Martha Stewart

Abril 20, 2022 - 11:50 p. m. 2022-04-20 Por: Medardo Arias Satizábal

Fundadora de una de las compañías más prósperas de Estados Unidos, basada en la difusión y recomendación de bienes de consumo bajo la denominación ‘de estilo’, puso su imagen diariamente en millones de hogares estadounidenses; sus programas de Tv, así como sus productos, tenían el sello Martha Stewart, o sea, el ‘sanctun santorum’ de algo bien recomendado, fino, superior, de buen gusto, hasta que cayó en la hoguera.

Muchas amas de casa de los Estados Unidos querían batir los huevos como ella; llevar el delantal de cocina como ella, las gafas de invierno o los esquíes para lucir en Aspen. Ella se convirtió, con los años, en una de las ‘consejeras’ número uno del hogar; “lo dijo Martha Stewart; lo recomendó Martha”.

Su historia hizo parangón con la vida de Marilyn Monroe y el dramaturgo Arthur Miller, pareja que compró una vieja villa en Connecticut. Martha conoció a su esposo en Yale y él también la llevó a vivir en una vieja casa campestre de comienzos del Siglo XIX, restaurada, en Turkey Hill Road, Connecticut.

Con 62 años, llegó a representar esa imagen que se afilia con lo ‘políticamente correcto’ en Norteamérica. Sin embargo, el escándalo que le decretó libertad condicional hizo que la compañía Viaccom cancelara sus programas ‘Martha Stewart living’ en los canales CBS y UPN. ¿El pecado? La Justicia aseguró que ella usó información bursátil confidencial para vender 400 acciones de la compañía Imclone, un día después que la dirección de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés), desautorizara por inconveniente el producto principal de esta empresa, un medicamento para la lucha contra el cáncer. Obviamente, las acciones de la compañía bajaron ostensiblemente, cuando ya Martha había consolidado una venta que le ahorró dinero y le permitió conservar buena parte de su fortuna. Ella se declaró inocente y dijo que solo usó su buen juicio e intuición para salir a tiempo de dichas acciones, pero los estamentos federales consideraron otra cosa: aseguraron tener pruebas acerca de la información ilegal que recibió para realizar dicha operación. Traficar con información bursátil confidencial, es delito grave. Total, se le acusó de “obstrucción a la Justicia, conspiración y falso testimonio”.

Su otro día socio, Sam Waksal, quien también fuera presidente de Imclone, fue procesado por evasión de impuestos. La justicia alegó que Martha Stewart recibió dichas informaciones directamente de Waksal a través de su corredor de bolsa.

Lo anterior fue solo la espuma de los acontecimientos, pues lo que estuvo realmente en el vórtice del huracán, apuntó a la desacralización de los mitos en Norteamérica, por la vía del irrespeto al ‘fairplay’. Aquello de que ‘nadie está por encima de la ley’, volvió a cumplirse, no obstante, el carácter social y económico de la protagonista del escándalo. A diferencia de otras naciones -particularmente del cono Sur- donde las figuras públicas jamás conocen prisión, no obstante cometer en muchos casos flagrantes delitos, Estados Unidos hace muchos años se curó de espanto con respecto a ello. El sonado caso de Watergate, en la órbita política, donde el procesado fue nadie menos que Richard Nixon, mostró al mundo hasta dónde pueden ir ahí las instituciones de justicia cuando se trata de castigar delitos.

Martha Steward bien pudiera ser un personaje de La hoguera de las vanidades, la exitosa novela de Tom Wolfe; figura de las páginas sociales de la prensa neoyorquina, de los magacines del “Main Stream”, otro día corredora de bolsa destacada, millonaria y elegante, asidua del Upper East Side de Manhattan, viajera y refinada, vio de pronto cómo se desplomó su mundo.

Finalmente pagó cinco meses de prisión en su mansión de Nueva York en 2004, así como una multa de 30 mil dólares. Sus problemas legales no le impidieron insistir en la recuperación de su vida anterior. Hoy, con 80 años, cocina todavía en un programa de TV con el rapero Snoop Dogg. Recomienda vinos, maneras de hacer café y la forma más adecuada para impedir la sobrecocción del salmón en la barbacoa.

Sigue en Twitter @cabomarzo

VER COMENTARIOS