Ha nacido el dilianismo

Escuchar este artículo

Ha nacido el dilianismo

Diciembre 16, 2019 - 11:55 p. m. Por: Mario Fernando Prado

Eso de llamarse Dilian y además mezclarlo con Francisca, habla por sí solo de que se trata de una persona que desde chiquita fue diferente a sus demás compañeritas en aquel municipio vallecaucano a cuyos nativos les dicen guacariceños o guacaricenses.

Y es que esta médica-comunicadora no se conformó políticamente con ser alcaldesa de su pueblo y secretaria de Salud de su departamento, sino que le apostó al Senado siendo su segunda presidenta, se postuló y ganó la Gobernación de los vallecaucanos, todo esto después de realizar estudios de medicina que la llevaron al Brasil, en donde además cambió su look y por poco se nos casa con un carioca, prefiriendo para el rol de marido a un palmirano, padre de su único hijo deportista.

Uno pensaría que a sus 60 años -confesados por ella- se retiraría a sus cuarteles de invierno, pero no: va a continuar con su exitosa carrera política, que la va a llevar a guerrear la presidencia de Colombia, conformándose -creo yo más no ella- con una vicepresidencia del país
La avala una hoja de vida llena de logros y realizaciones que no voy a mencionar porque sería la repetición de la repetidera, la demostración de su inocencia y el acallamiento con hechos a quienes incrédulamente dudaron de sus capacidades.

Obvio que cometió errores, tuvo fallas y le quedaron cosas por hacer pero allí está su pupila y sucesora que en menos de quince días tomará su posta en un continuismo dicen que muy necesario para nuestro departamento.

Pero yo quiero ir más allá: Dilian tiene hoy por hoy la segunda mayor votación femenina de Colombia y es por tanto la gran baronesa electoral de nuestro país, lo que la posiciona como una pieza fundamental en las elecciones del 2022, porque no lo duden, el voto de las mujeres será para ella, sobre todo en la mal llamada provincia y tiene estos tres años para consolidarse nacionalmente.

Eso de sentarse con los demás candidatos y poner para empezar sobre la mesa más de un millón de votos contantes y sonantes es un bocato di cardinale imposible de no tener en cuenta porque los Dilianvotos podrían definir el próximo mandatario de los colombianos.

Por su parte, el Valle del Cauca se unirá en torno a esta mona de luenga cabellera así se perfilen en lontananza otros variopintos precandidatos, que carecen del palmarés de quien nos ocupa.

Sin posturas oportunistas y menos lambetazos sáuricos hay que reconocer el tesón y la visión de una coterránea que nos está invitando a pensar en grande.

El Dilianismo es pues una nueva fuerza política en nuestro país y está en manos de esta mujer verraca, para nada alaraquera, que reza el santo rosario todas las mañanas, que cacarea lo que hace -¿es bueno o malo?- y que así no sepa poner la banda presidencial, estoy seguro que se la pondrán de manera correcta.

***

Posdata:
El video en que aparece un joven enfrentándose a un par de encapuchados que pretendían incendiar algunos de los adornos del alumbrado público navideño de Cali, es un ejemplo del valor civil que todos deberíamos asumir contra esos depredadores.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS