Los migrantes

Los migrantes

Enero 15, 2019 - 11:35 p.m. Por: Ode Farouk Kattan

“El hombre es lobo para el hombre” dijo algún sabio para describir la forma despectiva y cruel como a veces algunos seres humanos tratan a sus congéneres, propios o extraños.

La sociedad actual está viviendo la realidad de esta apreciación, en la medida en que se ven en los noticieros y se leen en los periódicos los episodios de crueldad que están ocurriendo en el mundo. En la forma de guerras sin cuartel entre países y el abuso hacia las propias poblaciones, que terminan en muchos casos con desplazamientos inmisericordes, dejando víctimas en tierra y mar.

Lo que está ocurriendo en Venezuela es nada más ni nada menos que una ruptura de la nacionalidad en la medida que una parte de la población se ve desdeñada por su Gobierno (izquierdista) y tiene que buscar nuevos espacios de vida en otros países.

Con la migración de Centroamérica hacia Estados Unidos ocurre algo similar, con la diferencia de que los gobiernos son derechistas pero producen el mismo mal de desdeñar a su población y con ello hacerla buscar otro espacio de vida.

En Siria el problema no es de izquierda o derecha sino que teniendo una ubicación geográfica que es deseada por potencias ha perdido su independencia política y social y su población se ve obligada a emigrar mientras esas potencias se disputan su territorio a punta de bombas.

Cuando los europeos decidieron colonizar África fueron como conquistadores, pero cuando les tocó salir fueron migrantes volviendo a su propia tierra. Y ha querido el destino que como consecuencia del daño que los europeos le hicieron a África con su colonización, ahora los africanos son migrantes a Europa, con diferentes recepciones.

Los historiadores nos enseñan que el desplazamiento forzado o inducido ha sido una constante para apoderarse de tierras y bienes, (ejemplo, la colonización de América) así como la esclavitud, disimulada o abierta, ha sido y sigue siendo un medio de mantener poblaciones bajo yugos para explotarlas.

Se dice que la civilización ha sido una manera de superar esta aberración. Pero eso es falso en la medida que el lobo humano se imponga.

Si se estudia la formación de las naciones mirando mapas de diversas etapas de la migración, con o sin civilización, se ve cómo la humanidad se ha irrigado hasta copar el planeta, creando el fenómeno de la globalización, puerta de la migración en todo concepto y forma, entre ellas la comercial e industrial.

Divisiones entre derechas e izquierdas, intereses por espacios geográficos, comerciales o militares, o simplemente imposiciones de cualquier género, están manteniendo al mundo en estado de conflicto.

Un aspecto que causa rechazo es la forma como algunos países inmersos en la globalización trasladan su trabajo de sus naciones laboralmente costosas, llevando su maquila a países pobres en donde los salarios son bajos, por falta de desarrollo, para obtener ganancias mucho más altas que, según se conoce, van a parar a paraísos fiscales. Esto es una migración sin desplazamiento, igualmente infamante.

La solución para esto es el retorno de la dignidad humana como comportamiento, repetimos, si el lobo que llevamos por dentro nos lo permite.

Posdata: Las crisis de los gobiernos son las culpables de que gran cantidad de poblaciones busquen salir o tengan que irse a otro país, creando inestabilidades que ya afectan la funcionalidad comercial, industrial y social de todo el mundo por una globalización mal entendida, que en vez de asociar está disociando.

VER COMENTARIOS
Columnistas