraste con la disciplina en la mayor parte de los países asiáticos ha sido notorio y el resultado allí ha sido el de un comportamiento menos severo de la epidemia.

Ha sido muy lamentable ver al país que lideró otras crisis globales renunciar a su liderazgo y ver a un presidente que parece solo pensar en las elecciones titubeando frente al mantenimiento de las medidas que recomiendan los expertos por cuenta de las presiones de quienes privilegian el tema económico. Sin duda la recuperación de la economía va a ser difícil y compleja en todas partes pero es un asunto de prioridades. Lo primero es preservar la vida y luego vendrá le recuperación de la economía. A pesar de lo claro que debería ser esta elección no deja de sorprender las actitudes de algunos gobernantes que rayan en la irresponsabilidad, como es el caso del Presidente mexicano que, ojalá, no lleve a su país a la catástrofe que se puede dar si sigue por esa línea.

Afortunadamente también hay muchas cosas positivas. Muy destacado el reconocimiento que el mundo viene haciendo a los profesionales de la salud que, como se ha dicho, son los verdaderos héroes de este episodio. También el sentimiento de solidaridad que se ha despertado en tanta gente que ha entendido que lo mejor que nos puede pasar a todos es que superemos conjuntamente el problema. En este caso si el vecino se enferma el riesgo para cada uno será mucho mayor. Ha permitido el reencuentro ‘virtual’ con los amigos y familiares y hemos visto con mayor claridad cuáles son las cosas que verdaderamente son importantes.

Por el otro lado, procesos que iban avanzando lentamente se van a acelerar en beneficio de todos. Tal es el caso del ingreso al mundo digital. Muchos se familiarizan con las videoconferencias y los escépticos sobre las transacciones financieras electrónicas han tenido que llegar a ellas acelerando un proceso que va a redundar en elevar la productividad del país. No todo es malo, afortunadamente.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS