Bienvenido el VAR

Bienvenido el VAR

Junio 19, 2019 - 11:45 p.m. Por: Paola Gómez

“Bienvenido el VAR, que viva el VAR. Contra Perú y contra Brasil nos hemos visto beneficiados, pero cuidado, no es que nos hayan regalado nada, se hizo justicia y hay que seguir confiando en los que imparten justicia”.

La frase es de Rafael Dudamel técnico de la Selección Venezuela, al concluir el partido del martes contra Brasil, en la Copa América, en el que se anularon TRES GOLES a los anfitriones, luego de revisar las jugadas en el VAR.

Las declaraciones del exarquero del Deportivo Cali, se suman a la gran polémica que ha generado el protagonismo del Video Assistant Referee en el torneo continental. Que el VAR acabó con el fútbol, que el fútbol es pasión y eso le mata la pasión, que esa es parte de la viveza del deporte espectáculo, que se pierde mucho tiempo (como ayer, en el primer tiempo de Colombia-Catar) que entonces para qué los árbitros en la cancha, que mejor ver los partidos en PlayStations.

Desde que apareció la herramienta, en marzo de 2016, ha sido el centro de controversias. Siento decirles a sus detractores, que por más que aleguen y se paren en las pestañas, el VAR seguirá definiendo si hubo o no gol, si hay que sacarle roja a un jugador o si hubo o no penal, como ocurrió ayer en el segundo tiempo de Colombia-Catar.

Más allá de las canchas, las reacciones alrededor del VAR dan para todo un análisis sociológico, que tiene que ver con la permisividad que asumimos frente a la llamada viveza, convirtiéndola en un valor preciado, cuando debería ser lo contrario. Porque no se puede legitimar lo que sabemos que está mal, amparados en que así es el juego y que más o menos ¡de malas!

Pero ¡ay! de que los errores sean contra nuestro equipo, la cosa ahí sí es a otro precio, porque para la ley del embudo estamos listos. Entonces por qué la resistencia a una medida que busca justicia, eso que a diario reclamamos para otros, en un país visceral y con alma de juez. Seamos consecuentes, en las pequeñas acciones, en las más mínimas reflexiones está la verdad y la esencia que nos habita y rige.

Es como cuando nos hacemos los de la vista gorda con el jugador que se emborracha, se accidenta y causa tragedias, maltrata a su pareja, no responde por sus hijos o auspicia la corrupción. No faltan los que salen orondos a decir que esa es su vida privada y que si juega bien, vaya y venga. ¡Sí, como no!

Y aunque quizás no les asista mala fe a quienes andan atormentados diciendo que el VAR acabó con el fútbol, ojalá toda esta botadera de corriente ponga en orden las prioridades en este ‘video mundo’ que nos gobierna y en el que siempre es bueno que entre tantas imágenes algunas nos recuerden el valor supremo de la justicia. 

Sigue en Twitter @pagope

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS