Amado río, río Cauca

Amado río, río Cauca

Febrero 18, 2019 - 11:45 p.m. Por: Miky Calero

Conozco de tu nacimiento, tu trayectoria y tu desembocadura. Nací en tus riberas, crecí viéndote y sintiéndote, admiro tus madres viejas y sitios de reposo. He paseado por tus corrientes, nadado en tus aguas y comido de tu vientre. Te he sobrevolado mirando tu serpenteante trasegar, he visto que por donde pasas dejas trazos de vida y hermosura, los árboles te festejan ¡oh gran río Cauca, el de mi Valle, el de mi Tierra!

Cómo no llorar cuando se te maltrata, cómo no sentir rabia cuando por nuestra ambición te vamos matando poco a poco. Cómo no indignarse cuando por la soberbia de unos pocos antioqueños (son pocos) te estemos dando una estocada casi mortal. Cómo no indignarse cuando unos pocos vallecaucanos (son pocos) por su ambición de más, hayan secado muchas de tus madres viejas, lugares donde sueles descansar después de una tormenta. Por eso de tu furia, cuando de inundaciones se trata, solo quieres recuperar lo tuyo para bien de las especies que te reverencian, ¡oh amado río! Perdónanos porque no sabemos lo que hacemos.

Seguramente llegarán los tiempos donde todo volverá a ser igual y tu andar solo dejará bienestar para los vivos. Ver tu grandeza en su máxima expresión, cuando ya no haya contaminación, ni caños de aguas maltratadas entrando a tu cauce, cuando los patos y las iguazas naden y las nutrias naveguen en tus aguas ¡Grande el día que todos los reptiles vuelvan a disfrutar de tus orillas!… ¿Quién sabe si nosotros los humanos estaremos allí? Y si hay humanos que sea el fruto de la conciencia que permitió la transformación de la especie.

Solo queda esperar. ¿Cuánto tiempo pasara? ¿Será que vamos a tener la grandeza de bajar la cabeza y reconocer que no somos los amos de este planeta, que solo estamos de paso y que la naturaleza permanecerá con todos sus ríos, selvas y otras especies? Cuando entendamos que el oro no se come y que sin agua pura no hay vida, ¡oh gran río Cauca ayúdanos a entenderlo!

Yo por mi parte agradezco todo lo recibido y que gracias a ti y tus hermanos, los otros ríos, estoy aquí en esta bella tierra. Agradezco ser valluno y caucano.

Me comprometo a ser parte de los muchos que abogamos por tu bienestar y a luchar mientras estemos vivos, trabajar en la conciencia y contagiar a otros para que te cuidemos, te amemos y respetemos. Pondré muchos rezos por ti amado Río. Haré ceremonias y rituales para elevar peticiones al más allá, abogando por la vida que en ti está más que presente ¡oh sí, mi gran río Cauca, río de mis abuelos y de mis nietos! ¡Celebro tu vida! ¡Gracias, gracias, gracias!

VER COMENTARIOS
Columnistas