Torres y torres

Septiembre 26, 2022 - 11:45 p. m. 2022-09-26 Por: Miky Calero

Hace poco escribí una columna sobre la plata que se despilfarra de nuestros impuestos en la loma de Cristo Rey, que titulé ‘Mangueras y mangueras’, sobre la cantidad de estas enterradas allí que nunca fueron usadas y después desenterradas para botarlas a la basura.

Ahora quiero hablar sobre esas torres que se construyeron con mucho cemento y hierro supuestamente para servir de vigías en caso de incendios. Creo que llevan más de cinco años de construidas y varias remodeladas, cambio de techos y pisos, y lo paradójico y triste es que nunca han sido usadas. Los funcionarios del Dagma que sirven de cuidaparques nunca han podido subirse en ellas, tienen candados y el argumento es que no pueden hacerlo porque no tienen certificado de alturas. No entiendo por qué no les hacen el curso y los certifican ya que es tan sencillo.

Es triste ver cómo la contratación pública es la manera como se destinan los recursos a los sitios equivocados, seguramente para devolver favores políticos o entregarlos a compromisos adquiridos. También es triste pensar que muchos de esos recursos deberían estar alimentando niños y ancianos, o mitigando los cientos de problemas sociales y ambientales de nuestra ciudad.

No entiendo cómo los responsables de estos despilfarros (o llamémoslo desaciertos para que no se vayan a ofender) no sienten un poco de vergüenza y remordimiento de conciencia. No entiendo dónde están las procuradurías y curadurías ambientales supervisando esto. Total, ya estoy cansado de denunciar (tengo las evidencias fotográficas) sin ver ningún resultado, ¿será que esos señores o señoras y hasta el propio alcalde no leen esta columna que seguramente no tiene la importancia que podría tener una denuncia de Caracol, RCN o la W, donde sí se asustan?

La preocupación mayor es que los gobiernos, todos los del mundo, con muy pocas excepciones, están llenos de corrupción e intereses mezquinos que no dejan que los recursos lleguen donde deben de llegar.
Si se redujera la corrupción, así sea parcial, estoy seguro que habría recursos suficientes para que el mundo fuera más justo, habría menos desastres ambientales y climáticos causados por nosotros mismos, no por la naturaleza.

***
Postdata. Quiero hacer referencia como ambientalista al discurso del presidente Petro en las Naciones Unidas. Fue claro en decir varias cosas que no tienen discusión. Primero: el problema del cambio climático es de todos y especialmente de las naciones más industrializadas y más contaminantes. Segundo: la lucha contra las drogas fracasó y hay que buscar soluciones distintas como la legalización o regulación. Tercero: las deudas que los países del ‘tercer mundo’ tenemos con el ‘primer mundo’ deberían ser utilizadas para que seamos nosotros los que cuidemos el Amazonas, el Chocó y tantas selvas en América Latina que son el pulmón de todos; los gringos y los europeos respiran aire que es fabricado en estas grandes despensas de vida. Me gusta la valentía de nuestro presidente para hablar claro, pero respetuosamente con argumentos inteligentes y no leídos.

VER COMENTARIOS