Gobernar a punta de trinos

Gobernar a punta de trinos

Julio 16, 2019 - 11:35 p.m. Por: Marcos Peckel

Hoy por hoy y sin lugar a duda Donald Trump es con amplia ventaja el campeón mundial de gobernar por Twitter y sus trinos determinan la agenda de medios y políticos en Estados Unidos y en buena parte del mundo. Según versiones de prensa Trump escribe la mayoría de sus trinos, sin asesor de imagen, ni ‘community manager’, ni intermediario alguno. Una vez lanzada la carga de profundidad incluida en sus trinos, revisa las reacciones y duplica la apuesta, nunca se retracta.

Su cuenta de Twitter la ha utilizado para despedir altos funcionarios como su primer secretario de Estado Rex Tillerson, insultar líderes de países aliados como Teresa May, Justin Trudeau y Angela Merkel, mantener su ‘novela de amor’ con Kim Jong-un a quien primero amenazó con aniquilación total para después declararlo como su nuevo ‘amigo’ y para anunciar políticas como las redadas a emigrantes ilegales. Todo en Twitter.

En los últimos días, quizás coincidiendo con el comienzo de la campaña electoral de 2020, ha arreciado sus ataques contra tirios y troyanos. Una de las víctimas de los enardecidos tuits del neoyorquino fue el dimitente embajador del Reino Unido en Washington, Sir Kim Daroch, a quien le filtraron, la inteligencia británica está investigando quién, cables diplomáticos en los que se refería a Trump como “inepto, inseguro e incompetente”, acusándolo además de haberse retirado del acuerdo nuclear con Irán para “vengarse de Obama”, quien lo había firmado. A los medios tradicionales, principalmente el New York Times y CNN no les ha ahorrado epítetos, desde mentirosos hasta fracasados. Entre sus lances favoritos está descalificar figuras públicas que osan criticarlo como la actriz Meryl Strip o la capitana de la selección americana de fútbol Megan Rapinoe.

Con 62 millones de seguidores en Twitter, superado solo por Barak Obama y un puñado de celebridades, Trump se refirió alguna vez a la red social como un “periódico gratis”. Sus trinos son vistos por millones de personas alrededor del mundo, generan encendidos debates y lo mantienen en el centro de la agenda, que es lo que en últimas busca.
Entre 10 y 15 trinos diarios, algunos hilos largos, son parte del repertorio mediático del mandatario americano. Sin embargo, en un fallo que sienta un importante precedente, una corte federal le prohibió al mandatario en su calidad de figura pública boquear usuarios.

En su última andanada, una de las mas virulentas, Trump se fue lanza en ristre contra cuatro congresistas demócratas, no blancas, que han tenido una figuración protagónica, no exenta de polémicas desde que asumieron sus curules en enero de este año en la nueva cámara controlada por el Partido Demócrata. Trump las ‘invitó’ a volver a sus lugares de origen “infestados de crimen, estados fallidos, corrompidos, en vez de decirle a la más poderosa nación del mundo cómo gobernarse”.
Ante las acusaciones de racismo provenientes de diversos círculos,
Trump arremetió nuevamente contra las congresistas acusándolas de “odiar a Estados Unidos”. Es de notar que tres de la cuatro nacieron en Estados Unidos y la cuarta es refugiada legal que llegó de 10 años a Estados Unidos.

Otros líderes mundiales han recurrido a Twitter como su herramienta predilecta para comunicarse con la gente entre los que sobresalen el papa Francisco -decenas de millones de seguidores en varias cuentas de diferentes idiomas-, el presidente brasileño Jair Bolsonaro y el premier hindú Narendra Modi -cinco y 30 millones de seguidores respectivamente.

Surge entonces la pregunta: Sí el dueño de Twitter decide mañana cerrar la compañía y borrar todas las bases de datos, ¿qué pasa?, ¿cómo quedamos?

Sigue en Twitter @marcospeckel

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS