La agenda

Septiembre 13, 2022 - 11:35 p. m. 2022-09-13 Por: María Isabel Ulloa

Hace dos semanas con la presencia del Ministro de Transporte celebramos la firma del contrato de la concesión de la vía
Buga-Buenaventura. Con este no solo se terminarán los 35 kilómetros que faltan para que todo el corredor quede en doble calzada, sino que, además, se asegura el mantenimiento para garantizar las mejores condiciones a lo largo del mismo.

Es un logro muy importante y anhelado por la región hace muchos años, pero lo claro es que lo que queda es trabajo. Todas las miradas deben estar en la debida ejecución de este contrato, ya que la celebración real se dará cuando podamos disfrutar de la obra ejecutada y la vía en funcionamiento óptimo.

La firma de dicho contrato fue el motivo principal del acto en Buga, sin embargo, en el transcurso de ese día, fueron varias las conversaciones y avances respecto a otros proyectos importantes para la región. Sobre la Mulaló-Loboguerrero, el Gobierno Nacional mostró toda la voluntad para seguir avanzando en la conciliación con el concesionario. Respecto a la nueva concesión del aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, contaron que se ampliará el plazo de la concesión actual mientras se culminan los trámites para la nueva adjudicación.

Frente al dragado del puerto de Buenaventura, indicaron que pretenden avanzar con este tema, resolviendo el requerimiento del originador de la IP frente a la estructuración, para posteriormente, definir el esquema contractual e iniciar las obras de profundización. Finalmente, hablamos del Tren de Cercanías, proyecto fundamental para la región en el cual vimos al Ministro a la expectativa de la finalización de la factibilidad para definir el apoyo por parte del Gobierno Nacional.

La meta es lograr el aval técnico y fiscal en el primer semestre del 2023. Con el tren no solo conectaremos a la capital del Valle con Palmira, Yumbo y Jamundí, sino también con el sistema MÍO, de Cali, integrando la ciudad de Sur a Norte.

Nada de esto se hubiera logrado sin el trabajo articulado entre el Bloque Parlamentario, la Gobernación del Valle, los gremios y ProPacífico. Cada uno desde su rol público o privado ha contribuido a que esta agenda se posicione en los diferentes gobiernos.

Tener una agenda clara ha sido un primer paso para hacer mucho más efectivo este ejercicio común. Las épocas en que cada uno pedía algo diferente o en las que nos quejábamos al no saber qué pedir con exactitud y criterio técnico, simplemente han quedado atrás. Hoy llegamos juntos, sabiendo claramente qué se necesita para que cada proyecto avance y con la proactividad para ser parte de las soluciones. Tener una agenda clara nos ha permitido avanzar articuladamente.

Ahora, viene un nuevo reto: las conversaciones en el marco de la construcción del plan de desarrollo nacional, que van más allá de la agenda de infraestructura y se amplían a los demás frentes que construyen el desarrollo. Qué bueno sería también tener esta misma claridad de prioridades a una escala local y de manera articulada, para así impulsar con mayor efectividad las soluciones que Cali necesita.

Lo bueno es que venimos desde diversos sectores trabajando en ello y esperamos así avanzar en un acuerdo de prioridades para impulsar el desarrollo de la ciudad, como lo estamos haciendo en el departamento.

*Directora Ejecutiva de Propacífico

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS