Cosecha de sabios

Escuchar este artículo

Cosecha de sabios

Julio 06, 2013 - 12:00 a.m. Por: Philip Potdevin

El Instituto para el Futuro es un prestigioso tanque de pensamiento ubicado en Palo Alto, California. Su propósito es identificar de manera juiciosa y reflexiva las tendencias en tecnología, urbanismo, desarrollo social, medio ambiente y competencias laborales que moldearán el futuro próximo del mundo. Todos los años, entre muchos otros estudios que realiza, el instituto actualiza un Mapa del Decenio en el que analiza las posibles tendencias de los siguientes diez años.En el documento Habilidades Laborales para el 2020, se menciona que uno de los seis motores de cambio que caracteriza a la sociedad global actual es la longevidad extrema de sus habitantes. Al crecer la expectativa de vida en la mayoría de los países, y Colombia no es la excepción, se agrega un ingrediente adicional en el desarrollo de las naciones. Así, vemos que las personas de cincuenta, sesenta o más años continúan por más tiempo dentro de la fuerza laboral de las empresas, las universidades abren sus puertas para que personas mayores regresen a extender o avanzar su educación formal y las entidades de salud prestan nuevas formas de atención para que estos individuos puedan mantenerse saludables en su actividad laboral. La presión para aumentar la edad de jubilación no es sólo un factor económico para aliviar los sistemas pensionales; en muchos casos, aún disfrutando de una pensión, las personas ven la necesidad y el deseo de continuar trabajando para mantener un nivel de ingresos adecuado. Lo cierto es que en muchos casos, las personas mayores quieren y están dispuestas a continuar trabajando pues se sienten saludables y llenas de energía para seguir aportando su experiencia.Con esta nueva realidad, los individuos tendrán que re-significar sus enfoques frente a la familia, el trabajo y la educación para acomodarse a este cambio demográfico. Las carreras múltiples y el aprendizaje continuo, aún a edades avanzadas, serán cada vez más frecuentes en nuestra sociedad. De otro lado, las organizaciones tendrán que replantear el concepto de desarrollo de carrera, volverse más flexibles y abiertas para responder a esta gran oferta de experiencia y conocimiento disponible. Todo lo anterior ejercerá mayores presiones sobre el concepto de salud y los estilos de vida saludables: lo que comemos y lo que hacemos para mantener la salud física, mental, emocional y espiritual.En síntesis, es una inmensa generación, laboralmente hábil, que ha adquirido el don de la sabiduría a través de los años. El respeto por los mayores ha sido una constante de la humanidad en todos los pueblos, sin importar su nivel de desarrollo o civilización. Los consejos de ancianos, las asambleas de sabios, los concilios de viejos suelen ser la voz colectiva que se escucha con mayor credibilidad en cualquier grupo humano. Más sabe el diablo por viejo que por diablo, dice el refrán popular. Es necesario reconocer de igual modo, como lo resalta Le Monde Diplomatique, en su edición colombiana de junio, que al llegar al final del ciclo vital no se puede excluir a los viejos y desconocer el conocimiento y la sabiduría acumulado durante décadas, ni tampoco condenar a la miseria y a la pobreza a millares de ancianos que carecen de una seguridad social adecuada. Por ello, el honrar, respetar y cuidar a los ancianos debe ser siempre una prioridad de toda sociedad.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS