¿Estamos preparados?

¿Estamos preparados?

Enero 21, 2019 - 11:55 p.m. Por: Mario Fernando Prado

Ya con la certeza de que los autores materiales e intelectuales del cobarde asesinato de 21 jóvenes estudiantes de la Escuela de Cadetes de Policía Francisco de Paula Santander (paradójicamente llamado El Hombre de las Leyes) fue el Eln, despejándose así las dudas y suspicacias de que habían sido otros los autores, se viene ahora para el gobierno y el país entero un problema de marca mayor.

Como es lógico, debe caer sobre estos asesinos todo el peso de la ley y sin consideración alguna así algunos grupos afirmen que esto es atizar una guerra y aumentar la polarización. ¿O es que la pretensión es que sean exonerados de culpa, perdonados y premiados?

Lo otro es qué hacer con los cabecillas supuestamente radicados en Cuba. Nadie va a creer que el régimen castrista los entregará a Colombia envueltos en papel regalo, si es que ya no se fueron y ya sabemos para donde y allá en Venezuela seguirán -protegidos por Maduro- dirigiendo sus operaciones delictivas con la desfachatez que les ha caracterizado.

¿Cómo hacer entonces la paz, si lo que se viene es una confrontación armada con la guerrilla más sanguinaria y robustecida gracias a la pantomima de las tales mesas de diálogo, que solo sirvieron para que ganaran tiempo y aumentaran su cobertura acogiendo a los reinsertados y cambiándoles el brazalete de Farc por el del Eln?

Por otra parte, ese grupo guerrillero está popocho ya no solo con las extorsiones, el boleteo y los secuestros que son plata de bolsillo, sino además con los negocios de la minería ilegal y la siembra, cultivo, producción y comercialización de la marihuana, la cocaína y la heroína con socios tan temibles como el cartel de Sinaloa.

Y no nos engañemos: al plomo le responderán con plomo y con más atentados. ¿Dónde, cuándo y cómo? No lo sabemos. Pero el clima de desasosiego y pánico le quitará el sueño y la tranquilidad al país entero.
Y siguen más preguntas: ¿Cómo retomar el camino hacia la paz si entre otras cosas la olla de las concesiones quedó raspada con el acuerdo con las Farc que aún no se sabe si podrá cumplirse por la billonada que costará?

Así me tilden de alarmista y por si no lo saben, el Eln se ha fortalecido en el sur del país en donde sus milicianos han aumentado vertiginosamente gracias al lucrativo negocio de los narcocultivos que tienen invadidas las montañas de Nariño y Cauca llegando a los límites del sur del Valle del Cauca.

Hay crímenes de líderes sociales y policías. Acaban de descubrir en un vehículo no sé cuántos fusiles más los que anteriormente aparecieron encaletados a pocos pasos de la gobernación del departamento, indicios estos que tienen orejonas a las autoridades.

¿No será -Dios no lo permita- que le tienen echado el ojo a Cali? ¿Y sí estamos preparados para detectar y más aún, prevenir otro acto demencial?

Están muy bien las marchas, de acuerdo. Pero es preciso que la inteligencia militar esté ojo avizor y que la ciudadanía esté pilas porque el terrorismo suele coger a sus víctimas con los calzones abajo.

VER COMENTARIOS
Columnistas