Las marchas vienen del sur

Escuchar este artículo

Las marchas vienen del sur

Octubre 14, 2019 - 11:55 p. m. Por: Mario Fernando Prado

Otra pata que le nace al cojo: no contentos con toda la problemática indígena que padecemos los colombianos y que han logrado paralizar el suroccidente del país, comienza a cernirse un problema mayor , ya no solo los venezolanos queriendo muchos frustradamente entrar al Ecuador sino ecuatorianos queriendo entrar a Colombia en supuesta calidad de desplazados pero con fines eminentemente políticos .

No es un secreto que lo que está sucediendo en el vecino país tiene un ingrediente subversivo orquestado por Maduro y sus secuaces apoyando al espúreo Correa para tumbar a como de lugar al Presidente Moreno que de leninista no tiene sino el nombre .

Y que mejor que internacionalizar el conflicto aprovechando que a tiro de cauchera están nuestros indígenas listos a solidarizarse con sus hermanos ecuatorianos para juntar sus dos causas y provocar más y más disturbios con las consecuencias funestas que todos conocemos .

Lo que está sucediendo en Quito no es de poca monta y menos producto de la improvisación. Allá todo ha estado fríamente calculado y no se trata de unos indios tirando piedras y quemando llantas. Allá hay recursos y estrategas que han vuelto a la capital un nueve de abril y todo -repito- orquestado por el régimen madurista que no da puntada sin dedal.

El caldo de cultivo está pues dado de la mano de Diosdado. Y el plato está servido: lentamente irá subiendo pierna -diré- frontera arriba el coletazo que tomará fuerza al unirse las protestas binacionales que serán recibidas ardorosamente por la izquierda petrista que en estas elecciones colocará sus alfiles en gobernaciones, asambleas, municipios y concejalías.

Lo anterior sumado a los nuevos actores del conflicto y los ya detectados encapuchados e infiltrados, pertenecientes a los grupos JM19, MRP y AK, formarán un amacice que a nuestra inteligencia militar otra vez la cogerán con los calzones abajo.

Oscuros nubarrones empañan nuestros cielos del sur otrora límpidos y transparentes y hoy embadurnamos de sangre y fuego. Como siempre, me dirán fatalista y ave de mal agüero. Ojalá me equivoque. Pero así como están las cosas porque la mecha está lista.

Creo que el Gobierno debe encender las alarmas y estar ojo avizor para que no vuelva a suceder lo de siempre y le pase lo de los maridos engañados, que siempre suelen ser los últimos en saber las cosas...

PD. volvió el cachaquisimo “Yo, José Gabriel” a RCN. Hacía falta en la televisión colombiana este programa ameno y picante. Enhorabuena.

PD2. Ante la imposibilidad que tenía Metrocali de pagar la deuda con uno de sus operadores, tuvo que acogerse a la ley de refinanciamiento, o 550. Con ello evitó que se lo siguieran comiendo los intereses, las demandas y lograr un respiro para que Cali no se hubiera quedado sin su servicio público de pasajeros.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS