Las familias de El País

Enero 14, 2023 - 11:55 p. m. 2023-01-14 Por: Paola Andrea Gómez Perafan

Sala de Redacción El País, miércoles 11 de enero de 2023, 9:30 p.m. Finaliza una movida jornada, que cambia el rumbo del periódico, a sus casi 73 años. Tras la última revisión a la noticia de abrir, que esta vez es nuestra noticia, apago el equipo. Al final del pasillo está el reportero gráfico de turno. Me acerco a despedirme y él me devuelve una sonrisa cómplice, que temprano inició de lejos, al enterarse de lo ocurrido.

- ¿Cómo la ves?, pregunto.

- “Jefa, aquí calladito, cuando leí la noticia en el portal, lloré de la emoción. ¡Ahh! Este tiempo ha sido muy duro, pero aquí estamos y esto es un alivio”.

El reportero gráfico lleva en su sangre y su lente la herencia de su padre, un grande de este país, que hace poco celebró como un niño el recibir un diploma que lo certifica por lo que hace mucho la experiencia le había dado: Áymer Álvarez. Esa noche, Áymer Andrés, su hijo, cumplía turno en el mismo lugar en que su padre trabajó por años. Como tantas
familias nuestras, que crecieron en el fragor informativo. Como tantas historias tejidas en este lugar en el que muchos hemos crecido.

Al salir del edificio de la Segunda con 24 solo podía pensar en ese momento con Áymer Andrés y en todo lo que ello significa. También, en la obsesiva buena energía de Bernardo Peña, el editor de fotografía, y su ‘todo saldrá bien’; en las oraciones y el ‘Jesús, yo confío en ti’ de Olga Lucía Criollo, nuestra editora política; en los consejos de redacción los días de Navidad y Año Nuevo, en que aguardábamos por una buena nueva, con la fe a prueba de fuego. En el trabajo duro del reportero, el diseñador, la secretaria, la señora de suscripciones, el vendedor, el conductor, el repartidor... para llegar a nuestros lectores. La suma de esfuerzos de las 400 familias y más que hacemos parte de esta empresa y que fueron el combustible de la directora, María Elvira Domínguez Lloreda, para nunca dejarse vencer.

Ese miércoles 11 de enero, al conocerse que el periódico pasaría de la familia Lloreda al Grupo Semana y su accionista Gabriel Gilinski, las preguntas no pararon de llegar.

-“¿Eso es bueno para ustedes?”.

-Sí, fue mi respuesta una y otra vez. Somos muchas las familias que hacemos El País. Esto es vivir.

Durante casi tres años, desde que el Diario entró en Ley de Insolvencia, nos dimos fortaleza y solidaridad entre compañeros. Trabajamos sin parar, con la mística de quien ama lo que hace y vibra con la noticia; porque el periodismo es la adrenalina que nos mantiene vivos, la chispa, la pasión, el todo. Eso somos en El País, una familia de trabajadores que vio a muchos tener que irse en las horas más difíciles, pero en el que quedaron ‘generales’ que por décadas han formado decenas de periodistas y profesionales de toda índole para el Valle, para Colombia.

Sí, se escribe una nueva página en la historia de El País S.A. y es momento de agradecer a la familia Lloreda, por hacer grande esta casa editorial y permitirnos ser parte de ella. Y al Grupo Semana, que con seguridad la conducirá al éxito, gracias por creer en la región.

A quienes hemos estado aquí para dar a luz día a día el milagro de la información, un abrazo con el alma. Somos gente berraca. Cierro con algunas palabras que nuestra Directora y gran líder nos dio el pasado jueves y que nos reafirman: “Ustedes son los verdaderos artífices de este logro y en este duro trance corroboraron con creces que son el mayor activo de El País”.

No hay duda de que lo somos. ¡Gracias, compañeros!

VER COMENTARIOS