Agua de estrellas

Agua de estrellas

Enero 10, 2015 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

“En tus ojos de agua infinita se bañan las estrellitas, mamá, agua de luz, agua de estrellas, pacha mamá vienes del cielo. Limpia, limpia, limpia, el corazón, agua brillante, sana, sana, sana, el corazón, agua bendita, calma, calma, calma, el corazón, agua del cielo, mamá”.Esto es un canto tradicional andino donde se expresa todo el sentimiento de amor que tenemos los humanos por el agua. Ravi Ramoneda un músico budista catalán tiene una bella interpretación de este canto, les estimulo a que lo busquen en la red para que escuchen la hermosa melodía de nuestras tierras.¡El agua! ¡Dios mío! El agua, ¿qué va a pasar? Nos hemos olvidado de ella y estamos acabando con los bosques que la producen, depositamos toneladas de basura en sus ríos y sus mares. ¿Hasta cuándo será que podremos elevar estos cantos de ‘agua infinita’?Estoy en mi bella isla de San Andrés y puedo constatar que la cosa se está poniendo peliaguda, el mar cada vez llega con más fuerza y más basura, las playas rápidamente desaparecen, esto del calentamiento global es un hecho, ‘vamos de pa’trás como el cangrejo’, como dice el dicho. Tengo muchos amigos, veteranos como yo, que nacieron en la isla y me dicen que nunca habían visto el mar tan enfurecido entrando por los ‘lobbys’ de los hoteles al borde de la circunvalar, como un tsunami. Lo triste es que esto no solo está pasando en nuestro archipiélago, está pasando en todo el Planeta. El nivel del mar aumenta a medida que el hielo se derrite, el problema va en aumento y nosotros ayudamos sin freno.¿Será que la especie humana de verdad no pertenece a este Planeta y por eso nuestra decidía y falta de amor por esta casa, ‘nuestra’ Pacha Mamá? Dicen por ahí que fuimos depositados aquí como un castigo, ¡hummmm!Llegará el momento en que la tierra, que está viva y siente, se sacudirá, ya cansada de tanto maltrato, y seguramente moriremos millones de seres.Sueño con que finalmente haya un cambio colectivo de conciencia y podamos revertir esto, que vuelva el equilibrio. Que cuando vamos a los ríos y al mar tengamos aguas limpias, sin basuras, donde refrescarnos con el agua brillante, agua, infinita, agua del cielo.Vuelvo a hacer un llamado, especialmente a los ‘poderosos’ para que busquemos soluciones verdaderas y contundentes, que la avaricia no nos siga llevando por los caminos de la autodestrucción, tenemos que concentrarnos en cómo encontrar una economía que no esté particularmente basada en el consumo, para que no sigamos acabando con los recursos naturales. Hay que dar un timonazo, llevar el barco a aguas mansas. ¿Será que aún estamos a tiempo?

VER COMENTARIOS
Columnistas