Vivir sin odio

Vivir sin odio

Septiembre 28, 2014 - 12:00 a.m. Por: Patricia Lara

“No se puede vivir bien, no se puede llevar una vida buena y honrada, con el odio”, le dijo el exprimer Ministro francés Dominique de Villepin a Héctor Abad, en una entrevista memorable publicada el domingo en El Espectador.“El odio es algo que ocupa cada segundo del día; y no solo esto, sino que también es algo que lo obliga a uno a estar mirando hacia atrás. El odio te disminuye, te empequeñece y no te permite crear nada nuevo. Se necesita reconciliación para poder ver al mundo de otra manera, para empezar otro día. Por eso para mí ha sido muy importante poder hablar con Nicolas Sarkozy,” agregó este político y poeta quien sostuvo un enfrentamiento con el expresidente francés comparable a la insoportable pelea que existe entre Uribe y Santos, pelea que tiene atravesado el país por un odio visceral que ha acabado por afectar relaciones de amistad, de familias e, incluso, de parejas. Añadía De Villepin que si no se tiene paz interior y se hace política, “uno se enfrasca en el combate cotidiano y olvida que detrás del combate hay un objetivo, y el combate mismo se convierte poco a poco en la meta”. Y agregaba: “Yo estoy convencido de que si el presidente Santos y el expresidente Uribe se ponen frente a frente y se preguntan cuál es el interés de Colombia, van a lograr trabajar por algo común: construir un camino (…) El odio entre dos personas no está condenado a ser eterno; uno sale fortalecido de la reconciliación”.¿Qué opinan, doctor Uribe y presidente Santos, de las afirmaciones del exprimer ministro francés? ¿Será posible que usted, senador Uribe, decida emplear la energía que gasta en aborrecer a Santos en crear concordia para construir un país mejor? Y usted, presidente Santos, ¿es posible que se llene de paciencia y no se canse de tenderle puentes al senador Uribe de modo que lo escuche y, al hacerlo, se sintonice con esa otra mitad de Colombia que lo sigue y a la que él le enseñó a odiarlo a usted?¿Y podrían meditar, señores, sobre esta otra frase de De Villepin?: “Hay que escuchar las diferentes concepciones, pero en un cierto momento hay que entrar en el combate más importante que es el de la reconciliación”. ¿Serían capaces ustedes, Santos y Uribe, de librar esa batalla, de reconciliarse, para que de verdad, en este país, haya paz?Y he aquí, senador Uribe, otra respuesta memorable de este antiguo Primer Ministro a la pregunta de que, quizás, su problema sea que lleva “la herida indeleble de su padre asesinado por la guerrilla” y, por eso, considera “que los de las Farc son solo unos terroristas a los que hay que matar o hacer que se rindan y jamás negociar con ellos”.Contesta De Villepin: “Todos los países llaman terroristas a los que luchan contra el Estado en un cierto momento histórico. Francia llamaba terroristas a quienes luchaban en la guerra por la independencia de Argelia; los de Vietnam eran terroristas para Francia o para Estados Unidos. Los ingleses y los árabes llamaban terroristas a los judíos que luchaban por crear a Israel. La mayoría de los israelíes llaman terroristas a los palestinos. Los terroristas luego adquieren otra posición y dejan de ser terroristas. Para salir de ese círculo vicioso hay que llegar a integrar a los que llamábamos terroristas para que dejen de matar y se integren a otro tipo de vida”.¡Conviene a veces dejar de mirarnos el ombligo y aprender de los otros! ¿No le parece, senador Uribe?

VER COMENTARIOS
Columnistas